Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Good news, se relanzó la campaña. No hay padecer económico, político o social que no resulte más tolerable con la vuelta a escena de los candidatos. Yo extrañaba a la madre de Randazzo, las revelaciones hot de Tolosa Paz y la transparencia con que Cinthia Fernández, la tanguera, nos mostró cuánto vale por fuera y por dentro. Extrañaba los spots, las promesas y, sobre todo, esas apasionantes tandas en radio y TV, que son espacios gratuitos para las agrupaciones políticas, pero por los que yo estaría dispuesto a pagar. En mi casa ya saben: si estoy escuchando una de esas tandas, está prohibido interrumpirme.

Lo interesante de esta campaña es que arrancó distinta. Muy distinta. En general, la atención de los observadores y de la crónica diaria está puesta en las declaraciones de los candidatos, en sus desplazamientos y discursos, todos urdidos en laboratorios multidisciplinarios de marketing (con perdón del marketing). Ahora no: la atracción del momento es la Casa de Moneda, porque un apagón de luz, una tuerca que se afloja o un empleado que llega tarde pueden poner en riesgo la estabilidad emocional de millones de votantes. Las máquinas están imprimiendo con tanta intensidad que muchos billetes ya salen cansados.

Otro rasgo diferencial es que volvió a hablar el Presidente; hablar en un acto y con un micrófono, digo. Pobre, la semana pasada lo habían mandado a timbrear al conurbano, y a tener que oír de los vecinos recibimientos como este: “Señor, ¿nos invita a la próxima fiestita de Olivos?”. Él, paciente, ponía la mejor cara y respondía todas las inquietudes. “Alberto, necesitaríamos más planes”. ¡Laburen, vagos! “¿Está contento con volver a ser padre?” Feliz, pero como van las cosas no sabemos si nacerá en Olivos, en el dos ambientes de Fabiola o en Martín García. “¿Harán algo contra la inseguridad?” Seguramente. “¿Se reconcilió con Cristina?” Nunca más me voy a pelear con ella, porque no nos hablamos.

«El Gobierno guarda un as en la manga que puede dar vuelta las elecciones del 14 de noviembre: un anuncio rutilante»

Intentó ganar protagonismo recibiendo a L-Gante, pero lo mató un meme cruel, ya postulado como meme del año: en la foto de arriba, Menem con los Rolling Stones, y la paridad cambiaria de entonces: “1 a 1″; en la de abajo, él con el cumbiero y la paridad actual: “185 a 1″. ¿Se puede volver de eso? Para el profesor, no hay imposibles. Es presidente.

Anteayer consiguió, por fin, empuñar nuevamente la palabra frente a una multitud. Vio a esas 40.000 personas llevadas por movimientos sociales y se arrepintió de haber llamado vagos a los que le reclamaron planes: ir a escucharlo a él es un trabajo. Seguí su discurso con muchísima atención, pero apenas pude retener eso de que estaba “peleando con el Fondo Monetario”. Tiembla el mundo: dos titanes en pugna. En el acto en el estadio de Nueva Chicago también emergió del silencio Vicky Tolosa, a la que ahora le guionan hasta lo que dice cuando duerme. Los tópicos de su discurso fueron el control de precios, modelos de desarrollo, la obra pública. Defraudó. La muchachada esperaba un reality, algún exceso, más detalles sobre el tipo de relacionamiento preferido de los peronistas.

Diseñar la campaña del Frente de Todos no es fácil. A Alberto lo prefieren oculto y callado. Cristina no quiere ponerle su cara, su voz y su destino a la derrota. Los candidatos de las dos principales listas llevan la hecatombe de las PASO tatuada en la frente. Manzur se despierta a las 5, pero a la hora de vender algo nadie piensa en él. Guzmán… En la semana del recontra cepo al dólar, de mayores restricciones a las importaciones y de la amenaza de mandar interventores a las empresas, Guzmán dijo que la derecha coarta las libertades. Seguí en lo tuyo, campeón. ¿A quién sacan a la calle a pedir votos, entonces? Grave problema. ¿A Aníbal Fernández? ¿Al exgobernador Kicillof? ¿A Maximito? Después de no reunir el quorum para tratar el etiquetado de los alimentos, el heredero recibió un whatsapp de su madre: “Funcionarios que no funcionan… y legisladores que no saben juntar legisladores”.

Por eso, en el Frente de Todos tercerizaron la campaña: les dieron los papeles protagónicos al director de la Casa de Moneda, al presidente del Banco Central y a jueces dispuestos a que sus fallos se conviertan en spot. Con la absolución en el caso del pacto con Irán no me meto porque leí la nota que Alberto publicó el 16 de febrero de 2015 en la nacion y me convenció de que Cristina era totalmente culpable, y después, ya presidente, lo oí defenderla y me convenció de que es totalmente inocente. Ante los fundamentos de un buen jurista, me inclino.

El kirchnerismo guarda un as en la manga, la carta que puede dar vuelta las elecciones del 14 de noviembre. Es un anuncio rutilante, que dirá más o menos así. “Ya asistimos al renacer de la economía, la salud, la educación y la seguridad. Ahora, argentinos, argentinas, estamos en condiciones de confirmar que también ha resurgido en el país el terror como legítimo modo de expresión. Miren al sur, miren a los entrañables mapuches que luchan por su reivindicación ancestral. Jóvenes idealistas dispuestos a todo. No están solos. Su causa es nuestra causa. Nosotros lo hicimos”.

Es cierto: el Gobierno lo hizo.

Carlos M. Reymundo Roberts

Fuente