¿Y si Mauricio Macri se empecina con buscar su «segundo tiempo»?

0

A donde va, Mauricio Macri confiesa la satisfacción que le está generando esta campaña electoral, quizás la única desde que se lanzó a la arena política que no lo tiene como uno de sus protagonistas.

Silvia Mercado

Pocos le tenían confianza al ex Presidente. Muchos creían que su figura sería una mochila pesada de cargar, dados los altos porcentajes de imagen negativa que tiene en todas las encuestas. Sin embargo, al filo del cierre de campaña, cada aparición suya genera un entusiasmo que no alcanza a lograr ninguno de los candidatos. Y no es solo en el núcleo duro del PRO.

Por esas cosas de los recuerdos, Macri se fue transformando en el imaginario de los votantes. Quienes lo votaron el 27 de octubre de 2019 aún sabiendo de que perdía, eligen quedarse con las esperanzas que generó en el 2015 antes que su fracaso económico posterior. Y en una campaña excesivamente desangelada como la que se está viviendo en el 2021, su perfil se sigue recortando positivamente en un escenario sin liderazgos.

El ex mandatario «lideró un proceso político más verticalista, donde los roles de cada uno estaban bien definidos», explica a El Cronista alguien que fue parte de la mesa chica de la gestión Cambiemos mientras habitó en la Casa Rosada. A saber: «Marcos Peña se ocupaba de la estrategia, Emilio Monzó de la política y Horacio Rodríguez Larreta de la gestión. Y con los aliados se negociaba» desde un lugar superior.

Las cosas hoy son bien distintas. Rodríguez Larreta empezó a ponerse un traje que no le resulta tan cómodo («prefiere ser Presidente antes que líder»), a Peña cuesta encontrarlo en el radar y Monzó juega para la liga aliada, los radicales que quieren ver a Facundo Manes en la primera magistratura.

«Eso no quiere decir que Macri vuelva a ser candidato, pero su presencia se destaca por encima de las demás, finalmente es el fundador de un proceso que no solo llevó al PRO al poder, sino a la UCR a recuperar la confianza, buscando salir del lugar de socio menor que tuvo entre 2015-2019», es la mirada de una mujer que hoy está relegada de las decisiones pero no perdió su capacidad de análisis.

La coalición opositora creció en los últimos tiempos tanto que, incluso, hay fuertes discrepancias dentro del partido que hoy disputa su hegemonía. Otra mujer, Patricia Bullrich, aspira a ser candidata a la presidencia, cuestionando la voluntad de Rodríguez Larreta, algo que pocos dirigentes del partido se animan a discutir en privado, mucho menos en público. Ni siquiera Macri.

Finalmente, «sin el ex Presidente la maquinaria nunca se hubiera puesto en marcha», dicen cerca suyo. Y hasta el jefe de Gobierno porteño necesita de su presencia para reforzar una lista en la Ciudad de Buenos Aires que no pudo encontrarse con la garra para ganar en forma contundente.

En contraposición, Macri genera expectativas con solo aparecer, quizás porque elige las plazas donde se hace presente o -tal vez- porque el Gobierno está pasando por tantas dificultades que su sola presencia transporta al electorado a esos dos primeros años de gestión de Cambiemos, cuando María Eugenia Vidal era vista como una «leona» y la salida del laberinto parecía posible.

Pero este es otro tiempo. La coalición está en un proceso de transición en la búsqueda de un nuevo orden y no le será fácil encontrar un camino común. Si ganan, porque todos querrán quedarse con la parte del león. Si pierden, porque deberán iniciar otra sucesión y una pregunta seguirá flotando: ¿Macri se empecinará en un «segundo tiempo»?

Silvia Mercado

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.