spot_img

El ultimátum de Cristina

Más leídas

Así no puede haber arreglo, soltó la vice delante de Guzmán. La negociación con el FMI y los vaivenes de la política exterior acentúan diferencias en el Gobierno. Una, es la relación con Washington. La cumbre Cafiero-Blinken no conformó a los K.

El Gobierno parece empantanado e impotente frente a una grave encrucijada: las tratativas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La posibilidad de un acuerdo, siempre pedregoso. El nuevo fantasma de un default, aún peor. La Casa Rosada no puede salir de esa situación, tal vez, por dos razones. Las internas atraviesan la pirámide del poder. Desde el vértice que comparten Alberto y Cristina Fernández. La administración no logra adecuarse al enmarañado contexto internacional. A raíz de motivos ideológicos o porque su incompetencia se lo impide. Martín Guzmán ha comenzado a reportar con mayor frecuencia a la vicepresidenta que a Alberto. ¿Cambio de bando? No, que se sepa. Simplemente, la negociación con el FMI entró en un tramo decisivo. Resulta natural que talle la jefa. Nuestro país posee dos pagos menores (US$ 731 millones y US$ 372 millones) antes del gran vencimiento del 22 de marzo. Se supone que los afrontará para no anticipar el incumplimiento hipotético.

La última conversación del ministro de Economía con Cristina no habría resultado demasiado fructífera. Sobre todo por dos ítems. La negativa del FMI a estirar a 10 años el plazo de pago para los vencimientos. La discordia en torno a cuándo debería alcanzarse el equilibrio fiscal. El organismo habla del 2024. Guzmán insiste con el 2027. Cuando haya concluido el presente y el próximo período presidencial.

La vicepresidenta estima que dichos términos son inaceptables. Por eso soltó una frase que impactó en el ministro y tuvo onda expansiva en la residencia de Olivos, donde está aislado Alberto. Así no puede haber arreglo, afirmó. La sentencia explicaría cuatro episodios que se encadenaron después.

Uno fueron las llamativas declaraciones del ministro realizadas a la agencia Agencia France Press (AFP). Advirtió que el FMI puede “perder legitimidad si empuja a la Argentina a una situación desestabilizante”. Otro, la carta de Cristina donde de nuevo, con alma de cántaro, comparó los costos de la “pandemia macrista” con la del Covid. El tercero sucedió cuando el Gobierno boicoteó la reunión con Juntos por el Cambio para informar sobre el estado de cosas con la entidad financiera. El último corrió por cuenta de Sergio Massa.

Todos ocurrieron en vísperas de la cumbre que el canciller, Santiago Cafiero, mantuvo en Washington con Antony Blinken, secretario de Estado de Joe Biden. Las tres primeras pudieron ser interpretadas como una interferencia. El titular de la Cámara de Diputados se encargó de condenar con dureza a Nicaragua. A sabiendas de que la defensa de la democracia y el repudio a la violación de los derechos humanos figuraría como eje en aquel encuentro bilateral. Acertó.

Salvo en situaciones excepcionales, la diplomacia suele generar los espacios para que las partes en pugna encuentren su confort. La Cancillería tuvo margen para explicar en su declaración que “Blinken sostuvo firmemente que apoya las negociaciones con el FMI”. El Departamento de Estado hizo hincapié en la necesidad de “un plan económico fuerte para llevar al país a la senda del crecimiento”. La demanda que viene reiterando el FMI.

Lo más significativo afloró del tuit personal del secretario de Estado de Biden. Calificó de “valiosa” la conversación con Cafiero. Lo felicitó “ por la elección de la Argentina como presidente del Consejo de DD.HH. de la ONU”. Dijo aguardar con interés “nuestro trabajo para promover la democracia y los derechos humanos en el hemisferio”. Ni una mención al FMI. Massa, al parecer, estaba bien informado.

Blinken condenó duramente al régimen de Daniel Ortega. También la presencia en la ceremonia de reasunción del dictador en Managua del vicepresidente de Economía de Irán, Mohsen Rezai. Con pedido de captura de Interpol por el atentado en la AMIA de 1994 que dejó 85 muertos. Uno de los que, según el fiscal Alberto Nisman, cuya muerte sigue en tinieblas, podía obtener su perdón con el Memorándum de Entendimiento que Cristina celebró con Teherán en 2013.

El Gobierno participó oficialmente en aquella ceremonia con la presencia del embajador Daniel Capitanich. Hizo como si fuera Disney y no un país donde los opositores están encarcelados. Hubo quejas tardías. El énfasis de Blinken lo colocó contra una pared. Horas después de la cumbre en Washington, la Argentina y Estados Unidos impulsaron en conjunto en la OEA un texto de repudio a Nicaragua y la presencia de Rezai. Imposible de ser realizado por la Confederación de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que Alberto preside desde hace semanas gracias al voto nicaragüense.

El kirchnerismo parece vivir atrapado por su ideologismo y la incomprensión cada vez que se asoma al mundo. Demanda un respaldo de Biden para la negociación con el FMI. No entiende que Estados Unidos es ahora administrado por los demócratas. No lo entendió tampoco Cristina el tiempo que compartió con Barack Obama. La agenda de los derechos humanos forma parte de una de sus distinciones sustanciales con los republicanos. De hecho, Donald Trump retiró a su país del Consejo de la ONU.

La contradicción resulta resonante en un bando político que acostumbra a afincar sus pensamientos en el pasado. En la condena de la dictadura, los desaparecidos y la represión del Estado. Podría hacer un repaso de la historia. El demócrata James Carter fue desde 1977 un grano para los militares. No sólo por la acción diplomática tenaz de la ya fallecida subsecretaria, Patricia Derian. Fue su vicepresidente, Walter Mondale, quien presentó personalmente un reclamo a Jorge Videla por un centenar de desaparecidos. Entre ellos Héctor Timerman, padre. Ocurrió en Roma, en septiembre de 1978, durante los funerales de Juan Pablo I, el Papa de los 33 días.

Esa observación de Washington siempre bajo la misma óptica, espolea otra interna en el Gobierno mientras se conversa con el FMI. El interrogante de Cristina y de su tropa, que también escuchó Guzmán, consiste en discernir el sentido que tuvo hasta ahora el empeño por mantener, según ellos, tanto equilibrio con Estados Unidos. El planteo deviene de la falta de flexibilidad que exhibiría el FMI.

Es verdad que Washington tiene peso determinante en la entidad financiera. Pero se trata de un club de naciones. También otras con poder, como Alemania y Japón. Además, existe una estructura burocrática algunos de cuyos miembros van mutando periódicamente. Acaba de asumir como jefe del Departamento Occidental Ilan Goldfajn. Un economista de Brasil, titular del Banco Central entre 2015-19. Durante el final de Dilma Rousseff y la transición de Michel Temer. Es quien supervisa los acuerdos del FMI con Ecuador y Costa Rica. Que funcionarían de modo razonable.

La otra novedad ha sido la asunción de Ben Kelmanson al frente de la oficina del FMI en Buenos Aires. Economista británico del organismo que viene de una ardua tarea en Turquía. Su desplazamiento, tal vez, no ha sido casualidad. Ambos países suelen estar atravesados por la improvisación y el desorden. En ese contexto, puede arribarse a una conclusión. Tal vez Kristalina Georgieva, la búlgara jefa del FMI, siga siendo el oído más accesible para las pretensiones argentinas. Aunque esas pretensiones mueran allí.

En lugar de buscarle respuestas a un panorama tan complejo, el kirchnerismo prefiere dedicarse a saldar diferencias políticas en el Gobierno. Los hombres mirados de reojo por sostener abierto el canal de diálogo con Washington están en el entorno de Alberto. El propio Presidente fue en su otra vida política, como jefe de Gabinete de Néstor Kirchner o crítico de Cristina, un cultor de aquel vínculo bilateral. Ahora hace malabarismo para tratar de contentar a todos.

Las cargas K apuntan contra Gustavo Beliz, el secretario de Asuntos Estratégicos. Convencido desde siempre que una ruptura con Washington representaría el salto final al vacío. La mira se coloca también sobre el embajador Jorge Argüello. Amigo del Presidente. Capaz de enmendar cada equívoco que dispara el Instituto Patria. El diplomático preparó el libreto para la cumbre con Blinken que Cafiero, aseguran, desarrolló con solvencia. No habló, como Cristina, de ninguna “pandemia macrista”. Atribuyó el problema de la deuda a problemas endémicos que la Argentina, por décadas, no supo resolver.

Ante ese malestar en la coalición oficial, el Presidente hizo lo que hace siempre. Diseñó un programa exterior para compensar. Lo que puede lograr, en síntesis, es esterilizar todos los gestos. En febrero irá a Rusia para visitar a Vladimir Putin. No pudo elegir un momento peor. La crisis entre Washington y Moscú por Ucrania está casi en un límite. La Unión Europea activó los sensores al punto que hasta Suecia movilizó tanques hacia una isla en el Báltico.

Como broche, Alberto decidió también participar en la inauguración de los Juegos Olímpicos en China. A los cuales Washington solicitó boicotear. Espera verse con el premier del gigante asiático, Xi Xinping. La pregunta caería de maduro: ¿cuánto esa acción diplomática ayudará al apoyo que el Gobierno quiere de Washington con el FMI? . ¿De qué habrá servido la misión más importante de su vida política que Cafiero hizo frente a Blinken?

El Instituto Patria y el kirchnerismo son proclives a las fantasías. En épocas de Kirchner vendieron un supuesto monumental préstamo chino para terminar con la deuda con el FMI. Sólo hubo un swap en 2009 que forma parte de las reservas del Banco Central, utilizable para transacciones comerciales bilaterales. Estarían ahora insistiendo con un cometido parecido. Saben y poseen constancias de que no prosperará. Son los sueños de verano.

Eduardo Van Der Kooy

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo