Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

¿Qué son los Valores? Son aquellos aspectos de nuestra vida individual y comunitaria que consideramos importantes y ordenamos en una escala propia. Se estudian en una rama de la Filosofía, la Axiología o “Teoría de los Valores”.

Se pueden clasificar en Valores Personales y Valores Sociales. Entre los primeros figuran los bienes biológicos de la salud y el bienestar físico y psíquico. Y entre los segundos, están los valores Éticos, Económicos, Científicos, Religiosos y Estéticos.

En los valores Éticos se encuentran los bienes esenciales de justicia, libertad, equidad, orden, verdad, paz, solidaridad, bondad, responsabilidad, honestidad, honradez y el amor (con sentido universal), entre los más importantes.

La mayoría de los conflictos de valores surgen del entrecruzamiento entre los deseos e intereses individuales y algunas necesidades sociales.

Es muy importante conocer y manejar el tema de los valores, por las implicancias lógicas y legales que tienen en las relaciones humanas. Tendría que ser una materia incluida en la currícula escolar en todos sus niveles.

Para comprender mejor las discordancias que pueden surgir, usaremos el ejemplo de lo sucedido en las últimas Olimpíadas 2020-2021 de Tokio, que se dio en la disciplina Halterofilia (levantamiento de pesas), en la categoría femenina con más de 87 kgs. de peso corporal.

Gavin Hubbard, un hombre de 34 años de edad de Nueva Zelanda, había competido en las Olimpíadas de Londres del año 2012, en la categoría masculina y su rendimiento estuvo lejos de los primeros puestos. A los 35 años eligió cambiar de género, se declaró mujer y desde entonces se llama Laurel Hubbard. A los 42 años participó en la Copa del Mundo de Roma en el año 2020 en categoría femenina, porque había cumplido con las normas de elegibilidad de género y obtuvo la medalla de oro. A los 43 años, en las Olimpíadas de Tokio fue descalificada por fallar en el intento con 125 Kgs. (ella lo atribuyó a la edad).

Esta breve historia lleva implícita un problema muy complejo, que requiere para su análisis varios puntos de vista, sobre todo el de la Ciencia, la Psicología, la Ética y el de las Políticas de Apertura Inclusiva (estas últimas por cierto muy respetables). En un segundo paso, debemos someter estos enfoques a la luz de los Valores.

Considerando el bien de la Salud Psicofísica, dentro de los Valores Biológicos, toda persona tiene la libertad y el derecho de elegir su género de acuerdo con los Valores Éticos y con los Derechos Humanos. Eso no se discute.

En cuanto a los Valores científicos, tampoco se discuten las diferencias somáticas de mayor desarrollo osteomuscular y fuerza física (mayor en el hombre a partir de la pubertad) en igualdad de condiciones: edad, peso, altura, tipo constitucional, entrenamiento, etc. Dicha diferencia se traduce en un 30% de mejor rendimiento masculino en la fuerza física.

El cambio de género de Hubbard fue acompañado de modificaciones de su sistema hormonal mediante la castración testicular (que ahora ya no se exige), para suspender la producción de la hormona masculina testosterona y el suministro de hormonas femeninas, buscando bajar el nivel de la primera a menos de 10 nanogramos por ml y así aproximarse a los niveles femeninos. Estas medidas no resultan suficientes, ya que la fuerza física con estos complementos, disminuye solamente un 5%, es decir quedaría un 25% mayor en la persona originalmente de sexo masculino declarada de género femenino. No obstante, estas cifras hormonales fueron el argumento más importante que tuvo en cuenta el COI (Comité Olímpico Internacional), para decidir la inscripción de Laurel Hubbard en la competencia femenina. Al superponer las conclusiones de la ciencia al bien de la Justicia dentro de los Valores éticos, vemos la injusticia por significativa inequidad de fuerzas físicas a favor de Laurel, contra el resto de las competidoras y esta ventaja contradice la esencia de lo deportivo ya que se trata de una trampa.

En el marco de la Psicología se puede ver claramente el desequilibrio conceptual producido por otorgar mayor importancia al beneficio del bienestar de una participante en lugar de priorizar el perjuicio ocasionado por intensos y múltiples daños íntimos al resto. “Primum non nocere”, es una frase atribuida a Hipócrates, que traducida significa “Primero no dañar”. Otras competidoras expresaron públicamente disconformidad, enojo, frustración, humillación por impotencia e infelicidad, a causa de la injusticia flagrante cometida por el COI en la aceptación del reglamento y la inscripción de Laurel Hubbard en el torneo.

El bien ético del Orden en lo deportivo también fue incumplido, teniendo en cuenta el mayor peso filosófico negativo, antes comentado.

Conclusión: Por deseos e intereses de una persona se atentó contra el bienestar psíquico del resto del grupo y sobre la responsabilidad, la equidad y el orden que deben primar en la redacción de los reglamentos deportivos y en la inscripción de los participantes. Es posible que en el COI no se haya consultado a especialistas de primer nivel en el campo de la Axiología.

El ejemplo antes descripto en el ámbito del deporte, sirve para ayudarnos a razonar correctamente frente a la multiplicidad de casos de Conflictos de Valores que se presentan en otros aspectos de la vida diaria.

Osvaldo Dalmasso

(*) El Dr. Osvaldo Dalmasso es miembro del “Centro de Estudios de Bioética de Rafaela”; ([email protected])Fuente

A %d blogueros les gusta esto: