spot_img

Un round para el Presidente

Más leídas

Con desesperación el Gobierno terminó evitando el default. Logró un entendimiento básico con el FMI. Quedan muchos desafíos por delante. La decisión fortalecería a Alberto y su grupo. Ante la mirada interpelante del kirchnerismo.

El entendimiento que el Gobierno logró con el Fondo Monetario Internacional (FMI) permitiría tres observaciones. En línea con lo que han sido los dos primeros años de gestión. Ha existido una indudable pérdida de tiempo que llevó al oficialismo a un grado de desesperación. En ese tránsito se produjo una degradación estructural de la Argentina y de la calidad de vida de la sociedad. Aquella demora pudo haber obedecido, en parte, a los vaivenes del ministro de Economía, Martín Guzmán. Pero fue decisiva la contradicción permanente en el Frente de Todos y el diseño de un dispositivo de poder desbalanceado donde demasiadas veces Alberto Fernández quedó rehén de la vicepresidenta y su mentora, Cristina Fernández.

La desesperación oficial no es un dato deductivo. El Presidente comunicó en su mensaje que la vigencia del desacuerdo era una “soga al cuello” para el Gobierno. El titular del Banco Central, Miguel Pesce, sinceró que había por delante “dos precipicios insalvables”. Refirió a los vencimientos que las escuálidas arcas de la entidad no estaban en condiciones de afrontar sin sumergirse en una hecatombe. El entendimiento permitió esos pagos (el primero por US$ 731 millones) porque mediante un artilugio contable el FMI devolverá US$ 5 mil millones.

La premura tuvo dos registros. El hiperactivismo de Guzmán de los últimos días que contó con la venia de Alberto y el refuerzo político que representaron Sergio Massa, el titular de la Cámara de Diputados y Juan Manzur, el jefe de Gabinete. Por otro lado, la reunión excepcional que decidió celebrar el bureau del FMI para apuntalar la voluntad acuerdista del sector visible del Gobierno. Significó, sin dudas, un guiño para que la Argentina pudiera pagar y no entrara prematuramente en default.

El alivio reforzó de inmediato la narrativa oficial. Desde Alberto hacia abajo se machacó con la importancia del acuerdo. Para dicho objetivo resta aún un largo camino por recorrer. Lo dijo el FMI en su declaración. Se trata por ahora de un entendimiento general que deberá plasmarse en un contenido técnico y detallado en la Carta de Intención. Ese texto deberá ser aprobado en el Congreso y por el staff del organismo financiero para que adquiera validez.

Parece indudable que el FMI también exhibió disposición para evitar el estallido del conflicto. Habría que preguntarse las razones. La Argentina hace rato que perdió relevancia en el contexto internacional. Su realidad circular cansa. Pero un default y un gobierno sin una matriz confiable, intoxicado por luchas ideológicas, podría ser un revulsivo inconveniente en una región complicada. Tal vez, el verdadero estimulante del organismo financiero haya estado en otro lado. Estados Unidos y la Unión Europea, piezas clave en el FMI, están absorbidos por la gravísima crisis con Rusia por Ucrania. Han pateado aquel molesto y recurrente problema hacia adelante.

Quizás el haber ganado tiempo haya sido la mejor escapatoria para todos. Aunque el Gobierno debe definir si el paréntesis se convierte en una meta, que sólo sirva para espolear las internas en la coalición, o en la posibilidad de construir algún programa económico que apunte a futuro a reformas estructurales.

La puja en el corto plazo radicará en el cumplimiento de las pautas fiscales. El entendimiento prevé reducir el déficit al 2.5% del PBI. El FMI demandaba un 1,9% y Guzmán se sostenía en un 3,1%. El interrogante consiste en saber de qué manera se implementará el ajuste. Los movimiento sociales afines al Gobierno festejaron que los planes no serían tocados. El ministro de Economía fue resbaladizo cuando habló de las jubilaciones. Pero sostuvo que no se aumentarían las tarifas.

He allí la primera inconsistencia. Además de insistir con la baja en la tasa de inflación, el comunicado del FMI aconsejó reducir “de manera progresiva” los subsidios energéticos para mejorar la composición del gasto público. Sin esos subsidios, alguien deberá hacerse cargo del costo real de las tarifas: los usuarios o las empresas. Un vacío que, de alguna manera, será necesario cubrir.

El cumplimiento de las metas fiscales incluye un condimento de género político. Regresarán los monitoreos trimestrales del FMI, una herejía para el catecismo kirchnerista. Cristina acostumbró a cuestionarlos en cada perorata pública. Como una claudicación de la soberanía. Prescribirá, además, la idea K sobre la ilegalidad de la deuda. Ya la hizo propia. Difícil que la dama esté contenta. Elocuente su silencio.

Sucede que el entendimiento con el FMI podría reabrir la chance de una reconfiguración en la relación de fuerza del Frente de Todos. Eso requeriría de varios presupuestos. Que el Gobierno logre sostener lo pactado. Que la coalición, como consecuencia, retome la competitividad electoral para 2023 que hundió en las PASO y las legislativas. Que Alberto posea vocación y voluntad para conservar su espacio y no claudique ante la vicepresidenta como ocurrió en la primera parte de la pandemia, cuando alcanzó picos de popularidad. Por ahora, habría ganado un round.

Aquella reconfiguración, involuntariamente, fue expuesta por el embajador en Washington, Jorge Argüello. Hombre de Alberto. Ensalzó el entendimiento y describió a todos los responsables de su concreción. Empezó por el Presidente, acopló a Guzmán y a todo el equipo económico, sobre todo a Matías Kulfas, ministro de Producción. Coronó con Santiago Cafiero y el cuerpo diplomático. En ese derrotero no figuró el kirchnerismo.

No es Argüello una persona amada por Cristina ni por la tropa kirchnerista. Molesta su supuesta proximidad con las políticas de Washington. Tal vez el embajador, en su apuro, omitió algunos nombres que tallaron en los momentos cruciales para definir el rumbo con el FMI. Uno fue Massa, cuyo vínculo con Máximo Kirchner podría mutar según caiga la taba en la apuesta del Gobierno. El otro, Manzur, que dejó trascender días atrás la posibilidad de su alejamiento. Dolido por la pérdida de protagonismo. El gobernador de Tucumán, con licencia, no tenía ganas en verdad de continuar si la administración se encaminaba a un default.

Tal vez, ni la peripecia diplomática que Alberto ensayará esta semana en Rusia y China alcanzará para compensar el disguto kirchnerista. Aunque en Beijing se encontrará con un aliado impensado. El embajador, Sabino Vaca Narvaja, planteó la necesidad de cerrar “de la mejor manera” un acuerdo con el FMI. Descartó, por otra parte, que el gigante asiático pueda salir al rescate de nuestro país. Golpe a una antigua fantasía kirchnerista.

La disparidad entre el significado del entendimiento con el FMI y el pensamiento de Cristina quedó en la superficie durante su visita a Honduras. Participó en la asunción de Xiomara Castro, la líder del izquierdista Partido Liberal y Refundación. Flamante mandataria. Esposa del ex presidente derrocado Manuel Zelaya.

La vicepresidenta habló en la Universidad de Tegucigalpa. Culpó a las políticas de ajuste por la aparición del narcotráfico. Las ligó a las recetas neoliberales que imparten los organismos de crédito y espolean las naciones desarrolladas. Aunque haya evitado subrayarlo, sobrevoló la sombra del FMI.

La ideología acostumbra a causar confusiones en Cristina. Dijo que el neoliberalismo deriva en un achicamiento del Estado que incide sobre la seguridad y facilita el florecimiento de los narcos. Sería bueno interpelarla sobre el fenómeno que acecha a Venezuela, Nicaragua y Cuba, sus socios dilectos. Allí no impera, que se sepa, ninguna doctrina económica neoliberal. Los narcos sobreviven, justamente, amparados en el Estado.

Su afán por hablar sobre cualquier tema, siempre con lenguaje pulcro, la obliga a simplificaciones vulgares. El narcotráfico, básicamente, no es ideológico. Por eso actúa en Estados Unidos, Cuba o China, por citar ejemplos extremos. Es una actividad ilegal que permea en otras legales e institucionales. Quizá valdría la pena que ojeara los escritos del mexicano Jorge Chabat, especialista en el tema y en derechos humanos de un país asolado por ese flagelo. O repasara algún libro del italiano Roberto Saviano, sobre todo CeroCeroCero.

El entendimiento con el FMI obliga a la vicepresidenta a buscar atajos para contener a su feligresía. En Honduras se encargó de desmalezarlo. Equiparó al Poder Judicial con los militares. ¿En qué?. Sería ahora responsable de la desestabilización de las democracias. Como antes lo fueron las Fuerzas Armadas.

La alusión se anticipó a la marcha contra la Corte Suprema que esta semana concretará el oficialismo. Una forma para aunar al Frente de Todos. Ahora engalanado por Pablo Moyano. El batifondo no mosqueará a Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda ni Ricardo Lorezetti. El oficialismo, luego de la derrota tiene casi nulas posibilidades de desplazarlos. Ni siquiere resulta factible que pueda cubrirse la vacante dejada por la renuncia de Elena Highton. Alberto nunca propuso un nombre para reemplazarla.

El máximo Tribunal tiene muchos fallos pendientes. Algunos de elevada sensibilidad para Cristina. Los nueve recursos que presentó su defensa en el juicio sobre la obra pública en beneficio del empresario K, Lázaro Báez. El único en desarrollo que la vicepresidenta todavía no logró frenar.

Aquel esfuerzo callejero exhibe, sin embargo, baches llamativos. El Poder Ejecutivo acaba de convocar a sesiones extraordinarias con un temario de 14 puntos. Sobresale el del Consejo de la Magistratura. Su sanción en los plazos estipulados (antes que finalice abril) asoma muy difícil. Además, el Consenso Fiscal.

Nada de nada, en cambio, sobre una reforma a la Corte. Consejo de aquella Comisión de Notables inventada una vez por Alberto.

Eduardo Van Der Kooy

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo