Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Semejanzas y diferencias entre el ex presidente en Dolores y la primera aparición judicial de la Vicepresidenta.

El país que gira en círculos y nunca avanza acaba de vivir otra experiencia de espejos. Mauricio Macri fue a declarar ante la Justicia de Dolores por supuestos actos de espionaje contra familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan. El ex presidente se negó a hacerlo en la primera fecha asignada y se presentó en el juzgado recién a la tercera citación judicial. Antes de declarar, hizo un acto político con algunos dirigentes cercanos y habló como si fuera un candidato electoral.

Finalmente, Macri no debió responder preguntas ni llegó a entregar su declaración por escrito como estaba planeado. Y terminó criticando al poco competente juez Martín Bava, quien en su apuro por cumplir con el encargo de procesarlo, ni siquiera había pedido habilitar el secreto sobre los datos de inteligencia, una decisión imprescindible cuando los acusados van a ser indagados por asuntos de espionaje.

Es inevitable hacer la comparación. Cristina Kirchner fue a declarar el 14 de abril de 2016 por la causa de fraude al Estado con operaciones de dólar futuro. En vez de hacer el acto político antes, lo hizo después de la presentación y habló a una multitud de militantes congregados frente al tribunal de Comodoro Py. Como Macri, se negó a responder preguntas, entregó una declaración por escrito y criticó al juez federal Claudio Bonadio, al que calificó de “pistolero” por su afición a las armas.

Una de las coincidencias más llamativas entre un acto político y el otro es que ambas militancias cantaban estribillos parecidos. “Mauricio no se toca”, gritaron los macristas en Dolores. “Cristina es del pueblo y no la toca nadie”, tronaban hace cinco años los kirchneristas, después de insultar al juez ya fallecido. Ella lanzó su libro “Sinceramente” y eligió como escudo a Alberto Fernández para intentar, y conseguir, su regreso al poder. El lanzó su libro “Segundo tiempo”, y deja correr el mensaje de que su gobierno no fue tan malo y merece otra chance.

Ellos odian que los comparen y creen que el peor insulto es que se insinúe que puedan llegar a ser lo mismo. Pero lo cierto es que Macri y Cristina se buscan políticamente y, evidentemente, se encuentran. Se necesitan, se alimentan el uno del otro y las pantallas repiten sin cesar las imágenes de una Argentina enamorada del espejo retrovisor.

En el peor momento de Cristina, arrinconada por causas judiciales y con la imagen por el subsuelo, Macri privilegió la contienda política con ella creyendo que así sacaba ventajas. Creyó mal y la terminó victimizando. Cristina dio la batalla primero para convertirse en senadora y luego llegó a vicepresidenta, dentro de un frente peronista en el que hace y deshace a su antojo.

Desde que está en el poder, Cristina busca vincular a Juntos por el Cambio con Macri creyendo que así le resta posibilidades a la coalición opositora. El resultado de las PASO y, probablemente, el de las elecciones de noviembre señalan que la estrategia kirchnerista también luce equivocada. El “ah, pero Macri” se convirtió en uno de los ejes exitosos de la campaña.

Quizás la mayor diferencia entre ambos universos pueda estar en los liderazgos. El de Cristina es excluyente y su protagonismo de casi dos décadas ha reducido a la mínima expresión al peronismo. Ni los gobernadores, ni Sergio Massa y mucho menos Alberto han podido generar algún atractivo político alternativo. O no pudieron, o no se animaron.

Macri ha mostrado hasta ahora una mayor apertura. Participa como uno más en la mesa nacional de Juntos por el Cambio y ayudó a que no hubiera internas en el PRO cuando se definieron las listas de candidatos en la Ciudad y en la Provincia. Si el resultado electoral es favorable para la oposición en noviembre, habrá una discusión inevitable con Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Alfredo Cornejo, Gerardo Morales, Martín Lousteau y hasta con Facundo Manes para definir la candidatura presidencial del 2023.

Fue Cristina la que diseñó y definió el rumbo del gobierno del Frente de Todos. Los pésimos resultados están a la vista. A Macri le toca decidir si apuesta a consolidar una coalición opositora sólida. Una que pueda gobernar mejor de lo que le fue a él o si se deja atrapar por el narcisismo político que nos tiene sumidos en casi un siglo de decadencia.

El país que gira en círculos y nunca avanza acaba de vivir otra experiencia de espejos. Mauricio Macri fue a declarar ante la Justicia de Dolores por supuestos actos de espionaje contra familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan. El ex presidente se negó a hacerlo en la primera fecha asignada y se presentó en el juzgado recién a la tercera citación judicial. Antes de declarar, hizo un acto político con algunos dirigentes cercanos y habló como si fuera un candidato electoral.

Finalmente, Macri no debió responder preguntas ni llegó a entregar su declaración por escrito como estaba planeado. Y terminó criticando al poco competente juez Martín Bava, quien en su apuro por cumplir con el encargo de procesarlo, ni siquiera había pedido habilitar el secreto sobre los datos de inteligencia, una decisión imprescindible cuando los acusados van a ser indagados por asuntos de espionaje.

Es inevitable hacer la comparación. Cristina Kirchner fue a declarar el 14 de abril de 2016 por la causa de fraude al Estado con operaciones de dólar futuro. En vez de hacer el acto político antes, lo hizo después de la presentación y habló a una multitud de militantes congregados frente al tribunal de Comodoro Py. Como Macri, se negó a responder preguntas, entregó una declaración por escrito y criticó al juez federal Claudio Bonadio, al que calificó de “pistolero” por su afición a las armas.

Una de las coincidencias más llamativas entre un acto político y el otro es que ambas militancias cantaban estribillos parecidos. “Mauricio no se toca”, gritaron los macristas en Dolores. “Cristina es del pueblo y no la toca nadie”, tronaban hace cinco años los kirchneristas, después de insultar al juez ya fallecido. Ella lanzó su libro “Sinceramente” y eligió como escudo a Alberto Fernández para intentar, y conseguir, su regreso al poder. El lanzó su libro “Segundo tiempo”, y deja correr el mensaje de que su gobierno no fue tan malo y merece otra chance.

Ellos odian que los comparen y creen que el peor insulto es que se insinúe que puedan llegar a ser lo mismo. Pero lo cierto es que Macri y Cristina se buscan políticamente y, evidentemente, se encuentran. Se necesitan, se alimentan el uno del otro y las pantallas repiten sin cesar las imágenes de una Argentina enamorada del espejo retrovisor.

En el peor momento de Cristina, arrinconada por causas judiciales y con la imagen por el subsuelo, Macri privilegió la contienda política con ella creyendo que así sacaba ventajas. Creyó mal y la terminó victimizando. Cristina dio la batalla primero para convertirse en senadora y luego llegó a vicepresidenta, dentro de un frente peronista en el que hace y deshace a su antojo.

Desde que está en el poder, Cristina busca vincular a Juntos por el Cambio con Macri creyendo que así le resta posibilidades a la coalición opositora. El resultado de las PASO y, probablemente, el de las elecciones de noviembre señalan que la estrategia kirchnerista también luce equivocada. El “ah, pero Macri” se convirtió en uno de los ejes exitosos de la campaña.

Quizás la mayor diferencia entre ambos universos pueda estar en los liderazgos. El de Cristina es excluyente y su protagonismo de casi dos décadas ha reducido a la mínima expresión al peronismo. Ni los gobernadores, ni Sergio Massa y mucho menos Alberto han podido generar algún atractivo político alternativo. O no pudieron, o no se animaron.

Macri ha mostrado hasta ahora una mayor apertura. Participa como uno más en la mesa nacional de Juntos por el Cambio y ayudó a que no hubiera internas en el PRO cuando se definieron las listas de candidatos en la Ciudad y en la Provincia. Si el resultado electoral es favorable para la oposición en noviembre, habrá una discusión inevitable con Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Alfredo Cornejo, Gerardo Morales, Martín Lousteau y hasta con Facundo Manes para definir la candidatura presidencial del 2023.

Fue Cristina la que diseñó y definió el rumbo del gobierno del Frente de Todos. Los pésimos resultados están a la vista. A Macri le toca decidir si apuesta a consolidar una coalición opositora sólida. Una que pueda gobernar mejor de lo que le fue a él o si se deja atrapar por el narcisismo político que nos tiene sumidos en casi un siglo de decadencia.

Fernando Gonzalez

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: