Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Hugo R. Calvó

Cumplir hoy 21 años significa que nuestra tarea se inició en un tiempo (año 2000) en que la argentina sufría un terrible descalabro económico y social. Época esta que no se configuraba como la mejor para emprender ni para poner a prueba ideas que, en el mejor de los casos, no tenían nada para cosechar a corto plazo. Todo parecía entonces muy lejano. Pese a esto nos animamos a sentar las bases de un proyecto que casi nadie entendía y mucho menos se compartía pero que hoy festeja un nuevo aniversario.

El tránsito desde el cero al veintiuno no fue inocuo, se experimentaron muchos aciertos y alegrías, pero también desaciertos y tristezas. Pero todo nos ha servido para consolidar convicciones e ideas. Nos fortaleció.

Hoy Jujuy al día ya no se explica (Cuando comenzábamos normalmente se nos confundía con una FM o con la idea de un diario analógico (papel) que nunca habían leído), Es fuente de información de múltiples medios e individuos de todo el mundo que necesitan saber que pasa en Jujuy.

Mantener nuestra línea editorial –sólo publicar lo que ocurre o se vincula con Jujuy- nos ha generado ese espacio y la fidelidad de aquellos que no necesitan buscar entre noticias nacionales e internacionales alguna que sea local. Esa especialización –línea editorial- no nos había permitido por mucho tiempo salir de la idea de diario de la mañana e ingresar a la dinámica presente de actualizar permanentemente pues el contenido local tiene sus dificultades para que sea fluido. Pero el compromiso y respeto por los lectores de nuestra provincia nos negaba quebrar una línea que muchas decenas de miles de personas eligieron desde hace 21 años.

En el título se menciona el concepto y la palabra existencia, pero no como un mero estar en el mundo, ni como una presencia, no, sino como algo que esta porque alguien quiere que este. Ese alguien que da la existencia porque le importa, porque le corresponde, ese no es otro que todo el tiempo se informa con Jujuy al día. Ese es Ud. amigo lector. Por eso hoy le agradecemos y también mañana y todos los días porque sin Ud. no estaríamos de festejo.

Los reconocimientos que todos los años hago, este también lo tendrán. A Juan Pablo, Leonardo, Sofía y Maru, verdaderos remeros de la vida e incondicionales sostenedores de una forma de hacer periodismo, gracias.

No estaría completo el agradecimiento sin mencionar a los cinco amores que alegran mis días, Marga, Isabela, Leonor, Benjamín y Justina (Abuela y nietos).

No quisiera dejar fuera del reconocimiento a quien apoyó desde siempre con su saber hacer y hombría de bien, Ignacio (abdoni). Nadie más que él podía haber logrado en informática y seguridad lo que se logró durante 21 años. Pero lo más importante es que es alguien a quien puedo llamar y sentir amigo.

Este año especialmente debo agradecer el respeto de nuestras fuentes de información y por habernos elegido. A los proveedores que nos aguantaron en épocas muy duras. A los avisadores que sostienen la economía del diario y el espacio de trabajo de nuestros colaboradores.

Todos conocemos la historia de David y Goliat, recogida en la Biblia. Y, aunque no la hayamos leído, sabemos bien lo que significa: es la victoria del pequeño frente al grande, del desvalido frente al poderoso, un recuerdo de que, aunque tengamos todo en nuestra contra, siempre habrá posibilidades de salir triunfante.

Así es como comenzamos esta columna, mencionando las dificultades del inicio por el contexto del país. De alguna manera hemos sido David –lo seguimos siendo- pues las circunstancias que nos daban un contexto bastante negativo se convertía en un Goliat.

Por último, queda confesar que Jujuy al día nació desde el deseo (también se puede leer como anhelo) pero fue su recorrido el que determinaba tanto su coherencia como su contradicción. Nació bajo la sombra de la incoherencia pues su contexto temporal –año 2000- indicaba que era tiempo de resguardarse, de esperar, pero, la contradicción se expresaba naciendo y es ahí donde cobraba fuerza la coherencia en la contradicción pues esta, según Derridá, expresa la fuerza de un deseo.

Hugo Calvó

Director en situación de retiro

A %d blogueros les gusta esto: