Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

En una evaluación de la UNESCO en América Latina y el Caribe, los alumnos argentinos retrocedieron y quedaron por debajo de la mitad de la tabla en la región.

No figura al tope del ranking. Ni siquiera está en los primeros lugares. Antes y ahora, en las encuestas que indagan por las preocupaciones de los argentinos, la educación aparece del sexto puesto para abajo. El tema también está ausente en las discusiones de la política, no importa de qué partido se trate. Visto y considerando, los resultados de las evaluaciones educativas no deberían sorprender: es lo previsible. Sí deberían disparar todas las alarmas.

El más reciente llamado de atención vino de la mano de una prueba de la UNESCO, el Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE). El trabajo, que se hizo en 2019, evaluó el desempeño en Lectura, Matemáticas y Ciencias de chicos de 3° y 6° grado de primaria, en 16 países de América latina y el Caribe. Argentina obtuvo el peor resultado en la historia de esta evaluación, y quedó por debajo del promedio de la región. Es decir, de la mitad de la tabla para abajo, cuando había estado arriba. Con un agravante: a diferencia de otras pruebas, como las PISA, el cuestionario de ERCE se hizo en base a los programas locales, o sea, sobre los contenidos que se les imparten a los chicos.

En cuatro de las cinco pruebas los alumnos argentinos bajaron su performance sobre las evaluaciones de 2006 y de 2013. Sólo en una, Lectura en 6° grado, el resultado fue igual al de seis años atrás. Los puntajes son elocuentes. En 3° grado se evaluó Lectura y Matemáticas: 689 puntos de promedio en el primer caso, y 690 en el segundo. En ambos casos, 8 puntos menos que el promedio regional.

En 6° grado, el resultado fue de 690 puntos en Matemáticas, 7 menos que el promedio regional, y en Ciencias Naturales, 682 puntos, 20 menos que la media. Otra conclusión inquietante que surge del estudio es que aumenta la proporción de estudiantes en el nivel l, el de menor desempeño, y cae la de los niveles lll y lV, los más avanzados.

La primera reacción oficial vino de parte de la portavoz Gabriela Cerruti, para echarle la culpa a Macri. Los expertos acuerdan en que el problema es bastante más complejo, y de más larga data y no puede achacarse a un gobierno. Ni unos ni otros, a lo largo de las gestiones, plantearon seriamente qué hacer con la educación, más allá de la indignación momentánea o el pase de facturas cada vez que se conocían los resultados de alguna evaluación.

Porque si bien alarman, los resultados de la prueba de UNESCO están en sintonía con los que ya se han ido conociendo: según las Aprender de 2019, por caso, el 71,4% de los alumnos termina el secundario con conocimientos de Matemáticas entre básicos y por debajo de lo básico: son 4 de cada 10 en este último caso.

La inclusión ocupa un lugar central en los discursos, pero está cada vez más lejos en la realidad. Una de las conclusiones del trabajo de la UNESCO determinó que “los aspectos relacionados con los alumnos y sus familias que se asocian a mayores logros de aprendizaje son el acceso a la educación preescolar, los días de estudio semanales, el involucramiento y las expectativas de los padres y el mayor nivel socioeconómico de las familias”. Los factores asociados a resultados negativos tienen que ver con la repitencia y el no asistir a clases.

Un informe del Observatorio Argentinos por la Educación muestra que sólo 3 de cada 10 personas de los sectores más vulnerables terminan la secundaria, contra 9 de cada 10 del segmento de ingresos más altos. Allí opina Guillermina Tiramonti, investigadora de Flacso sobre “la capacidad de nuestro sistema educativo de reproducir las desigualdades sociales. El sistema hace muy poco para emancipar a las nuevas generaciones de las limitaciones de origen. Aunque aumentemos el porcentaje de niños y jóvenes que concurren a la escuela, las distancias relativas entre las jerarquías sociales se mantienen. A las distancias existentes entre quienes terminan o no la secundaria se agrega la segregación socioeconómica en dos circuitos, el público y el privado, que refuerzan la dinámica desigualadora…”.

Otro trabajo del Observatorio deja al descubierto una arista más del problema. Según datos de la Encuesta Permanente de Hogares, el ingreso promedio de quienes se dedican a actividades de enseñanza, con formación terciaria o superior, ronda $ 49.488 (en pesos equivalentes al primer trimestre del año). Esto es “el puesto número 15 de un total de 18 actividades relevadas por la EPH, sólo por encima de actividades administrativas y servicios de apoyo, otras actividades de servicios y personal doméstico”.

“La educación es la llave para abrir la puerta de oro de la libertad”, decía Washington. Tal vez nada sea casual.

Silvia Fresquet

Fuente