Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Luego de la derrota electoral, Capitanich volvió a pedir una “regulación”, y 678 se reconfiguró como 679 evolución. Una mirada envejecida y una obsesión inútil.

Se sabe, cuando el kirchnerismo trastabilla, culpa de una zancadilla imaginaria a los medios. Fue así antes y es así ahora. La obstinación permite una lectura inaugural: como grupo político no se distingue por su elasticidad conceptual. Más bien lo contrario, tiende a repetirse en el error.

Ahora fue Jorge Capitanich, gobernador del Chaco y ex ministro del Interior de Cristina, quien volvió con la letanía. En plan George Lakoff, arriesgó: “Hay que regular a los medios de comunicación porque la gente empieza a pensar en lo que los periodistas proponen” (¿sabrá el gobernador que el uso de la preposición en resulta decisivo en su definición? No tendría nada objetable que “la gente piense en lo que los periodistas proponen”; diferente sería que “la gente piense lo que los periodistas proponen”. Pero estas minucias no deben interesarle). Luego agregó: “No definen una elección, pero construyen marcos mentales”. Noam Chomsky, un poroto.

Lo notable de estos análisis críticos es que siempre aparecen luego de derrotas electorales. No lo dijo Capitanich cuando la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner sumó un 48% de los votos en 2019, y los medios eran los mismos. Si los marcos mentales, para utilizar la definición del chaqueño, permitieron aquel resultado, del mismo modo podrían haber habilitado uno mejor para el oficialismo en las últimas legislativas.

Lo que cambió, o mejor dicho no cambió, en todo caso, es la realidad. El 50% de inflación de Fernández es igual al 50% de inflación de Macri, y no hay marco mental que pueda modificar la contundencia de ese dato. El problema del kirchnerismo, entonces, no son los medios, sino la realidad. Y la regulación que propone el gobernador es lisa y llanamente un nuevo intento de condicionar el abordaje de esa realidad. La prohibición de determinados contenidos es la estación siguiente.

Quizás el desajuste conceptual del oficialismo sobre los medios se explique en la mirada obsoleta de sus principales dirigentes. El presidente y, sobre todo, la vicepresidenta mencionan una y otra vez las tapas de los diarios como elementos decisivos en la formación e instalación de una agenda (Cristina llegó a hablar de “ríos de tinta”. Se quedó en el siglo XIX), cuando todo el mundo sabe desde hace años que la irrupción de lo digital diversificó esa construcción, y hoy la tapa importante de los diarios es un ejercicio dinámico que cambia varias veces por día. Es más: los diarios ya no son más eso, diarios, sino plataformas informativas en pugna con decenas de otras, entre ellas las siempre sospechadas pero omnipresentes redes sociales.

El otro síntoma del trastorno obsesivo del oficialismo con los medios es la tendencia a la endogamia (en formatos y contenidos) ejemplificada en el regreso de 678, ahora @679 evolución, ya no en Canal 7 sino en las redes sociales. Si el cambio de plataforma puede pensarse como un salto a la modernidad (tardío, pero salto al fin) su base conceptual no dice lo mismo. ¿A quién, sino a los propios, les hablará lo que se propone desde 679? ¿Cuál es el sentido de seguir hablándoles a los que ya están convencidos y se regocijan en el escrache y la bajada de línea? ¿Qué voluntad independiente conquistará repitiendo tonos, voces e ironías conocidas? En términos de intervención en los medios, la novedad sería que el kirchnerismo dejara de hablarse a sí mismo y encontrara un lenguaje y un discurso que incluyera a los que están afuera. A esta altura parece difícil. Materia sólo para especialistas. Pueden preguntarle a Capitanich.

Gonzalo Abascal

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: