Una conjetura sobre la Argentina económica 2022-2023

La toma de decisiones no se agota en el resultado del 14 de noviembre próximo porque también se basa en lo que cabe esperar durante los dos años que restan de la presidencia de Alberto Fernández

Hacen muy bien los dirigentes y candidatos de Juntos por el Cambio de no bajar la guardia hasta la medianoche del 14 de noviembre próximo; no sea cosa que les ocurra lo que le pasó al equipo de Independiente, que iba ganando 3 a 1 y, en tiempo de descuento, Vélez Sarsfield empató el partido.

Pero quienes adoptan decisiones económicas necesitan hoy responder el siguiente interrogante: ¿cuál es la probabilidad de que el oficialismo, en la próxima elección, dé vuelta el resultado de las PASO, de septiembre pasado? Imposible saberlo… con decimales.

Pero la probabilidad es tan baja que hay que adoptar las decisiones en base a que no lo logrará, cometiendo un error si lo logra. Pero también se equivoca quien decide en base a que lo logrará, si no lo logra.

La toma de decisiones no se agota en el resultado del 14 de noviembre próximo porque también se basa en lo que cabe esperar durante los dos años que restan de la presidencia de Alberto Ángel Fernández.

Diferenciemos entre las medidas y los resultados. Un presidente irremediablemente debilitado, con funcionarios del área económica que no funcionan como equipo, le pone un techo a lo que cabe esperar del Gobierno. De ahí para abajo, dependerá de las circunstancias, y de la respuesta de las autoridades a los desafíos.

Al respecto, es muy importante el rol que, a partir del 10 de diciembre de 2021, juegue la oposición. No solamente no votando las iniciativas del oficialismo, inspiradas en los objetivos personales de la vicepresidenta de la Nación, o delirios sin fundamento, sino votando leyes que, aún en un contexto de escasa credibilidad en el Poder Ejecutivo, encarrilen algunas de las principales distorsiones económicas.

En cuanto a los resultados, la realidad es heterogénea. No les va igual a los diferentes sectores; a quienes fabrican diferentes productos dentro de un mismo sector y ni siquiera a quienes elaboran un mismo producto. Porque la micro también importa y, junto a las realidades objetivas, opera la actitud con la cual los seres humanos enfrentamos los desafíos.

¿Llegaremos al 10 de diciembre de 2023; sufriremos una hiperinflación antes de esa fecha; qué podría llegar a hacer un equipo económico más idóneo en condiciones de debilidad política? Excelentes preguntas que distraen porque no tienen contestación. Focalicemos la atención en los problemas existentes, que no son pocos.

Juan Carlos de Pablo

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Cristina Pérez: “En el fondo, Cristina nunca traspasó el poder”

Vie Oct 8 , 2021
La periodista Cristina Pérez reflexionó en su editorial de “Confesiones en la Noche” sobre la actitud del Gobierno luego de haber perdido en las PASO y qué podría pasar en noviembre. Al comenzar su editorial de “Confesiones en la Noche”, Cristina Pérez sentenció: “El Gobierno llegó a su callejón sin […]

TE PODRIA INTERESAR

Comentarios recientes