Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

En Casación eligieron presidente a un juez de Cristina para “salvar” la Sala que va a tratar los casos más delicados contra ella.

Ésta es una historia donde nada es lo que parece. El dato correcto no es quién fue elegido sino quién no.

El voto unánime de los 12 jueces de Casación para elegir presidente del cuerpo al kirchnerista Alejandro Slokar y vicepresidente primero a Mariano Borinsky -una “fórmula” integrada por el agua y el aceite- mostró que la cintura de la gran familia judicial funciona a veces mejor que la de la política.

Si los radicales se rompieron en el Congreso, los jueces de Casación -enfrentados hasta en enconos personales- consiguieron la unidad. Sólo para afuera: mostrar unidad no tiene nada que ver con estar unidos.

Preservar la imagen institucional en tiempos en que un vaso de agua genera un maremoto fue el eje del acuerdo, y eso hizo que todos votaran por Slokar.

Ironías del destino: Slokar -ungido por la unidad- es cuñado de Martín Lousteau, líder de la tormentosa ruptura del bloque radical de los últimos días.

Slokar será desde el 1° de enero el hombre de Cristina más encumbrado en la justicia. Por arriba de Casación, sólo está la Corte. Pero su elección no fue un triunfo de Cristina.

El deseo de su nutrido equipo de juristas era que fuera elegido Daniel Petrone, miembro de la Sala I.

Si Petrone pasaba a la presidencia de Casación, dejaba un lugar libre en su sala, que es la que debe decidir si Cristina debe ser juzgada en las causas que más le preocupan: el Pacto con Irán -por su repercusión internacional- y Hotesur y Los Sauces, donde están involucrados sus hijos (es la causa donde fueron hallados 5 millones de dólares cash en la caja de Florencia Kirchner).

En esa sala están Petrone, Diego Barroetaveña (considerados jueces independientes) y Ana María Figueroa, de Justicia Legítima. Aunque nada está dicho, correr a Petrone de allí lucía beneficioso para la ex presidenta.

Entre masitas de panadería y gaseosas light, la pulseada escondida en la gran sala de acuerdos de Casación -en el primer piso de Comodoro Py- era que nadie postulara a Petrone. Entonces había que encumbrar a Slokar.

Otra opción era postular a Carlos Mahiques, pero el juez que fue ministro de Justicia de María Eugenia Vidal en la Provincia se bajó rápido en la previa.

Alguien razonó que si iba él de «candidato», los jueces más cercanos a Cristina -Slokar y las dos mujeres del cuerpo, Figueroa y Ángela Ledesma- podían postular a Petrone.

Aunque los judiciales jamás admitirían un razonamiento tan lineal, si se trataba de resguardar la estratégica Sala I, la idea madre fue Slokar al gobierno y Petrone al poder.

Tan cerrado estuvo el acuerdo que, para conseguir la unanimidad sujeta con alfileres, Slokar y Borinsky se votaron para sus cargos el uno al otro y además se votaron a sí mismos para sus propias postulaciones.

¿Y por qué Slokar no se corrió para presionar sobre la opción Petrone? Habría tres motivos.

Uno: nadie le aseguraba que Petrone fuera elegido por la mayoría y tampoco que hubiera aceptado.

Dos: el máximo juez K tendría disidencias con Justicia Legítima porque no está de acuerdo con que la presidenta de ese espacio kirchnerista siga siendo Cristina Caamaño, jefa de la AFI.

Tres: prefirió no confrontar con sus pares porque la Magistratura lo investiga tras una revelación de Clarín. A fines de 2014, Slokar tuvo 28 llamadas telefónicas «no oficiales» con el máximo jefe de la SIDE K, Fernando Pocino, justo cuando llegaban a Casación las causas de corrupción contra Boudou, De Vido y Jaime.

El espía hablaba con Slokar desde un teléfono a nombre de una mujer.

Tras cuatro horas de una amabilidad tensa, los jueces firmaron el acuerdo y alguien pidió champán, pero un mozo contestó que no había.

Todos sonrieron, en concordia, y bebieron sorbos de agua.

Héctor Gambini

Fuente