Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

La inflación, la caída del poder adquisitivo y los problemas laborales golpean sobre la capacidad de cumplimiento.

Jujuy al día® – Mientras la pandemia da un respiro, en muchos sectores de la sociedad la economía sigue obligando a apretar el cinturón. La alta inflación, la pérdida de poder adquisitivo y las perspectivas negativas de empleo se conjugan para dificultar las posibilidades de hacer frente a las deudas. Así, la morosidad de empresas y familias con el sector bancario viene subiendo en los últimos dos meses.

Según datos del Banco Central, el ratio de irregularidad del crédito al sector privado para el sistema financiero aumentó a 5,4% en julio, 0,6 puntos porcentuales por encima del registro del mes anterior.

En las familias la morosidad llega al 5%, un punto porcentual más que en junio, y en las empresas este indicador es del 5,8%. En créditos personales la mora llega a 7% y en hipotecarios es de solo 1,3%.

La pandemia había abierto un compás de espera para los deudores que se cerró a finales de mayo de este año. En junio concluyó el esquema transitorio que el Central había establecido en el comienzo de la cuarentena y que permitía aliviar la situación de los deudores. De este modo, desde junio se normalizaron los parámetros para medir la irregularidad en el sistema crediticio.

En mayo, la consultora Moody’s había advertido que la situación se complicaría cuando terminaran las medidas paliativas del BCRA. «No obstante, entendemos que este efecto se verá mitigado por los elevados niveles de previsionamiento que en conjunto el sistema financiero posee sobre su cartera en mora, como también por la recuperación en el nivel de actividad general, la cual tendrá un impacto positivo en la capacidad de pago de los deudores».

Los datos del Informe de Bancos muestran que a partir de junio la morosidad empezó a incrementarse. Para las familias ese mes pasó de 3% a 4,1%. La irregularidad más alta se registró en los créditos personales, donde llegaba en junio a 5%, seguida por las tarjetas de crédito, con 4,8%. La más baja era para préstamos prendarios, con tan solo el 1,9%, seguida por hipotecarios con 0,9%.

Los datos de julio muestran un panorama aún más preocupante, con una morosidad en las familias de 5%. Esto implica que de un mes a otro creció 22% la cantidad de hogares con problemas para pagar sus deudas bancarias.

En el caso de los préstamos personales, en 30 días la morosidad pasó de 5 a 7,1%, un salto de 42%. Para las tarjetas, casi no hubo cambios, solo un avance de 4,8% a 4,9%. Para los prendarios, la mora se duplicó de 1,9% a 3,8%. Y para las hipotecas pasó de 0,9% a 1,3%, un salto de 39%.

En las empresas, en julio hubo un avance de solo 0,1%, respecto del registro de junio, a 5,8%.

Todavía existe un paraguas que cubre a los sectores que siguen golpeados por la pandemia. La razón es que aún continúa vigente una medida de alivio financiero para los deudores que sean empleadores alcanzados por el programa REPRO II, que les da la posibilidad de trasladar al final de la vida del crédito las cuotas impagas.

Aldo Abram, economista de la Fundación Libertad y Progreso, señala que «no es extraño que con la caída que ha tenido el poder adquisitivo de los trabajadores en los últimos dos años hoy tengan problemas para pagar sus deudas».

«Lo que está haciendo que los trabajadores pierdan poder adquisitivo es el hecho de que el Banco Central financia los excesos de gasto del gobierno central, lo que genera alta inflación y reduce la capacidad de compra de los pesos que la gente tiene», apunta Abram.

A la pérdida de poder adquisitivo se suma que «hace rato que la inversión viene muy baja, lo que hace que en el tiempo se produzca menos y por lo tanto se gane menos». Para Abram «estos dos factores han hecho que la población en general se haya visto empobrecida, y obviamente la población empobrecida tiene más dificultades para pagar sus créditos».

«Lo mismo pasa con las empresas. Si bien hemos visto una recuperación con respecto al piso del segundo trimestre del año pasado, la realidad es que hay muchísimas empresas, particularmente en servicios, que están muy mal», remarca Abram. «De hecho el nivel actividad sigue siendo inferior al de antes de la pandemia, por lo que no es de extrañar que también las empresas tengan problemas para pagar sus créditos».

Más deudas con bancos públicos

​El informe muestra que la morosidad es más alta en los bancos públicos, donde llega a 8%, contra 5,7% de promedio del sistema , mientras que en los privados es mayor en los nacionales -4,2%- que en los extranjeros -3.5%-.

Estos datos de suba de la morosidad son esgrimidos por los bancos para justificar por qué no aumentan los límites de gasto de los usuarios de las tarjetas de crédito. El tema generó rispideces con el Gobierno en las semanas previas a las PASO, porque muchos usuarios se encontraron con que no podían acceder al programa de Ahora 12 que promueve el Gobierno para estimular el consumo porque el límite de sus plástico es insuficiente.

En ese sentido, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, aseguró que ya están trabajando con el Banco Central con el objetivo de que «no se les ponga límites desde los bancos al programa Ahora 12.

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: