Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Según el economista, como en el juego de la Oca, el gobierno volvió al punto de partida y necesitará “instinto de supervivencia” para llegar a 2023. Acordar con el FMI serviría solo para no caer en default, señaló. Pero sin acuerdo la situación empeorará

Jujuy al día® – El economista Carlos Melconian dijo que el gobierno de Alberto Fernández necesita un acuerdo con el FMI para “emprolijar” la relación con el organismo, pero lo haga o no enfrentará “condicionalidades” que impondrá la realidad. El también expresidente del Banco Nación dijo que el Banco Central “ya no tiene espalda” para mantener la actual política cambiaria, pero que la situación es “sobrellevable con el manual del instinto de supervivencia”.

Consultado sobre si el Gobierno puede “sobrevivir” si no acuerda con el Fondo Monetario, Melconian dijo que “vida hay siempre; la Argentina ha tenido crisis económicas fenomenales, salís a la calle y la gente está trabajando, cruzando la calle, manejando”. Pero consideró “un nuevo paso en el desacierto, el hecho de no querer vincularse a un acuerdo con el Fondo”.

“Un acuerdo con el Fondo en estas circunstancias es solamente emprolijar el hecho de no caer en atrasos frente al vencimiento de una deuda, Argentina no lo va a pagar. Lo que necesita es un acuerdo para estar prolijo en términos de refinanciar lo que vence sin caer en default, eso es todo”.

    Si con el Fondo el camino es ir para Mar del Plata, el camino sin el Fondo es ir para Mar del Plata también

Haya o no acuerdo, subrayó, el país enfrentará “condicionalidades” que impondrá la realidad. Así lo explicó: “Lo que quiero distinguir para el hombre común, es que si con el Fondo el camino es ir para Mar del Plata, el camino sin el Fondo es ir para Mar del Plata también. Es muy difícil explicárselo al político esto, porque si no firmás, tenés mucho para perder y si firmas no sé cuánto tenés para ganar, más que la prolijidad. No cambio mi escenario económico a partir de la firma. Sí lo cambio a partir de la no firma, para peor”.

Algunos de los temas que abordó en la entrevista:

-Crecimiento de la economía: “Hay varias maneras de mirar esto el 9 de este año que es cierto viene a posteriori del menos 10 del año pasado. Si más 10 menos 9 todavía estás menos 1 abajo es a la historia. Lo que pasa es cuando caes 10, caen determinados sectores y cuando sube 9, no subís en forma equivalente, entonces se produce un menos 1 macro, pero con muchas heterogeneidades, por ejemplo, el sector automotriz carece de mercadería para vender y no está en su mejor momento, el sector cemento está casi en un récord”.

Sin embargo, señaló que la cuestión de fondo es que la Argentina “del 2011 hasta la pre-pandemia, ocho años, dos administraciones, estaba estancada. Y si vos hacés menos 10 más 10 o menos 10 más 9, volvés al previo a la pandemia que es el estancamiento que arrastra del 2011″.

Cómo es, planteó Melconian, que en ese período Latinoamérica creció 20 % y Argentina nada. Fue allí que recurrió a la figura del juego de la Oca. “Vos tenés que pensar este gobierno como en el juego de la Oca, como si mañana arrancara, volvió al lugar de origen, no te lo van a decir en público, pero es desilusionante. Se comieron medio mandato, medio mandato, en el cero a cero, y vienen dos años complicados”.

-Cómo llegará el Gobierno a 2023: “Tuvimos dos meses entre septiembre y noviembre, diciendo si se ratifica los números (de las PASO), habrá que ver cuál es la reacción. Ninguna”. La puesta en escena, la simulación oficial, dijo, es simular unidad, “pero todo el mundo sabe que no”. Sobre la situación cambiaria, recordó que hace tres meses había dicho en Córdoba que a fin de año, con la inflación que había, el dólar llegaría a 200 pesos y muchos lo trataron como un pronóstico apocalíptico. Melconian consideró “incontinuable” el esquema oficial de devaluar al 1% mensual con una inflación del 3% mensual, lo cual exige un “desenlace” cambiario, así como también debe haber un “desenlace” en la relación con el FMI porque “el 22 de marzo vence el pago que no puede pagar, porque no tenés con qué”. Marcó así tres “desenlaces” pendientes: el político, en el seno de la coalición de Gobierno, el cambiario, debido a un esquema “incontinuable”, y el de la relación con el FMI, que no podrá estirarse más allá de marzo próximo.

-Doble indemnización y prohibición de despidos: “La demanda de trabajo de Argentina no pasa por esas medidas cuando las pusieron ni cuando las liberen”. En ese sentido apuntó a la llamada industria del juicio, “un kiosco recontra armado de los últimos 20, 25 años que va contra el trabajador”, con “tipos que le hacen el bocho al trabajador, hacete echar, que yo después voy un acuerdo’. Eso no es problema para empresas como Techint, remarcó, pero sí para “una pyme metalúrgica del conurbano bonaerense” en que para pagar el dueño tiene que “entregar la compañía”. Si los sindicatos fueron vivos, enfatizó “ayudarían a desmalezar esto”, que consideró la causa de que en un país de 45 millones de habitantes haya solamente 7 millones de trabajadores privados formales.

-¿El Banco Central tiene espalda para aguantar el dólar?: “No, no tiene espaldas. Hay un manual de supervivencia para los próximos días, vos haces un acuerdo, corregís el atraso del 2021 y se seguís devaluando acorde la inflación para adelante y acordás con el Fondo, corregís de alguna manera lo pasado y le das un marco en el acuerdo con el Fondo. ¿Es lo mejor? No, es el instinto de supervivencia. La otra, si (el Gobierno) quiere patear el tablero o mirar para otro lado, es el peor escenario (…). Si le das un marco nuevo y corregís el atraso, son dólares sobrellevables con el manual de instinto de supervivencia, pero si pones dos loquitos que pateen el tablero, no me puedo hacer cargo de eso. No sé, no sé qué tienen en la cabeza”.

-¿Habrá ola de cambio en la Argentina?: Las elecciones de término medio: salvo que la economía sea un caño, prácticamente le abren el arco a la oposición. Solo dos veces no ocurrió, una en el 2009 que el kirchnerismo perdió, pero después ganó porque la economía pasó a crecer al 10% dos años seguidos, pero no cayendo 10 previamente de verdad, cuando se fue la soja a 600. Y hay otra al revés, que la de Macri: ganó muy bien en 2017 y después perdió en el 2019 porque se le vino abajo la economía. Salvo un elemento económico que de vuelta los acontecimientos, se abrió el arco para los rivales y entonces habrá que ver cuál es la reacción de ambas veredas, pero falta es el siglo que viene”.

Fuerte