Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Hoy, en esta Argentina, los movimientos sociales son más numerosos que la CGT. Pérsico, Grabois, Menendez se refriegan las manos.

Es entre gracioso e indignante que, en los debates, los candidatos hablen “del problema del empleo”. Ninguno de ellos estuvo, alguna vez, sin laburo. Hace muchos años preguntaba en la radio, en las entrevistas con legisladores o con el mismo ministro de Trabajo:

─¿Estuvo sin trabajo alguna vez?

La respuesta, antecedida por una risa incomoda era:

─Noooo. Nunca busqué trabajo.

Estuve, en mi juventud, varias veces sin trabajo. Escuché una vez que me decían: “Usted está sobrecalificado para este puesto”. Recién a los 26 años -despues de la fundación de Página 12- sentí que siempre iba a poder vivir de este trabajo. Pero empecé a laburar a los catorce.

Estar sin trabajo es no pertenecer a ningun lado, uno acumula sonrisas profesionales diciendo que ya van a llamar. Y nunca llaman. Estar sin laburo es caro: uno debe gastar lo poco que tiene en bondi, comer algo por ahí, volver. La desazón es inevitable.

La relación entre la falta de empleo y uno mismo como sujeto es azarosa: pueden echarte sin ningún motivo, por práctica laboral. Un día llegué a un diario donde era colaborador y el tipo de seguridad me dijo que tenía que sacar mis cosas. Después supe que siempre hacían eso para evitar que, por convenio, uno quedara como efectivo. Es horrible que no te dejen pasar. Es humillante.

Pero bueno, en eso estamos: un montón de gente que siempre tuvo trabajo promete que va a conseguirle trabajo a los demás.

Hace diez años que en Argentina no se crea empleo formal privado. Lo único que creció fue la demanda en el sector público y, muchísimo más, el cuentapropismo y el trabajo en negro.

Hoy, en esta Argentina con la mitad de pobres, los movimientos sociales y de desocupados son más numerosos que la CGT, que está por sumar a la UTEP (Unión de Trabajadores de la Economía Popular) dentro de su conducción.

Pérsico, Grabois, Menendez se refriegan las manos. Mientras tanto la llamada “economía popular” (no entiendo aún de qué se trata, cómo puede haber una economía popular y otra…¿elitista? ¿Acaso la plusvalía no existe en ambas? ¿Son empleos de segunda mano?) logró que el gobierno:

– Acredite en la cuenta de la Asignación Universal por Hijo los fondos de la tarjetas Alimentar (que eran solo para comida).

– Iniciar la conversión de planes sociales en empleo, algo que se complementa con un proyecto de ley presentado por Massa en el Congreso.

– Ultimar detalles de un proyecto sobre “monotributo inclusivo” con el objeto de formalizar a 6,4 millones de trabajadores en negro.

Abarcará a a quienes tengan ingresos de hasta 64 mil pesos, que podrían acceder al monotributo de manera gratuita por dos años. Pensar que la gente trabaja en negro porque quiere, también es ingenuo y torpe: la gente trabaja en negro porque no le queda otra, acepta ganar menos porque al menos gana algo,y las pequeñas y medianas empresas que así pagan lo hacen básicamente por el exceso de presión impositiva y la imposibilidad de despedir.

Todo lo que un argentino produce, desde enero a junio, va para el Estado en impuestos: así es dificil que se logre formalizar a nadie.

El Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Cordoba observa que “el 82% de los trabajadores informales que reciben planes y programas sociales realiza tareas elementales y oficios de baja calificación, de difícil inserción en el mundo laboral formal”. El 95% de ese universo, que trabaja o busca trabajo, tiene un nivel educativo medio y bajo; a lo sumo completaron el secundario.

“Cuando voy a los barrios, a los más humildes, de cinco personas que veo, una me pide chapas, otra comida y las otras tres laburo”, le dice a Clarín un intendente peronista del conurbano.

La discusión sobre la ley laboral es un tabú en el oficialismo, donde se ha instalado una grieta interna. “Yo tengo un supermercado en Caseros (…) Tenemos a todos en blanco y es un dolor de cabeza pagar los salarios más las cargas sociales (…) Yo no quiero que sea más fácil despedir, pero tampoco que cuando vos despidas a alguien te tengas que fundir porque te hacen juicio por cosas que son inexistentes y siempre tienen la razón”.

Esto no fue dicho durante un oscuro complot de empresarios, sino por Diego Brancatelli, militante k de la primera hora, panelista de Intratables. Todo el mundo es de izquierda hasta que tiene que poner su plata.

En esta selva, la solución que el gobierno propuso para la economía fue prorrogar la industria del telgopor en Tierra del Fuego e inaugurar un free-shop en Río Gallegos. El telgopor, la caja de cartón y -solo en algunos pocos casos- el manual en español representan la “industria argentina” de los ensambladores de la isla. Suena ridículo pero en China hacen el producto, lo pasan por control de calidad, lo desarman y lo mandan. Aquí se arma con un mapita.

En Tierra del Fuego están exentos del IVA, Ganancias, Impuestos Internos y derechos de importación. En 2022 eso le costará al Estado 220.482 millones de pesos. Se emplea, en total, a 8.500 personas. Si se divide lo que le cuesta al Estado por cada trabajador eso permitiría mandarle a cada uno a su casa $ 17.732.117 por año. El kirchnerismo siempre defendió este régimen y ahora lo prorrogó hasta 2038.

Cristina, por su parte, se dedicó al free shop o “zona franca minorista” en Río Gallegos. Allí se podrá comprar productos libres de impuestos con un cupo de hasta 600 dólares por mes, al dólar del Banco Nación. El free shop absorberá parte del alicaído comercio de la zona en una competencia desleal.

Mientras en todo el país el empleo privado se contrajo, el público y el cuentapropismo crecieron un 30%.

Jorge Lanata

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: