Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Alberto Fernández hace y dice lo que su vicepresidenta quiere. Los dos creen que los demás no funcionan.

Alberto Fernández acaba de acusar a la Corte de tener “un problema de funcionamiento muy serio”. Fue su modo de apoyar una marcha del cristinismo para echar a los jueces de la Corte. No hay duda de que en todo esto la que baja línea es Cristina. Tampoco hay duda de que al fin Fernández dice lo que Cristina quiere que diga.

Pero el problema es que el que está promoviendo que la gente salga a la calle para reclamar la cabeza de jueces, es el presidente de la Nación. Y aunque estemos acostumbrados a que viniendo de Fernández todo o casi todo sea posible, lo que dijo es verdaderamente muy serio. Serio de verdad.

Si la Corte tiene, como él dice, un problema de funcionamiento muy serio, ¿cómo llamaríamos a eso que su gobierno hizo con un terrorista iraní, acusado de organizar el ataque contra la AMIA y buscado desde hace años por Interpol a pedido de la Justicia argentina?

Mohsen Rezai era el comandante de la Guardia Revolucionaria cuando la sede de la AMIA fue destruida por un bombazo en 1994. Dejó 85 muertos. Su propio hijo, Ahmad Rezai, que a los 22 años huyó a Estados Unidos, declaró que su padre había entrenado al grupo atacante en El Líbano. Y hay otro capítulo tan o más siniestro: Ahmad fue encontrado en un hotel de Dubai, degollado.

Nada menos que Mohsen Rezai apareció este lunes, al asumir Ortega su quinto mandato en Nicaragua. ¿Y quién estuvo también en ese acto? El embajador Daniel Capitanich. Casi no hace falta decir que un embajador no es un funcionario menor. Representa al país. Encima, la de Rezai no fue una aparición sorpresiva: Nicaragua había anunciado que el comandante, ahora vicepresidente de Asuntos Económicos, iba a encabezar la delegación iraní.

Hubo comunicados oficiales y cables periodísticos. ¿Nadie los leyó aquí? ¿Nadie se enteró en el Gobierno? ¿O se enteraron y decidieron dejarlo pasar? El escándalo estalló cuando Clarín publicó la foto de Rezai con Ortega, el venezolano Maduro y el cubano Díaz Canel.

Como ya todo estaba a la vista, la Cancillería reculó pero a medias con un comunicado tardío y sobreactuado. Dice: la presencia de Rezai “constituye una afrenta a la justicia argentina y a las víctimas” de la voladura de la AMIA. Y con un tono mucho más suavizado y sin reproches, mandó otro a Nicaragua. Ni una palabra de Fernández sobre los problemas de funcionamiento de su gobierno.

En Cancillería le pasan entera la factura a Capitanich, del que dicen, para disculparse, que es un cero a la izquierda. Algo debe haber: suelto de cuerpo, Capitanich se enorgullece de ser amigo del dictador Ortega. Pero si han dejado en sus manos el manejo de esta relación, el problema no es Capitanich sino cómo funciona la Cancillería.

La Corte no puede decir que el gobierno tiene su propio problema de funcionamiento muy serio. Tampoco incitaría a una marcha contra otro poder del Estado. En diciembre, el kirchnerismo fracasó en una movilización similar en Tribunales. Buscarán repetirla el 1° de febrero, ahora auspiciados por el gobierno.

Es un nuevo apriete a la Corte, que tiene que definir recursos de Cristina para frenar causas de corrupción. Uno la inquieta especialmente: las maniobras con Báez y las obras viales en Santa Cruz. Fernández dice que la Corte no funciona. ¿Creerá que funciona la política yendo a un choque con el Poder Judicial? ¿Que también funciona la economía? ¿Y que funciona esta política exterior que nos junta con varios de los peores?

Ricardo Roa

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: