Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Fortescue, una empresa de origen australiano, anunció la producción de “hidrógeno verde”. Piensa invertir US$8400 millones, a lo largo de 10 años. La planta, ubicada en Río Negro comenzaría a producir en 2024, lo que convertiría a la provincia en un polo exportador a partir de 2030. Agustín Pichot, representante de la empresa para América Latina, afirmó que primero hay que acordar “las condiciones”.

A la luz de los espantosos diagnósticos que se hacen referidos a la economía argentina, ¿qué puede haber llevado a los australianos a anunciar ahora que piensan radicarse en nuestro país? Alternativas posibles: 1) la operatoria comenzará cuando las actuales autoridades ya no estén en el gobierno; 2) desesperado por mostrar alguna buena noticia, el actual gobierno se está arrodillando delante del potencial inversor; 3) la producción de hidrógeno verde no tiene más remedio que ubicarse en lugares donde existe un insumo, de imposible o costosísimo traslado en bruto.

Lo tercero es lo más plausible, pero la concreción del proyecto depende de lo segundo, es decir, como dice Pichot, de “las condiciones”. No nos engañemos: un proyecto de estas características se lleva a cabo si la rentabilidad esperada es tan, pero tan grande, que resulta a prueba de la incertidumbre creada por los gobiernos de turno, además de las facilidades que prometen. No hay tantos proyectos tan buenos, y por eso la proporción del PBI que se dedica a la inversión, apenas cubre la reposición de las instalaciones que se desgastan.

Los economistas distinguimos el producto interno del nacional (PBI versus PBN). El primero es el que se genera dentro del país, independientemente de la nacionalidad de quien lo genera; el segundo es el que generamos los argentinos en cualquier lugar del globo. Una inversión extranjera nos conviene a los argentinos si aumenta el producto nacional no el interno.

Por eso, más allá del anuncio, la clave está en las condiciones de las que habla Pichot. Si, para que se instalen los australianos, el gobierno argentino les tiene que dar condiciones laborales que no existen para el resto, prioridad en la asignación de dólares al tipo de cambio oficial, energía eléctrica subsidiada, etc., ¿cuál será el aporte del proyecto al ingreso de los argentinos?

Bienvenidos dicen quienes no son economistas; mostrame las condiciones y después hablamos decimos los profesionales de la economía.

Juan Carlos de Pablo

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: