Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

El Gobierno analiza cómo frenarlo

El aumento se produjo a nivel mayorista por falta de hacienda y podría no trasladarse de lleno a las carnicerías. Mientras, la Mesa de Enlace pide el fin del cepo a las exportaciones.

Jujuy al día® – La carne vacuna vuelve a estar en el centro de la escena política. Es una de las inquietudes que ganó lugar en la agenda del Gobierno tras las elecciones de este domingo, porque sólo en lo que va de esta semana los precios de la hacienda vacuna aumentaron un 20% en el Mercado de Liniers y acumula un 25% en lo que va de noviembre.

Con todo, la preocupación oficial es porque se espera un pronto reflejo de esas subas en carnicerías y supermercados. Y eso tendría un impacto en la inflación general, como ya sucedió el año pasado. La comparación de octubre 2020 vs. el mismo mes de 2021 registra un aumento promedio de la carne vacuna del 70%, según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA). Y los especialistas de la cadena de ganados y carnes proyectan que ese porcentaje interanual podría incrementarse hacia las Fiestas.

El martes, primer día semanal de operaciones en el abasto metropolitano, hubo un salto de precios de entre 10 y 15 % respecto de la semana anterior. En principio, el incremento se explicó por la escasez de animales (4.428) en los remates de ese día. Pero este miércoles prácticamente se duplicó la cantidad (8.026) y los valores siguieron subiendo.

El kilo vivo de novillitos y vaquillonas, las categorías de hacienda liviana que se destinan al mercado interno, cotizaron este miércoles en $250 y $260, mientras que el novillo, más apuntado a la exportación, cerró en $240, con topes de $250, y un máximo que tocó los $260 para machos de 440 kilos.

Hay que tener en cuenta que el valor de referencia que estuvo detrás de todas las inquietudes y los controles del Gobierno fue $200 de kilo vivo. Ese número ya se superó holgadamente en la mayoría de las categorías vacunas, especialmente en las últimas semanas, en una tendencia creciente que se acentuó en los últimos días.

Las categorías destinadas Por caso, la vaca de conserva que tiene como principal destino a China, se pagó este miércoles entre $130 y $145por kilo vivo y la de manufactura hasta $150. Las buenas a especiales cotizaron entre $155 y $160. En mayo no pasaban de $100 y a mediados de octubre oscilaban en torno a $120.

En ese contexto, el Gobierno analiza posibles medidas para que el alza en los primeros eslabones de la cadena productiva no llegue al público. La cuestión es prioridad entre los asuntos del ministro de Agricultura y Ganadería, Julián Domínguez, como también del secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti.

Para Feletti tiene la particularidad de ser un componente clave de la inflación. No sólo por el impacto proporcional en el Indice de Precios al Consumidor (IPC) sino por su impacto simbólico en el poder adquisitivo de la gente y lo que se consume en la “mesa de los argentinos”.

Ambos funcionarios son los principales interesados en llegar a fin de año con los valores de la carne controlados. Pero no parece una meta sencilla, ni tampoco se observa una solución de fondo a la vista.

Tal como anticiparon todos los especialistas de la cadena de ganados y carnes, se esperaba una escasez de oferta para esta época del año, por una cuestión estacional y por los escasos incentivos a producir más que hubo desde abril, cuando comenzaron las restricciones exportadoras.

Y esa escasez de oferta se complementa con una demanda sostenida. Desde un análisis más económico que productivo, los especialistas de la cadena de ganados y carnes refleja que los precios de Liniers se tonificaron a medida que llegó a los bolsillos de la gente el “plan platita” implementado por el oficialismo entre las PASO y las elecciones generales.

En tanto, desde los productores agropecuarios la visión es opuesta. Piden el levantamiento de las restricciones que todavía rigen para las exportaciones a la carne. Esta semana, la Mesa de Enlace solicitó una audiencia con Domínguez –aún sin respuesta- y uno de los temas principales será justamente la “liberación total del cepo cárnico”, según anticiparon.

La situación se enmarca en las distintas lecturas que se hacen sobre el resultado de los comicios. En ese sentido, desde el Gobierno interpretan que en los meses anteriores se lograron contener los precios, y desde la agroindustria consideran que las medidas al respecto fueron un fracaso y que el mensaje de las urnas ha sido un pedido de cambio de las políticas oficiales sobre el sector.

Mientras tanto, la carne vacuna, como producto de la canasta básica, fuente de empleo en el interior del país y uno de los principales rubros de exportación, sigue sin un plan y un horizonte claro para desarrollar la actividad a pleno y alcanzar esos múltiples objetivos.

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: