Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

En la previa de los festejos por el Día de la Democracia, Cristina Pérez se refirió en su editorial de “Confesiones en la Noche” al acto que organizará el oficialismo.

En su editorial de “Confesiones en la Noche”, Cristina Pérez reflexionó: “Ni el sopor de los primeros calores ni el espíritu de la Navidad logran competir con el frenesí delirante de un diciembre argentino”. En ese sentido, señaló: “Cuando la gravedad debería colmar la hora y proveer a la política de necesaria sensatez, nos encontramos de sopetón y para empezar la semana, con la arenga del hijo vicepresidencial llamando a colmar la Plaza de Mayo el próximo 10 de diciembre”.

Al respecto, la periodista criticó: “Es tan seria la crisis de liderazgo del oficialismo que el rockstar será Lula Da Silva en los festejos por los 38 años de la democracia argentina”, al mismo tiempo que cuestionó: “¿No sería correcto invitar a los ex presidentes con vida para celebrar la democracia?”.

“El Gobierno montará la segunda plaza en menos de un mes luego de su peor derrota histórica. Cómo sería si hubieran ganado”, remarcó Cristina Pérez, mientras que analizó: “Es difícil categorizar la arenga de Máximo Kirchner. ¿Desde dónde habla? ¿Como príncipe de la dinastía? ¿Como dudoso próximo titular del PJ bonaerense donde acaban de perder las elecciones? ¿Como delfín de su madre para las elecciones de 2023? ¿O como desafiante de la plaza de la militancia de Alberto Fernández donde La Cámpora llegó tarde y se quedó lejitos?”.

De este modo, la conductora se preguntó “por qué sería importante prestar atención a lo que diga Máximo Kirchner”: “Básicamente porque Máximo es Cristina, quien reaparecerá en el acto del 10 luego de mandar certificado médico de reposo el día de la derrota y escribir una nueva carta”.

Por último, manifestó: “Máximo, a quien no se le conocen muchos trabajos más que el de ser hijo, y por ende heredero, diputado y candidato por portación de apellido, hoy le pidió a la oposición que ‘levanten el culo y vayan a trabajar’”. “En Casa de Gobierno habían tratado de despojar a la marcha de carácter partidario. Se ve que no le avisaron a Máximo”, concluyó Cristina Pérez.

Por Cristina Perez