Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Así lo expresó la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, quien participó de la Segunda Reunión Anual del Consejo Provincial de Turismo (COPROTUR), convocada por el Ministerio de Cultura y Turismo, y del que formaron parte referentes de las jurisdicciones locales, representantes de las Cámaras de Turismo y Hotelera, y otros actores del sector privado vinculados a la actividad.

Jujuy al día® – La titular de la cartera ambiental, quien presidió el encuentro especialmente invitada por el Ministro Federico Posadas, de Turismo, reflexionó en el discurso de apertura del COPROTUR respecto al vínculo entre turismo y ambiente, poniendo en evidencia que se potenció los dos últimos años luego de la emergencia sanitaria-ambiental producto del COVID-19.

Según expresó, luego de la cuarentena y del encierro estricto, un gran porcentaje de la humanidad se inclinó por las actividades turísticas en espacios y paisajes naturales, y en áreas protegidas. Esto tiene que ver, tal como lo precisó Zigarán, no solo con las oportunidades que brindan estos espacios en términos de seguridad y distanciamiento, variables consideradas dentro de los protocolos internacionales, nacionales y provinciales por COVID, sino además con la riqueza y potencialidad ecosistémica y en materia de biodiversidad.

“Esta mirada del desarrollo turístico, asociada a los recursos naturales, esta demanda que generó la crisis por COVID-19, la pandemia, el encierro, la necesidad de las personas de salir a buscar destinos naturales, esta revalorización que hay de los destinos turísticos, que tienen un potencial natural, cultural, paisajístico, representa una gran oportunidad para profundizar este vínculo entre ambiente y turismo”, valoró.

En este sentido, y al referirse particularmente al caso de Jujuy, la Ministra precisó que desde la cartera que lidera y en articulación con el Ministerio de Cultura y Turismo, vienen trabajando en planes de desarrollo turístico en áreas protegidas. “Estamos avanzando –detalló- en mejorar la oferta turística de naturaleza y que potencie la riqueza de Jujuy, sobre todo en áreas naturales y protegidas de inmenso valor como, por ejemplo: el Parque Provincial Potrero de Yala, las Lagunas de Vilama, la Reserva Provincial Alto Andina de la Chinchilla, la Laguna de Leandro, entre otras”.

Dijo además que “el turismo solo va a ser virtuoso si es que además logra ser un turismo comprometido con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, si logra estar comprometido con la sostenibilidad”. En este sentido explicó que se trata de mudar hacia un paradigma que aproveche de manera racional los recursos y las oportunidades que tiene el territorio, y que además garantice que esos recursos y los bienes y servicios que el territorio presta, puedan estar disponibles también para las generaciones futuras.

Turismo compatible con el ambiente

Por otro lado, la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, durante su alocución se refirió a la transversalidad del componente turístico dentro de toda política pública. Ponderó el trabajo realizado estos años por el Ministro Federico Posadas y todo su equipo, “quienes lograron fortalecer la oferta local y posicionar a Jujuy como un destino único, versátil, y con infinidad de alternativas para disfrutar”.

Al respecto, puso de relieve la decisión del gobernador Gerardo Morales quien lideró la construcción de Jujuy Verde como un paradigma de gestión de toda la política pública, que atravesó de manera transversal a todos los ministerios. Explicó que hoy las responsabilidades ambientales, incluso establecidas por normativas, compromete a todos los ministerios y organismos del sector público.

“Hemos construido una identidad institucional de la provincia asociada al cuidado de los recursos naturales, a la protección de los ecosistemas, a la valorización de la enorme biodiversidad que tiene la provincia de Jujuy, y la riqueza cultural de las diez naciones indígenas y más de 300 comunidades”, declaró. Celebró además que la provincia cuenta con más del 50 % de la biodiversidad de la Argentina, y que incluye entre los propios ecosistemas de inmenso valor a las Yungas, por ejemplo.

Del mismo modo, Zigarán enumeró algunas acciones llevadas adelante desde el Ministerio que encabeza, en materia de gobernanza de áreas naturales, conservación de la biodiversidad y los ecosistemas y ordenamiento ambiental del territorio. Explicó que en el marco de la construcción de ese paradigma de Jujuy Verde se ha fortalecido un área en el Ministerio que tiene un rol fundamental desde el punto de vista de la fiscalización.

“Desde la Secretaría de Calidad Ambiental buscamos que todos los emprendimientos productivos que se lleven adelante en los territorios, tengan un menor impacto ambiental, que tengan un Estudio de Impacto Ambiental, que hayan pasado por el proceso de evaluación de impacto ambiental, o tengan la ausencia de EIA porque los impactos son menores, pero que si tengan todos un plan de gestión ambiental que pueda prever los impactos que sobre el territorio se producen a partir de la actividad productiva”.

Luego de exponer que no hay ninguna actividad humana que no genere impacto ambiental, dijo que desde la Secretaría a cargo del Ingeniero Pablo Bergese trabajan para poder identificar esos factores de impacto ambiental, abordarlos, tener un plan para mitigarlos, eventualmente desarrollar los procesos de remediación que sean necesarios, y poder garantizar el desarrollo de las actividades necesarias para el progreso de los pueblos.

Conservación y desarrollo sustentable

Finalmente, recordó que tenemos más del 35 % de la superficie de nuestra provincia bajo categoría de conservación, con diferentes niveles de conservación. En algunos casos se trata de Reservas Provinciales, en otros de Parques Provinciales, u áreas de usos múltiples y paisajes protegidos; en algunos casos estos espacios tienen una categoría de conservación mayor que otros y que por lo tanto exigen mayores niveles de restricción respecto a ciertas actividades.

Recordó también que durante su gestión se sancionó la Ley N° 6080, que establece un nuevo sistema de gestión de áreas protegidas. Y a propósito de esto dijo: “para nosotros tener un mayor porcentaje de áreas protegidas no solo significa cumplir con obligaciones que teníamos como estado sino también poner en evidencia el enorme compromiso de nuestro gobierno en materia de lucha contra el cambio climático”.

Sobre el primero de estos dos puntos, abundó diciendo que el Convenio de la Diversidad Biológica impone al Estado Argentino y a todos los estados nacionales, a tener más del 15 % de la superficie de su territorio bajo categoría de conservación. “Nosotros hemos duplicado esa cifra –destacó- y la incrementamos exponencialmente en función de lo que planteaban las Metas de Aichi que corresponden al Convenio de la Diversidad Biológica”.

Igualmente, se refirió al trabajo que vienen desarrollando en el área del Ordenamiento Ambiental del Territorio (OAT), una herramienta de gestión prevista en la Ley General de Ambiente (N° 5063). Se trata de un instrumento de la gestión pública que permite analizar los usos que se le da al territorio y los impactos posibles, además de coordinar el territorio desde el punto de vista administrativo, pero también desde el punto de vista ambiental.

Al igual que la Ley de Bosques (N° 26.331), que es también una herramienta de ordenamiento ambiental y que permitió establecer una categorización en la provincia respecto a las más de un millón de hectáreas de bosques nativos de alto valor de conservación que a nivel del turismo representa también un valor agregado en la oferta local.

Finalmente, la Ministra de Ambiente relató que desde la institución que encabeza están desarrollando dos experiencias piloto financiadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD): por un lado, se escogió como sitio piloto emblemático a los Valles de Altura, donde está todo el corredor desde Pampichuela hasta Caspalá y Santa Ana; y el otro sitio es la zona de Jama.

“Buscamos dejar un modelo de intervención, de gobernanza para el ordenamiento ambiental del territorio, que permita el crecimiento y desarrollo económico y productivo de las comunidades, pero sin impactar negativamente sobre el ambiente, los ecosistemas, los recursos naturales y la biodiversidad. Ese es el camino que debe transitar el turismo en estos tiempos también”, concluyó.