spot_img

No me eches más

Más leídas

Afuera del país explico algo que no entienden: tengo que volver a Argentina, no los puedo abandonar

Hace un mes que estoy fuera de mi casa y la gente me reconoce más de lo que yo pensaba. A los que no me reconocen, el resto les cuentan quién soy y me saludan. Les importo y me preguntan por mi país, se sorprenden, me dicen “cómo hacés”. Me preguntan por la corrupción, que no entienden, y preguntan si es verdad que a la Policía se les pega y si los ladrones son impunes. Pierdo mis vacaciones explicando por qué vuelvo.

Como si fuese un náufrago del Titanic, me tiran la mano y me dicen “venite, acá se puede”. Pero como en esos incendios que te quedó la familia adentro, les querés decir lo que ellos no entienden: tengo que volver, no los puedo abandonar.

“Pero, Baby. Con lo que vos hiciste acá te acomodas. Tenés seguridad, todos te respetan. Baby, la Argentina está terminada”, insisten. Yo respondo como debe responder usted cuando viaja y con lágrimas en los ojos, como un pibe que se porta mal y lo reprenden: “Sí, sí. Yo sé que es terrible. Todo lo que ustedes me cuentan yo ya lo sé. De hecho, ustedes viven acá y los veo bárbaro”.

Los amigos se trasladaron a las ciudades tranquilas de países con Estados prolijos, los hijos estudian en colegios que le corresponden, que son premium porque así debe ser por sus impuestos. Todos respetan esas instituciones porque no se les ocurriría faltarle el respeto a nadie, pero yo me pongo la escafandra celeste y blanca, esa que no te deja respirar, esa que te agobia y les vuelvo a hablar de lo lindo del país que no explotamos y me repiten: “Ya no hay nada para explorar”. Empanando el vidrio de la escafandra para no ver les digo: “Puede ser, pero tengo que volver, todavía me queda una esperanza”.

Me voy caminando y pensando por qué me tengo que pasar las vacaciones justificando a los que nos destruyen el país y sintiéndome un boludo. Teniéndolo todo para vivir mejor, vuelvo al barro a escuchar a Roberto Baradel, Hugo Moyano, Kirchner, apellidos nublados y vetustos que me tapan el sol del caribe. Camino por Collins y se me cruza la 9 de julio y vuelvo al departamento con el sabor amargo de darme cuenta que hay países mucho mejores que nosotros y nosotros pudiendo ser ellos lo destruimos y lo seguimos dejando destruir.

Tomando el vuelo que me aleja de la buena vida, de la gente tranquila, de los ciudadanos con posibilidades, aterrizo en el desastre cotidiano, en la deuda interminable, en el hambre interminable, en el incendio, donde como un bombero loco, aún me siento para rescatar a mi gente. Una vez más vuelvo pensando en la utopía que se puede y me encuentro con el típico boludo argentino que leyó esta nota y me dice: “Y si te gusta tanto, ¿por qué no te quedás en Miami?”.

Argentina: no me eches

Baby Etchecopar

Fuente

Más artículos

2 COMENTARIOS

  1. LO que Baby cuenta es Cómo se vive en otro pais, cuales son las prioridades y como se respeta LA LEY, no dice que él desea dejar la argentina. La verdad es que a veces uno se siente «envidioso» de la forma distinta que se vive en otro pais, cuando se respetan las normas, la convivencia pacifica, la seguridad controlada por sus autoridades, sin estruendosas y lamentables corrupciones de politicos deshonestos y algunos cosas mas. Si los gobernantes no entienden que deben ejercer el poder con absoluta honestidad y para TODOS LOS CIUDADANOS,, seguiremos siendo gobernados por a quellos que solo les importa defender sus intereses partidiarios y personales, solo para ellos y sus amigos

  2. Una respuesta a porque estos tipos llegan a tener cierto consenso decadente.no es problema del individuo sino del sistema en el cual están inmersos ( DECADENCIA DE OCCIDENTE)

    Hace 100 años Oswald Spengler advirtió sobre la decadencia de la cultura de Occidente. Al igual que ocurre con los procesos biológicos, el deterioro de las sociedades comienza de manera imperceptible y, cuando se hace notorio, el mal suele hallarse avanzado. Tanto Spengler como Arnold Toynbee, quienes coincidieron en esa perspectiva, sabían que las civilizaciones colapsadas no desaparecen, pero sí producen un estancamiento y un deterioro intelectual progresivo que se deriva del abandono de los principios y valores propios, dejando al azar o a los caprichos la adopción de nuevas formas de vida que muy poco concuerdan con las raíces propias. No quiere esto decir que lo deseable es que una sociedad se petrifique y sea remisa a los cambios, ni que se torne impermeable a los fenómenos transculturales, que son inevitables; se trata de que, cualquiera sea el movimiento o dinamismo que adquiera lo que llamamos el progreso, este no abjure en lo esencial de la filosofía o la sensibilidad que hicieron posible aquella cultura. Cualquiera podría darse cuenta de la insignificancia estética del llamado arte conceptual (un inodoro o una cabeza de cerdo colgando de un gancho de carnicería), y de la letra baladí, muchas veces grotesca, del género musical conocido como champeta.

    Algunos ubican el principio de la decadencia de Occidente en el siglo XVIII, y señalan al escepticismo de David Hume, que negaba la posibilidad del conocimiento de la verdad, como su matriz originaria. De ahí es fácil colegir que, si algún elemento hubiera que invocar para exponer la pérdida del rumbo, tendríamos que llegar a la conclusión de que fue el racionalismo el causante de nuestro declive. Personalmente discrepo de esa tesis. No veo cómo la verdad de origen científico, que es parcial y conjetural por naturaleza, pueda contribuir a la decadencia de una civilización; son más bien los delirios ideológicos o religiosos, que anteponen sus abstracciones teóricas o místicas al empirismo de la realidad, los que pueden arrastrar al hombre y su tiempo por los caminos del dogmatismo y la barbarie. Ahí está la tecnología, como si fuera un instrumento dotado de moralidad, ocupando el lugar de la ciencia y sojuzgando a la razón crítica, seguida por el manoseo de la noción de Dios, que les sirve a los mercaderes de la fe y a los necios para impartir piadosas bendiciones a través de las redes sociales. Esa es la verdadera decadencia. Ahí está el germen del nihilismo utópico que se encarnó en la juventud contemporánea.

    El olvido del embrión griego que nos impulsó hacia la civilización tiene mucho que ver con todo esto. Ya nadie habla de la fusión del bien y la belleza (kalós kai agathós), de la excelencia como virtud (areté), de la entereza y el arrojo (andreia), de la prudencia como una sabiduría práctica (phrónesis), de la temperancia (sophrosyne) como comedimiento, de la ilustración y el entendimiento (phren) como fuente de paz interior, del carácter como del sello que uno le pone a su vida (charactér), en fin, el habernos entregado a la desmesura (ibris) y a la frivolidad, a la pseudociencia y al esoterismo, y a la victimización ideologizada de lo minoritario y diferente, refleja la evolución continuada de nuestra cultura hacia el abismo: pasamos sin darnos cuenta de la filosofía de Kant al utilitarismo inglés, y de éste al pragmatismo norteamericano, para caer, finalmente, en las turbias aguas conceptuales de la posmodernidad, que nos legó la jerga artificiosa de los Foucault y compañía. Un verdadero desastre.

    Académico Álvaro Bustos González*

    *Decano, FCS, Universidad del Sinú -EBZ-.

    ma del individuo sino del sistema en el cual esta inmerso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo