spot_img

La debacle del peso: $ 100 de 2002 equivalen a $ 1,2 de hoy

Más leídas

Hace 19 años el billete alcanzaba para 20 kilos de asado y hoy solo compra 113 gramos.

Jujuy al día® – Entre 2002 y 2021 la inflación acumulada fue de 8224%. Con el índice de precios que ya lleva 12 años por encima del 25%, el valor del peso se pulverizó: los 100 pesos de 2002 equivalen a $ 1,20 de hoy.

El cálculo corresponde a la consultora GMA Capital. «En estos 19 años hubo una destrucción de 98,8% de la capacidad de compra del peso», detallan.

La debacle del peso coincide con la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores. Nery Persichini, gerente de GMA Capital, agrega que hoy el salario bruto registrado promedio es de $ 100.590, equivalente a US$ 461 (tomando como referencia el valor del dólar contado con liqui, hoy en $ 207). Es el mismo nivel que tenía el salario en 2003.

El economista detalla que este monto equivale al 26% del máximo de la Convertibilidad, en 1995, cuando el salario era de US$ 1741. Para 2001, ese monto había bajado a US$ 1.080. En 2002, cuando el dólar pasó de $ 1 a $ 4, el salario se desplomó a US$ 320.

Durante el kirchnerismo el monto máximo del salario medido en dólares fue de US$ 1436 en 2012, para caer a US$ 1230 en 2015, al final del mandato de Cristina. En la gestión de Mauricio Macri el salario subió a US$ 1689 y cayó a US$ 1065 en julio de 2019, previo a las PASO. Hoy llega a US$ 461.

Otra forma de ver la pérdida de poder adquisitivo del peso es comparar cuántos kilos de asado podían comprarse hace 20 años con un billete de $ 100. En 2022, el kilo de asado rondaba los 5 pesos y con $ 100 se compraban 20 kilos. Hoy el kilo está $ 880, según la medición del INDEC de diciembre pasado, por lo que los $ 100 pesos alcanzan apenas para 113 gramos.

El valor del peso se siguió deteriorando en 2021. El año pasado cerró con una inflación del 50,9% anual, el segundo mayor registro desde la salida de la hiperinflación, después del 53,8% de 2019.

«Estos elevados niveles de nominalidad no dejan de ser preocupantes en un contexto en el cual se profundizó el congelamiento de tarifas, se reforzaron los controles de precios y el dólar oficial se movió sistemáticamente menos de la mitad que la inflación», sostiene Persichini.

Pocas chances de recuperación

Además, el Indice de Precios al Consumidor (IPC) núcleo -que limpia la medición del efecto de los precios estacionales y los regulados- tuvo su máximo registro anual (54,9%) desde al menos 2016 y deja un piso alto para la medición general en 2022, que el mercado espera que sea 54,8%.

«Un acuerdo con el FMI que proponga ajustes en las tarifas, que están 57% atrasadas respecto a la inflación, y en el tipo de cambio oficial, que tuvo la apreciación real más alta en 20 años, podrían agregar más revoluciones al costo de vida», apunta GMA.

«Los salarios van a tener otro año con dificultades para ganarle a la inflación. Además, la expectativa de crecimiento de la economía no llega al 3% en 2022 (es casi todo arrastre estadístico) y la inversión privada seguiría deprimida. Estas dos cuestiones no colaboran para un aumento de la productividad, el pilar central de la mejora de los salarios reales a largo plazo».

Respecto de lo que ocurrirá con los salarios medidos en dólares durante 2022, Persichini marca que «dependerá de la dinámica de reservas y, en definitiva, de la brecha cambiaria».

Annabella Quiroga

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo