Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Frente de Todos: el futuro de la alianza gobernante depende de lo que ocurra en las elecciones del domingo; Cristina Kirchner y Alberto Fernández serán considerados responsables

Que el Frente de Todos explote por los aires o no depende de la magnitud de la derrota del domingo. Hoy, dentro del Gobierno, los funcionarios se asemejan a los pasajeros de un avión que viene cayendo en picada y se agarran de donde pueden para amortiguar el impacto. Todos parecen estar poniendo la cabeza entre las rodillas, a modo de protección. Saben que el golpe podría ser fortísimo. Solo esperan “sobrevivir”. Los oficialistas que no se engañan anticipan: en la provincia de Buenos Aires quedarían entre 5 y 7 puntos abajo. Es decir, harían una elección peor, nunca igual ni tampoco mejor, que la de las últimas PASO. A lo largo y a lo ancho del país la diferencia en contra podría aumentar 2, 3 y hasta 4 puntos sobre los 10 de ventaja que ya logró Juntos por el Cambio. Resumiendo, se trataría de la peor elección del peronismo unido desde 1983 hasta la fecha.

En La Pampa, Chubut y Santa Fe, el Frente pelea voto a voto para no perder más senadores. Allí está la clave para “no entregar” el quorum en el Senado, una derrota que humillaría todavía más a Cristina Kirchner. Ella, por cierto, aparezca o en el acto de cierre, o en el escenario de la posible derrota este domingo 14, será considerada una de las dos comandantes del avión que se está viniendo a pique, junto con el presidente Alberto Fernández. Cristina todavía está insultando a quien le aconsejó que volviera de Santa Cruz para festejar en el predio de Chacarita. Pero es, sin duda, la principal responsable del daño infligido a su gobierno posterior a las PASO, y muy parecido a un golpe de Estado, con la “carta bomba” que lanzó con el doble propósito de culpar al Presidente y sacarse el barro de la derrota de encima.

Horas después de la renuncia de mentirita de Eduardo “Wado” de Pedro, Alberto Fernández, junto a varios hombres y mujeres de confianza, estuvo a punto de aceptarle la dimisión. Fue Vilma Ibarra, la secretaria legal y técnica de la Presidencia, quien lo hizo volver sobre sus pasos. Ella habría dicho, palabras más, palabras menos: “Lo tenemos que hacer, pero no ahora”. Uno de los presentes, convencido de que había que aceptar la renuncia del ministro del Interior, ya que había “traicionado la confianza” del jefe del Estado, se habría atrevido a preguntar: “Y si no es ahora ¿cuándo?”. Hubo entonces un largo silencio. Otro habría aventurado: “Tendrá que entonces ser el 15 de noviembre”.

¿Será el próximo lunes 15 de noviembre la fecha elegida para que Alberto, eventualmente, se saque de encima a la vicepresidenta, a los chicos grandes de La Cámpora y todas las organizaciones y facciones que responden a su compañera de fórmula? ¿Tendrá el apoyo de los gobernadores peronistas, de la CGT y de la mayoría de los intendentes de la provincia de Buenos Aires? El problema es que en la provincia más grande del país muy pocos dirigentes, apenas contados con los dedos de una mano, podrían salvar “la ropa”. Por ejemplo, en La Matanza, la “quinta provincia argentina”, con el intendente Fernando Espinoza a la cabeza, después del brutal asesinato del kiosquero Roberto Sabo, se espera que Juntos por el Cambio haga una elección histórica. Encuestadores que trabajan para la oposición entregaron ayer a los coordinadores los últimos resultados de un trabajo de campo: afirma que el Frente de Todos ganaría allí, en su bastión inexpugnable, por apenas 5 puntos. El trabajo lo terminaron de presentar antes del asesinato en Ramos Mejía. ¿Cuál podría ser el verdadero impacto final de un hecho que conmovió a toda la Argentina?

El mismo clima de derrota se percibe en distritos como San Martín, donde Juntos por el Cambio le estaría ganando al Frente, según los mismos encuestadores, 45% a 33%. En Zárate, 36 a 22%. En Campana, 40 a 30. En Presidente Perón, por una diferencia de cuatro puntos. En Moreno, 40 a 32%. En Ituzaingó, por una diferencia de 3 puntos. En Tigre, por una diferencia de 4. En Avellaneda, más o menos igual. O en Berazategui, donde esperan un empate. Quienes recopilan la información suponen que en distritos donde Juntos por el Cambio ganó “bien” en las últimas PASO, la diferencia se ampliará. 51% a 26 en San Isidro, donde el intendente es Gustavo Posee. 15 puntos en Tres de Febrero, con la intendencia de Diego Valenzuela.

Y prestan atención a Ezeiza, donde la familia Granados nunca perdió y hoy, en los papeles, lo estaría haciendo por una mínima diferencia. También miran con atención los números que anticipan sus encuestadores en Escobar, “dominio” del intendente Ariel Sujarchuk. Allí estaría perdiendo 42 a 28%. También siguen con celo, por supuesto, las cifras de Quilmes, donde Mayra Mendoza perdió las PASO, y las volvería a perder, pero por una menor diferencia: entre 6 y 7 puntos. Todos estos números son compatibles con el constante aumento de la imagen negativa de Alberto, Cristina, Máximo Kirchner, Sergio Massa y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Solo el espíritu adolescente y universitario que anida en algunos referentes de La Cámpora, como el propio Máximo y Andrés Larroque, les hace repetir, frente a la militancia, que el domingo habrá que salir a festejar la “remontada épica”.

La verdad es que a esta altura todos parecen más preocupados, todavía, por el día después. Hay especulaciones para todos los gustos. La mayoría entiende que Cristina no se va a quedar quieta ni se va a autopercibir como una de las “mariscalas” de la derrota. Quienes fueron testigos privilegiados de lo que hacían los Kirchner en Santa Cruz frente a situaciones parecidas sostienen que podría retirar a los ministros y funcionarios incondicionales del Gobierno, pero no se animan a vaticinar que ella misma pueda renunciar, como Carlos “Chacho” Álvarez con Fernando de la Rúa. No es que lo descarten de manera definitiva. Solo dicen: “Esa no sería Cristina”. Y agregan con sorna: “Tampoco sería Cristina si renunciaran a las cajas”.

Repiten lo mismo sobre Alberto dos de sus ministros, cuando se les pregunta si el Presidente sería capaz de enfrentarla, e incluso de renunciar, ante un ataque con misiles, como el posterior a la derrota de las PASO. “Ni una cosa ni la otra. Ni la va a enfrentar abiertamente ni se va a ir a su casa. Ninguno de los dos sería Alberto”, pronosticó una persona que lo conoce bien y que todavía se considera su amigo.

Fuentes cercanas al jefe de gobierno de la ciudad, el presidenciable Horacio Rodríguez Larreta, prenuncian una o dos semanas de alta turbulencia, parecidas a las que sucedieron a la derrota del 12 de septiembre pasado. Suponen que después sucederá un “reacomodamiento paulatino” hasta lograr cierto “inestable equilibrio interno” no demasiado distinto del que se mantiene hasta ahora. Es decir: una lenta agonía hasta 2023, cuando empiece a cambiar el clima de pesimismo por otro de esperanza. Pero el excandidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto tiene un diagnóstico más pesimista. Gran conocedor del peronismo, supone que las “contradicciones ideológicas” en el seno del Frente de Todos “se profundizarán”. También entiende que acelerarán la crisis y que ese vértigo impactará todavía más en la gestión, la economía y la sociedad. “Si la derrota se amplía, tenemos que empezar a pensar en qué lugar nos vamos a parar como oposición, porque la sociedad nos va a demandar que hagamos algo, después del voto de confianza”.

Ni Pichetto ni Rodríguez Larreta, pero tampoco Mauricio Macri, Gerardo Morales, Alfredo Cornejo ni Patricia Bullrich, para hablar de algunos de los principales dirigentes de la oposición, parecen dispuestos a quedarse quietos ante el intento del abrazo del oso de Massa, quien ya anticipó que el Gobierno los llamará para consolidar un gran acuerdo. “Primero que se pongan de acuerdo entre ellos”, afirman. No piensan mover un dedo para sacarlos del laberinto de la derrota. Solo están dispuestos a garantizar la continuidad del sistema democrático, si las luchas dentro del Gobierno lo ponen en peligro.

Luis Majul

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: