spot_img

¿Cómo hubiera asignado usted los botes en el Titanic?

Más leídas

La eliminación del cepo cambiario requiere un gobierno creíble, para lo cual habrá que esperar, por lo menos, hasta diciembre de 2023

El 15 de abril de 1912, en su viaje inaugural, el Titanic naufragó. Llevaba 2208 personas a bordo, pero botes salvavidas para 1178. En el mejor de los casos, 1030 hubieran fallecido; pero como el abandono del buque fue caótico, perdieron la vida 1496 seres humanos. De manera desproporcionada, quienes habían comprado boletos más baratos. La catástrofe generó horror, críticas y la obligación de que, de ahí en más, los barcos llevaran suficientes botes para salvar a todos, pasajeros y tripulantes.

El jueves pasado el Banco Central emitió la comunicación 7407, prohibiéndoles a las tarjetas de crédito vender en cuotas pasajes para viajar al exterior. Justo en la víspera del “Black Friday”, ocasión que muchos esperaban precisamente para comprarlos. Como era de esperar, las madres de los funcionarios intervinientes estuvieron entre las mujeres más nombradas de la Argentina.

Frenar una operatoria de manera súbita e inesperada equivale a cortar la energía eléctrica. En este último caso no le pasa lo mismo a quien vive en la planta baja que a quien ocupa el décimo piso, y afecta de manera diferente a quien estaba leyendo que a quien se estaba nebulizando. En aquel caso, la referida comunicación afectó viajes de placer, de trabajo, urgencias médicas, etc.

Por favor, tampoco se la agarre con mi vieja. Dadas las circunstancias, el funcionario del BCRA podía financiar un viaje o permitir que un productor local siguiera comprando insumos importados para no tener que frenar su producción y dejar al personal en la calle. Claro que resulta más paquete decir que la decisión se adoptó para castigar a la clase media por no haber votado al oficialismo el 14 de noviembre.

Criticar la medida por la existencia del cepo cambiario equivale a criticar que el Titanic no tuviera más botes salvavidas. La eliminación del cepo cambiario requiere un gobierno creíble, para lo cual habrá que esperar, por lo menos, hasta diciembre de 2023.

¿No se puede hacer algo mientras tanto? A los emisores de tarjetas de crédito el BCRA les tiene que decir que las operaciones en dólares, al contado o a plazos, se deberán cancelar en dólares; no en pesos, convertibles a uno de los múltiples tipos de cambio oficiales.

Para lo cual no estaría mal que, al tipo de cambio determinado por la oferta y la demanda, cualquier persona pudiera comprar y vender dólares de manera legal.

Juan Carlos de Pablo

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo