spot_img

La jugada de Cristina Kirchner para forzar a que Juntos por Cambio deje la zona de confort

Más leídas

En su última carta, la vicepresidente le reclama a la oposición ser parte del posible acuerdo con el FMI, una agenda mucho menos confortable que la sola resistencia al kirchnerismo. Busca potenciar las interna en JxC.

La última carta pública de Cristina Fernández, divulgada el sábado en medio del escándalo por el sobreseimiento en una causa por lavado de dinero (Los Sauces-Hotesur), pudo tener innumerables intenciones. Sobresalió una: la de encerrar a Juntos por el Cambio dentro del mismo mundo de intrigas políticas que caracteriza al Frente de Todos desde que comenzó a gobernar.

La vicepresidenta encontró una guía para cumplir el objetivo. Convocó al principal conglomerado opositor a debatir el posible acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para afrontar la multimillonaria deuda externa. El PRO, la UCR y la Coalición han sido sumamente eficaces en la resistencia al kirchnerismo. Nadie sabe cómo responderían ante un desafío diferente. No está por delante una discusión sobre el respeto a las bases de la institucionalidad. Hay, en cambio, un asunto que puede definir el destino de la enorme crisis económico-social e incidir sobre el recambio presidencial del 2023.

“¿En serio -planteó la vice- que los mismos y las mismas que trajeron de vuelta al FMI a la Argentina, reiniciando el ciclo trágico de endeudamiento que Néstor Kirchner había clausurado en el año 2005, hoy no se hacen cargo de nada?

Cristina habría deslindado en Juntos por el Cambio dificultades que también padece ella. Es verdad que la última gestión de Mauricio Macri produjo un elevado endeudamiento. También lo es que la vice, en la misma epístola, alertó que la responsabilidad de cualquier pacto con el FMI correría por cuenta del Presidente. “Tiene la lapicera”, simplificó. Ella se guardaría el derecho de avalarlo o no. Según resulte. Con la ineludible siembra de incertidumbre que significaría hacia adentro y afuera de la coalición oficial.

Han pasado dos semanas y media de las legislativas. El gobierno de Alberto Fernández continúa transitando las penumbras y sus internas. El ministro de Economía, Martín Guzmán, asegura estar delineando las pautas del programa plurianual que debería ser debatido con la oposición en el Congreso. Mantiene línea abierta con la titular del FMI, Kristalina Georgieva. Desde que asumió la cartera está abocado a esa tarea sin ningún resultado. ¿Hizo falta esperar tanto (la derrota electoral) para intentar tomar algún rumbo? Los indicadores económicos se deterioran cada día, la desconfianza externa sigue quebrada. Será difícil recuperar la credibilidad interna para el Gobierno con señales tan imprecisas. Las mismas que indujeron al 67% de la sociedad a votar el 14 de noviembre en su contra.

La realidad exhibe dificultades de convivencia entre Guzmán y Matías Kulfas, el ministro de Producción, con el Secretario de Comercio, Roberto Feletti. Exponentes de líneas distintas en el Frente de Todos. En el medio están las decisiones del titular del Banco Central. Acuciado por el agotamiento de las reservas.

La semana pasada Miguel Pesce -de él se trata- dictó una resolución cancelando los viajes y consumos en el exterior financiados con tarjetas de crédito. La novedad abrió una discusión en el equipo de gobierno. Aníbal Fernández, el ministro de Seguridad, comunicó que habría una reconsideración. Algo que en las últimas horas negó la portavoz, Gabriela Cerutti.

Los más entusiastas aseguraron que aquella decisión podría funcionar como incentivo del turismo local durante la época estival que se avecina. La limitación, sin embargo, disparó los precios de pasajes y hospedajes locales. El turismo podría convertirse en una anabólico inflacionario para los meses del verano. Las promesas de Guzmán, en ese terreno, se verían abortadas.

La semana pasada, el propio BCRA dispuso que los bancos deberían reducir del 4% al 0% la Posición Global Neta de moneda extranjera que tuvieran disponible. La novedad generó inquietud sobre los depósitos de los ahorristas en dólares. El lunes debió salir a aclarar que la disposición no tiene ningún efecto sobre aquellos depósitos. En el interín las sucursales registraron un mayor retiro de ahorros que lo habitual. ¿Mala praxis repetida? ¿O desesperación por la falta de reservas y la presunta lejanía de un acuerdo con el FMI?

Los liderazgos opositores

En ese contexto, con su carta, Cristina intentó subir a la oposición al teatro de las disputas. La dama huele bien. Juntos por el Cambio tiene una acertada estrategia defensiva. Que la victoria en las PASO y las legislativas ha solidificado. La vice reconoció, a diferencia de Alberto, el valor de una victoria histórica que dejó por primera vez al peronismo en 38 años de historia sin mayoría en el Senado. Con su convocatoria irónica a que participen en la resolución del endeudamiento inyectó en la coalición opositora una agenda mucho menos confortable que la resistencia al kirchnerismo.

Es cierto que el Gobierno no mostró todavía una hoja de ruta que pueda ser considerada. Pero la enunciación amaga con potenciar problemas que subyacen en Juntos por el Cambio. Vienen desde su experiencia anterior en el poder. La mayoría de las réplicas a la vicepresidenta tuvieron un sentido uniforme. Pero la mayor horizontalidad de la coalición opositora luego de los comicios preanuncia diferencias internas que sólo una gran habilidad política les permitiría sortear. No existe una conducción indiscutida, al margen del peso objetivo que posee la figura del ex presidente Macri.

Antes de lo aconsejado afloraron las vanidades sobre posibles candidaturas para 2023. Un horizonte lejanísimo. Se sumaron los forcejeos sobre posicionamientos de poder para el nuevo Congreso que alumbrará a partir del 10 de diciembre. Una de las discusiones encendidas surgió en el radicalismo. Allí el jefe de los diputados que responden al porteño Emilio Yacobitti aspira a la titularidad del bloque que ejerce el cordobés Mario Negri. Detrás está el respaldo del senador Martín Lousteau.

Negri asegura tener el apoyo mayoritario para continuar en el lugar que estuvo estos años. Yacobitti presiona y amaga con romper. Frente a ese desorden, hay diputados consagrados en la nómina de JXC que evalúan formar interbloques. O bloques unipersonales. Un problemón. El acicate de Cristina tuvo su sentido. Si el reparto de cargos desató discusiones tan acaloradas, ¿Qué sucedería si son llamados a rubricar un acuerdo con el FMI, del cual, quizás, deban ser garantes a partir del 2023?

Eduardo Van Der Koy

Fuente

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo