Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Mientras negocia con el FMI, el Gobierno busca transmitir optimismo y evitar la palabra maldita: “ajuste”

Del “ganamos perdiendo” al “pagar creciendo”. El Gobierno presenta los días por venir con un sostenido optimismo. Al menos es lo que se pretende transmitir.

Nadie quiere en el oficialismo hablar de restricciones. “Ajuste” es una palabra maldita. La narrativa que convierte en presentable el inevitable acuerdo con el FMI hace ancla en una expectativa de crecimiento de la economía que por el momento no se percibe en la calle.

“El FMI necesita cerrar con la Argentina” es un supuesto convencimiento que los anima. En el mismo sentido se asegura que el camino hacia el arreglo con el Fondo no enfrentará emboscadas del fuego amigo, que a la hora de votar todos se alinearán acompañando.

La carta de CFK admite muchas lecturas. La ambivalencia literaria de la Vice da para todas las interpretaciones posibles. Están los que creen leer que hay un claro respaldo a las negociaciones, o al menos, un dejar hacer, y los que descubren en la misiva una advertencia un tanto envenenada. La inclusión del párrafo encomillado del discurso del Presidente del pasado 9 de Julio puede ser decodificada en ese sentido.

“Si alguien espera que yo claudique ante los acreedores o que claudique ante un laboratorio, se equivoca. No lo voy a hacer. Antes me voy a mi casa”.

Por el momento el Jefe de Estado está lejos de pensar en irse de Olivos. La Plaza del 17 de noviembre lo devolvió en su nueva versión empoderado al sillón de Rivadavia. Hay quienes lo elevan para sostener su autoestima.

“Alguien tiene que desmalezar”, sostiene un encumbrado dirigente sindical. Está claro que CFK deja esta ingrata tarea a su elegido compañero de fórmula y se sienta a mirar a la distancia el curso de los acontecimientos. Se reserva. Que del trabajo sucio se hagan cargo otros.

En cualquier caso, no hay ya posibilidad alguna que el pretendido acuerdo se firme en lo que resta del 2021. Con todo el viento a favor, puede haber novedades en marzo.

Misión que va, misión que viene, carta de entendimiento, memorándum de entendimiento, sacrosantas vacaciones de los funcionarios del organismo internacional y debate en el Congreso. Una eternidad de tiempos inflexibles.

Tras la euforia inicial, los que “ganaron perdiendo” empezaron a enfrentar la cruda realidad bajando al menos un cambio. Intentan salir hacia adelante algo más ordenados. Los que logran despegarse de la niebla mental que produjo el resultado electoral reconocen haber perdido 2.600.000 votos y toman debida nota del 9% de ausentismo en relación a 2019.

La decepción que lograron consolidar en amplios sectores de la clase media-media y media-baja que supo votarlos los perturba. Saben que recuperar alguna línea de confianza en ese sector demandará meses y meses de buena letra sin resultado alguno garantizado. Se llevaron puesta toda la cristalería.

El desafío de la coalición oficialista es mantener la unidad pero “recuperando los perfiles propios con autonomía” de cada uno de los referentes que la sostienen. En eso se supone que están, tratando de apuntalar a Alberto Fernandez y reclamando se enfoque de liderar efectivamente la gestión.

Que se haga cargo de la lapicera y que la use con criterio propio. Eso le piden. Eso esperan de él. Que con gestión mantenga a raya los desbordes de su genitora.

El tiempo postelectoral encuentra a toda la clase política recalculando sus posicionamientos. La literatura de CFK puso contra las cuerdas también a la oposición y expuso las diferencias internas y la ausencia de un liderazgo que la exprese.

En un punto coinciden todos: Cristina decidió liberarse de responsabilidad alguna en relación a las medidas que haya que tomar pero también comprometió a la coalición opositora en la salida del atolladero económico en el que nos encontramos.

“Ella no se quiere atar a nada, necesita flexibilidad para mantener su capital simbólico… todos vamos a ser responsables ante la gente menos ella” , reflexiona un senador de la oposición. No descarta que, más allá de las dificultades del quórum, los legisladores que responden a CFK compliquen la aprobación de las leyes que serán necesarias para encauzar la economía.

“No hay ningún escenario político bueno hacia adelante”, asegura un connotado referente de la oposición, “pero el problema es la política y no la economía”.

“La gente nos entregó una llave en las elecciones y si hay llave es porque hay una puerta. Nosotros somos los responsables de abrirla”. La sociedad no quiere que le “traigan más pasado” es la ácida mirada de nuestro interlocutor. Carrió y Macri no están en sus oraciones.

Tanto en el PRO como en el radicalismo se admite la existencia de fuertes tensiones. El imperioso superarlas sostienen los más voluntariosos. Solo se dispone de un año para presentar un proyecto de país que delinee las reformas que la Argentina necesita. Sin un consenso sólido no hay oposición que valga.

A la espera del anunciado proyecto plurianual y conminados a sentarse en una mesa de acuerdo, no hay, al menos por el momento, contactos institucionales entre oficialismo y oposición. Dicen no tener la menor idea de qué contiene la ley que Fernández mandará al Congreso. Una caja de sorpresas.

En el mientras tanto, la política en su conjunto sigue entretenida en la pelusa del propio ombligo y ausente de las cuestiones de fondo que fatigan a la gente.

La distribución de cargos legislativos, así como de despachos y prebendas, codiciados atributos del poder legislativo, genera agrios enfrentamientos al interior de las coaliciones. El “toma y daca” del reposicionamiento consume en estos días tiempo y energía que bien debería encauzarse hacia otras cuestiones más apremiantes.

La ausencia de un liderazgo claro en Cambiemos ha terminado exponiendo las diferencias profundas acerca de cómo encarar los temas de fondo.

El procesamiento de Mauricio Macri en la causa de supuesto espionaje sobre los familiares del ARA San Juan corrió de las pantallas al escandaloso sobreseimiento de Cristina en las causas Hotesur y Los Sauces y reinstaló a Mauricio Macri en el escenario de la grieta. Lawfare para todes. Las refriegas internas de Cambiemos se pospusieron unas horas para alinearse en respaldo del ex Presidente en un momento en que nadie garantiza la unidad.

Hay politólogos que ya evalúan un escenario de fragmentación política para el 2023 al que ambas coaliciones llegarían divididas. Nadie quiere pensar en eso.

La batalla por los espacios de poder y la tensión de los egos se libra a cielo abierto, a la intemperie. Más temprano que tarde se pagará un precio.

En la provincia de Buenos Aires los intendentes están concentrados en sus propias urgencias. Son ya varios los que decidieron curarse en salud pidiendo licencia para, al interrumpir el ejercicio efectivo del mandato, dejar abierta la posibilidad de ir por una reelección en 2023.

La ley 14.836 aprobada en 2016 impide presentarse a un tercer mandato. Una manera de sortear esta dificultad es la interpretación de que no puede aplicarse de forma retroactiva. A varios de los jefes comunales la sanción de la norma encontró ya ejerciendo su primer mandato.

Temerosos de que esta objeción no sea tenida en cuenta, son varios los jefes comunales que están optando por pedir licencia al menos un día antes de entrar en los dos últimos años de la gestión. Esta estrategia le permitiría volver a competir por dos mandatos más en el 23 y en el 27.

El plazo es perentorio, tendrían que dejar el cargo antes del 9 de diciembre para seguir participando. Muchos empezaron a vaciar los escritorios. Hecha la ley, hecha la trampa.

Desde el conurbano profundo se escuchan voces de caciques comunales que conocen el territorio y la temperatura social. Advierten acerca de un cambio social muy profundo, un desapego por los vínculos emocionales con los K pero también con el peronismo histórico, un viraje hacia otras fuerzas por izquierda y por derecha.

También, les preocupa, un creciente aumento de la inseguridad y de la violencia social que se traduce en puebladas justicieras frente a hechos revulsivos que no logra contener el sistema. Están preocupados.

La escalada inflacionaria se lleva puesto todo. La gestión de Roberto Feletti no logra bajar el indicador del 3%. Sin logro alguno para exponer, el asado sigue siendo un consumo suntuario.

La gente observa con creciente desencanto los juegos de la política. El vigésimo aniversario del 2001 acelera los recuerdos y emociones y retrotrae el ruido de los cacerolazos al compás del “que se vayan todos”.

Un buen acuerdo con el FMI tendrá costos sociales y políticos altos. La tarea de ordenar la casa, de “desmalezar”, no será gratis para sus ejecutores. Nadie quiere estar en la primera línea de fuego.

Mónica Gutiérrez

Fuente