spot_img

La alarma que encienden inflación e inseguridad de una bomba que puede explotar

Más leídas

La catarsis de las PASO no atenuó la bronca social. Lo registran todas las encuestadoras. El que se vayan todos dominó una masiva protesta en Rosario, mientras Aníbal y Berni intercambian chicanas.

La revista Barcelona, ​​de humor político ácido y burlón, publicado en febrero de este año una primicia imaginativa e ingeniosa. “Ya partió el vuelo de Aerolíneas –informó — que traerá 200 mil dosis de pies para que el Gobierno continúe con su plan de dispararse todas las semanas”.

La Argentina estaba en un momento lejano de las elecciones, signado por la gravedad de la pandemia y los permanentes enredos del Gobierno por la adquisición de vacunas y la campaña de inmunización. También, a raíz de la develación del escándalo del Vacunatorio VIP, que derivó en la renuncia del ex ministro de Salud, Ginés González García.

Parece saludable refugiarse en el humor para sobrellevar una crisis más de la prolongada decadencia nacional. Resulta inquietante y llamativo, sin embargo, que a ocho meses de aquella divulgación, con la dura derrota de las PASO sobre las espaldas, ni Alberto ni Cristina Fernández hayan conseguido modificar esa actitud, convertida casi en práctica cotidiana.

El Gobierno sigue anclando su suerte del 14 de noviembre al “plan platita”. Como si, por sí sólo, pudiera revertir el rechazo que recibió del 70% de la sociedad que concurrió a votar. La importancia de la economía está fuera de toda discusión. Pero perdería consistencia si no existe un marco político que la acompañe. Se trata del gran dilema que el Frente de Todos, la coalición oficial, no está ahora en condiciones de resolver.

Se profundizan allí las contradicciones sobre todos los temas. Mayores y menores. Se tensa la relación entre actores estelares. El Presidente y la vicepresidenta. El ministro de Economía, Martín Guzmán, con el secretario de Comercio, Roberto Feletti. El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, con su par de Buenos Aires, Sergio Berni. Juan Manzur, el jefe de Gabinete, con Sergio Massa. Se diluyen las identidades y se horada la confianza.

Aquel estado de cosas parece aumentar la ajenidad de la clase gobernante frente a problemas cruciales de la realidad. Ahora le toca al Frente de Todos. Entre 2017 y 2019 le sucedió a Juntos por el Cambio. Hay episodios que parecen anecdóticos. En verdad, son piezas de una bomba que podría estallar en el instante menos pensado. Hay sucesos graves que nunca fueron tomados en serio, ahora recrudecen, y amagan con poner a la Argentina a un paso del abismo.

Veamos los casos. En medio de enormes privaciones y un cuadro dramático de pobreza, Cristina se hizo adjudicar el cobro de dos pensiones vitalicias de “rango presidencial”. Las obtuvo después de un recorrido judicial que incluyó un veredicto a favor del procurador del Tesoro, Carlos Zannini, un vacunado VIP, y la prescindencia de la camporista y titular de la ANSeS, Fernanda Raverta, para apelar la resolución. Algo que jamás olvida en los 300 mil juicios por actualización de haberes que duermen en aquella entidad.

La vicepresidenta recibe $ 2.500.000 mensuales desde marzo. Tendrá un retroactivo de $ 125 millones por la objeción judicial, cerrada en sólo 4 meses, nacida en épocas del gobierno de Mauricio Macri. Un contraste flagrante con los $ 26 mil pesos que recibe el 70% de los jubilados argentinos. Con ese dinero deben sobrevivir en un país cuyo ingreso familiar para cubrir las necesidades básicas oscila en $ 70 mil.

La desigualdad no involucra solo a Cristina. Algunos otros datos exhiben su carácter estructural. El ex juez de la Corte Suprema, Raúl Zaffaroni tiene una jubilación de 1.195.000 pesos. El condenado ex vicepresidente, Amado Boudou, embolsa $ 422.000. La nómina sería interminable. No incluye únicamente a dirigentes del turno oficialista.

Aquella resolución discrecional, más allá de sus fundamentos legales, espolea el estado de ánimo predominante en la sociedad que todas las encuestas siguen registrando, aún después de la catarsis de las PASO. Un sentimiento de bronca, de repudio ante el cual el “plan platita” no parece constituir un sedante. La premura de la vicepresidenta por liquidar ahora su situación jubilatoria tenga, tal vez, que ver con eso: los comicios de noviembre probablemente consoliden su debilidad. La maniobra podría resultar entonces más riesgosa que ahora.

Un polvorín llamado Rosario

La persistencia de la bronca desatendida puede derivar en reacciones furibundas. También irracionales. Se observó en una cuestión más grave que la desigualdad de haberes. La puja entre la vida y la muerte. Afloró en reclamos por la inseguridad, mientras Aníbal y Berni parecen entretenerse intercambiando dibujitos. El estallido ocurrió en Rosario, una ciudad conmovida hace una década por la criminalidad narco. La mecha fue el asesinato de un arquitecto de 34 años cuando iba a guardar su auto en un garaje del barrio de Arroyito. Delito frecuente.

En una marcha en reclamo de seguridad en Rosario, el Gobernador de Santa Fe Omar Perotti y Pablo Javkin y el Intendente de Rosario, fueron echados por la multitud. Foto: Juan José García

En una marcha en reclamo de seguridad en Rosario, el Gobernador de Santa Fe Omar Perotti y Pablo Javkin y el Intendente de Rosario, fueron echados por la multitud. Foto: Juan José García

Una muchedumbre marchó protestando por las calles de aquella ciudad. Con ánimo belicoso. El gobernador peronista Omar Perotti y el intendente radical, Pablo Javkin, salieron con buena voluntad a dar explicaciones. Fue inútil. Atronó, como en 2001, el grito de “que se vayan todos”. Sin distinción de oficialismo y oposición. También, los reproches por la liberación de presos. Con la obnubilación que provoca la bronca retenida. Un detalle: la Policía es provincial. El alcalde de Rosario carece de fuerzas propias para enfrentar la delincuencia. Poco le interesa al ciudadano común. Menos, a los familiares de las víctimas.

Las estadísticas son, en ese sentido, muy elocuentes. Santa Fe acumula en este año 290 asesinatos. Del total, 168 sucedieron en Rosario. Es la ciudad que, comparativamente con el 2020, más creció en homicidios dolosos: un 20%. Se mezclan los cometidos por narcos y los de delitos comunes.

Nadie conoce, a ciencia cierta, si aquella tragedia es patrimonio de Santa Fe. O si se replica oscuramente en otras geografías. La provincia lleva en ese tema estadísticas actualizadas cada semana. En Buenos Aires, por caso, los últimos datos disponibles oficiales que elabora la Procuración son del 2020. El año más duro de la pandemia. Hay intendentes que con información del 911 (llamadas de emergencia), las fiscalías y comisarías arman su composición del delito.

La Policía Bonaerense vuelve a evitar su presencia en lugares pesados del Conurbano, donde crecen denuncias por narco menudeo, violencia entre vecinos y violencia intra-familiar. La ausencia de vigilancia motiva el desplazamiento de hombres bravos. Raúl Martín Rivera, Alias Dumbo, acusado de ser jefe de una organización narco criminal que aterrorizó a Villa Lugano, intentó asentarse en la zona de Lanús. Por una infidencia supo que iba a ser capturado. Desapareció.

Aníbal reprocha esa situación a Berni cuando el ministro de Seguridad bonaerense lo torea. Este le responde con la indulgencia del Gobierno nacional frente a los sucesos de violencia en la Patagonia. O la falta de conducción de las fuerzas de seguridad. Fernández dijo haber enviado 575 gendarmes para ayudar en Santa Fe. Perotti no ha podido constatar esa cifra. Tampoco comprende la estrategia: los efectivos recorren las calles más céntricas de Rosario, alejados de donde ocurren los crímenes y la lucha de bandas.

Equipo económico con más desacoples

Esos desacoples, en plena campaña, son evidentes en casi todas las áreas del poder. El avance de Feletti y su segunda, Débora Giorgi, suena descomedido sobre el equipo económico que aún conserva el Presidente. Aunque parezca aventurado, se podría insinuar algo: aquellos funcionarios sueñan (¿con la venia de Cristina?) ocupar los sillones de Guzmán y del ministro de Producción, Matías Kulfas luego de la derrota que presienten en noviembre. Se conoce una anécdota que desnuda la ambición del par de funcionarios. Cuando se dispuso el congelamiento de precios para 1.500 productos, Kulfas recibió una nota de Feletti con la siguiente indicación: “Mirá todo. Está aprobado por Cristina”.

La mayor incertidumbre que plantearía esa ofensiva radica en el acuerdo pendiente con el Fondo Monetario Internacional por la deuda. Alberto y Guzmán viajaron a Roma a la cumbre del G-20 y dialogaron con la titular del organismo, Kristalina Georgieva. Pero están, incómodos, con un pie en cada orilla: insisten en el exterior con la voluntad de un acuerdo; lo relativizan hasta el límite cuando actúan en el plano local.

En su última reunión con empresarios Alberto dijo que faltaban detalles para cerrar la coincidencia. Cristina y La Cámpora le cercaron ese optimismo en el acto de recordación de la muerte de Néstor Kirchner. Estamparon el eslogan “Primero se crece, después se paga”. El Presidente se ultrakirchnerizó. Dejó la posibilidad de un acuerdo en la banquina. Se acomodó al auditorio. Como lo hace siempre. Una seria dificultad para reponer la confianza en el exterior que hoy no existe.

Alberto Fernández durante la reunión en Roma con la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

Da la impresión que en esta recta final de la campaña el esfuerzo del Presidente y los candidatos del Frente de Todos estaría colocada antes en retener su núcleo duro de votantes que en un crecimiento que le permita atenuar la derrota o dar vuelta la elección. Los intendentes del Conurbano trabajan a destajo. La chapucera peripecia judicial con Macri por la causa de supuesto espionaje apuntaría a contentar a la misma clientela.

El esfuerzo no se reflejaría todavía en las encuestas que maneja el propio oficialismo. El paisaje está como en septiembre. Con variantes mínimas. Un trabajo de la Universidad de San Andrés disparó un detalle: muestra una brecha entre Diego Santilli y Victoria Tolosa Paz en Buenos Aires que se estiraría a 5,5%. Nadie en el Gobierno posee la expectativa de dar vuelta la elección. Ruegan que la debacle no sea superior a la de septiembre. Repiten una frase que hizo resonar Manzur: “Ojalá que Dios nos ayude”.

Eduardo Van Der Kooy

Fuente

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Último artículo