spot_img

La historia de los refranes: «Más vale malo conocido que bueno por conocer»

Más leídas

Haría falta un congreso de psicoanalistas para desentrañar los méritos de este refrán. ¿Es un canto a la seguridad o al conservadurismo? Lo bueno por conocer, ¿significará que quizá no se de a conocer nunca o que todo lo bueno desconocido tiene sus partes malas? Pasen y lean.

Jujuy al día® – Estamos en la antigua Roma, siglo tercero antes de Cristo. Dionisio I, alias el Antiguo, viene ejerciendo como tirano de Siracusa desde hace más de treinta años… ¡Todo un éxito su tiranía!… Dionisio sabe bien que las opiniones sobre su persona no son unánimes: están los que lo odian y están los que le temen.

Por eso lo sorprendió encontrar, esta mañana, a una anciana que rogaba a los dioses para que le alargaran su vida… Dionisio le preguntó por qué le tenía tanta devoción, y la anciana contestó: “Porque siendo niña, tuvimos un tirano muy cruel. Rogué a los dioses para que se lo llevaran y me oyeron. Pero después vino otro peor, y también rogué por su muerte… Ahora has llegado tú, que no eres mejor que ellos. Como estoy escarmentada, pido a los dioses que te den una larga vida”…

La historia no cuenta qué pasó con aquella anciana después de semejante confesión.

“Más vale malo conocido que bueno por conocer” es un refrán tiránico, como Dionisio I. Nos impone creer que sólo importa lo que tenemos, aunque nos haga sufrir o nos aburra; que hay que dejar las cosas como están, porque lo nuevo por conocer siempre es malo, trae riesgos, peligros, dolores… ¡Andá a asustar a tu abuela!…

Ojo, ninguna sobredosis es buena. Pero las sobredosis de cautela, uhh, eso te manda al descenso, invariablemente…

Metámosle su contraparte a este refrán, su antídoto: “Escoba nueva, siempre barre bien”.

Hugo Paredero

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo