Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Esta mañana, temprano, por el fin de año, recibi la salutación de un amigo, uno al que le guardo una clandestina admiración y respeto, de ese respeto del que somos capaces los seres humanos cuando éste se convierte en afecto permanente.

La misiva decía “Que el Año Nuevo te rías del Principio al Fin”. ¡Vaya mensaje! me dije a mi mismo. Como un flash vino a mi cabeza una de las geniales frases de Oscar Wilde, quien sostenía que “La humanidad se toma a sí misma muy en serio. Este es el pecado original. Si el hombre de las cavernas hubiera sabido cómo reír, la Historia habría sido diferente

Lo que derivó en una instantánea reflexión alrededor de una palabra que no es cualquier palabra, risa, que no es lo mismo que sonrisa. Esto tiene una explicación pues: una es notoria, sonora, estridente, se expresa con todo el cuerpo porque esta generada por una constelación de emociones. La otra: es fugaz, local, casi una expresión facial que refleja placer o entretenimiento. Rio, e hizo reir, Robin Williams; sonríe, misteriosamente, La Monnalisa.

¿Cuantas veces en nuestra vida hemos reido y nos embargó una sensación de plenitud? ¿Cuántas veces ahogamos una risa porque nos pareció poco adecuado? ¿Cuántas veces reimos con nuestros padres? ¿Cuántas veces reimos con nuestros hijos? ¿Cuantas veces nos arrepentimos de no haber riedo más? ¿Cuantas risas nos producen hoy nostalgia?

Todos tenemos respuesta a cada uno de los interrogantes, desde el rol que nos tocara en cada circunstancia en que la risa fue protagonista. De seguro, en este mismo momento, del interrogante y/o de las respuestas nos surgen otros nuevos de uno y de las otras. Lo importante es estar seguros de que reímos, en las circunstancias y con las personas que nos provocaron esas risas, y que lo recordamos con la fidelidad que solo esa sensación llamada risa puede conseguirlo.

Reír es el mandato de la hora, riendo ayudamos a nuestra salud, a las relaciones sociales, acercamos a nuestros afectos y hasta parimos unos nuevos. Es por ello que desearle a alguien que la risa lo acompañe desde el principio hasta el fin de un año, es más que un deseo, es un anhelo compartido y para compartir, porque si la risa toca a nuestra puerta es porque viene acompañada de la felicidad y si somos felices es porque reimos.

Para adherir al deseo de este amigo, y que no quede en un vínculo entre dos afectos, es que lo hago extensivo a todos, esperando que en el año que comienza la risa nos una, todos sabemos para que.

Si la risa te tienta, la mejor manera de librarse de una tentación, es caer en ella.

Hugo Rubén Calvó

(Director que no termina nunca de paulatimente retirarse)