Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Jujuy al día® – Gastón Morales, es presidente de Cannava, Sociedad del Estado de Jujuy, la primera empresa pública dedicada a la producción estatal de derivados medicinales de cannabis, en su presentación agradeció a todas los presentes y particularmente a quien organizó el evento, el Ministro de Desarrollo Productivo de la Nación Matias Kulfas, por la invitación que extendió al gobierno de la provincia de Jujuy.

En su alocución destaco que: “Es muy grato para mi poder estar presente en este panel “público – provincial” que compartimos junto a las provincias de San Juan y La Rioja, acompañados por Natalia Del cogliano quien tiene a su cargo la articulación de asuntos productivos con las provincias.

El proceso de producción pública de cannabis medicinal de Jujuy comenzó hace casi 4 años, cuando la asociación jujeña de madres que hace años utilizaban aceites artesanales de cannabis para tratar las enfermedades de sus hijos tocó las puertas de casa de gobierno y el gobernador Gerardo Morales asumió el desafío de abordar estatalmente este fenómeno del redescubrimiento de la potencia científica y medicinal de la planta de cannabis.

En ese entonces se había sancionado recientemente la ley 27.350, a la que Jujuy rápidamente había adherido… pero el texto legal no resolvía la necesidad insatisfecha del acceso a productos seguros, eficaces y de calidad. Las provincias básicamente tenían que recurrir a la adquisición de aceites elaborados en otros países a costos exorbitantes. Aun hoy, los costos de acceso a un producto validado y aprobado siguen siendo exorbitantes.

Fue en ese contexto que la provincia decidió poner en marcha un plan provincial de producción pública de derivados medicinales de cannabis, con el objetivo de satisfacer una necesidad de salud pública y desarrollar toda la cadena productiva de su proceso en territorio provincial.

Y así, a través de Cannava, comenzó la puesta en marcha de una serie de medidas que son las que hoy le permiten a la provincia haber incorporado a su matriz productiva una nueva actividad productivo-industrial que tiene su eje en el desarrollo científico- biotecnológico.

No voy a detenerme en los detalles de cada uno de los obstáculos que tuvimos que ir superando durante el camino, que no fueron pocos. Si voy a compartir con ustedes una breve descripción de las premisas que fueron tenidas en cuenta desde el minuto 1 de este desarrollo.

1. El cannabis medicinal es un fenómeno de salud pública y su correcto abordaje requiere siempre una mirada clara de política estatal. (Que incluye cómo garantizar un acceso Justo y asequible a estos productos)

2. El cannabis medicinal es eminentemente un fenómeno científico y su correcto abordaje depende de la incorporación de fuertes componentes científicos y tecnológicos en el esquema de toma de decisiones.

3. El cannabis medicinal, a diferencia de la casuística farmacéutica tradicional, requiere de la agricultura. La selección de la genética a cultivar, los métodos agrícolas a implementar y los estándares de buenas prácticas agrícolas a cumplir son la clave para la obtención de un material vegetal estandarizado que cumpla con normas de calidad que hoy rigen a nivel internacional y que permitirán la obtención de un derivado de la planta susceptible de ser considerado de grado farmacéutico, con posibilidades de exportación.

4. La comunidad médica nacional e internacional exige un producto derivado de cannabis de grado farmacéutico, seguro y de calidad. Lograrlo exige la instalación de infraestructura industrial GMP que cumpla con las normas de calidad para la elaboración de medicamentos y equipamiento tecnológico de avanzada.

El factor común que une a estos 4 planos fundamentales de la producción del cannabis medicinal es el factor humano, el talento humano capacitado y el empleo que es capaz de generarse a lo largo del desarrollo de todo el proceso productivo.

Como se podrá advertir, esta cadena de elaboración, si es cubierta integralmente en el territorio de una provincia o de un país, tendrá un claro impacto económico positivo en distintos niveles: solo en Jujuy, con la expansión productiva de 600 hectáreas se generarán 1.500 puestos de trabajo; trabajamos junto a más de 20 empresas proveedoras de insumos con lo que también se desarrolla la cadena de proveedores nacionales; surge la posibilidad de fabricación de equipos especializados y tenemos como meta la comercialización de productos que hoy cuentan con alto valor agregado de tipo científico y tecnológico, lo que significa ingresos genuinos para la provincia.

Es innegable la dimensión que ocupa hoy el redescubrimiento de la potencia terapéutica de esta planta milenaria en los escenarios académicos, científicos, productivos y políticos a nivel global. Jujuy pudo incorporar esta actividad al proceso de diversificación de su matriz productiva.

Hoy Cannava se encuentra a pocas semanas de obtener la aprobación de los primeros lotes de aceite de cannabis de grado farmacéutico de industria nacional. Un producto pensado estatalmente y elaborado íntegramente en suelo Jujeño, por manos y mentes Jujeñas. Un producto soñado, pensado y elaborado para mejorar la calidad de vida de la población.

Además, la provincia impulsa y es partícipe de proyectos de investigación científica que fortalecen el desarrollo de la industria, con la colaboración de instituciones de jerarquía nacional como el IIMT de la Universidad Austral-Conicet, la ANMAT, el INTI y el INTA, entre otros.

ya hemos puesto en marcha la construcción de nuestro centro provincial de mejoramiento genético y banco de germoplasma, en donde la provincia comenzará en enero las actividades para la producción de semillas propias, de propiedad de todos los Jujeños y jujeñas.

Hoy tenemos a nuestra disposición un manual de cómo hay que hacer las cosas, no solo por la experiencia previa de provincias como Jujuy sino sobre todo por la experiencia previa de otros países que ya se equivocaron, lo que nos permite avanzar con mayor claridad con acciones inteligentes que potencien a la argentina en el escenario científico y productivo global vinculado al cannabis medicinal”. Finalizó