Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

“Suiza es más tranquilo, pero también es más aburrido” (Sabina Frederic, antropóloga argentina, ministra de Seguridad de la Nación, en Radio Mitre, 30 de agosto de 2021).

Pablo Vaca

“Feliz el pueblo cuya historia se lee con aburrimiento” (Montesquieu, filósofo y jurista francés, 1689-1755, autor de El espíritu de las leyes, padre de la teoría de la separación de poderes).

En Suiza -donde para comenzar a entretenerse hay cuatro idiomas oficiales: alemán, francés, italiano y romanche-, el PBI per cápita es de 86.601 dólares. Séptimo en el mundo, sólo detrás de países muy pequeños, como Mónaco, Luxemburgo, Caimán o Bermudas. El de Argentina es de 8.441 dólares. Puesto 92 en la lista que publica el Banco Mundial, según datos de 2020.

En Suiza, famosa por sus chocolates, relojes, navajas, bancos y montañas, la inflación en los últimos 40 años varió entre el -1,1% y el 6,5%. En 2020 fue de -0,7%. En nuestro país, en sólo 10 de esos 40 años hubo menos de 6,5% de inflación. En 15, tuvimos más del 100%. El año pasado sumó un 36,5%. Hoy, anualizada, va por el 51%.

En Suiza, donde gracias a su reconocida neutralidad se instalaron desde la Organización Mundial de la Salud hasta la Organización Internacional del Trabajo, pasando por la FIFA, el Comité Olímpico Internacional y la Organización Mundial Scout, sin olvidar a la Cruz Roja, por supuesto, tienen al 51,3% de la población vacunada con dos dosis contra el Covid. Fueron casi 11.000 los suizos muertos por la pandemia, 1.264 por millón de habitantes. Acá, con el 30.9% de la población con las dos dosis, se superan los 111.000 muertos, 2.472 por millón de habitantes.

En Suiza, cuna de algunas de las multinacionales más importantes del planeta, como Nestlé, Novartis, Glencore, Syngenta Group, Hoffman-La Roche y ABB, además de bancos mundiales como Credit Suisse, UBS AG, Zurich Insurance Group y marcas de lujo como Richemont o Rolex, el 89% de los chicos termina la secundaria y la tasa de desempleo de jóvenes está entre las más bajas del mundo: 3.5%. En Argentina la tasa de abandono prepandemia alcanzaba al 50%. El 30% de los menores de 25 años no tiene trabajo.

En Suiza, para entrar en el tema específico que debería preocupar a Frederic, la tasa de homicidios se situó en 2018 en 0,59 por cada cien mil habitantes. Hubo, concretamente, 50 asesinatos en todo el año. En nuestro país, sólo en la provincia de Buenos Aires, y durante 2020, año marcado por una extensísima cuarentena, la tasa llegó a 5,36 casos cada 100.000 habitantes. Fueron 941 las víctimas fatales en ese territorio y 2.291 en todo el país.

En Suiza, si hay algo entretenido es la política. Allí, con una organización compleja, con un consejo federal de siete miembros que forman un ejecutivo colegiado, que se rotan anualmente en la presidencia del mismo, se practica como en ningún otro lugar la democracia directa. Es habitual recurrir a referéndums para aprobar o rechazar leyes del gobierno y también se votan iniciativas de grupos de ciudadanos que reúnan 100.000 firmas.

Este año, por ejemplo, ya votaron en marzo a favor de la prohibición del velo que cubra totalmente el rostro y de un acuerdo comercial con Indonesia; en junio aprobaron una ley contra el terrorismo y rechazaron una reducción de la emisión de gases de efecto invernadero; en septiembre irán a las urnas por un impuesto establecido en 2019 y en noviembre por la ley de matrimonio igualitario de 2020. No parece aburrido.

Las comparaciones, se sabe, son odiosas. Cuando un funcionario de alto nivel las hace con frivolidad, confundiendo un reportaje con una charla de café entre amigos, es peor. En plena campaña, suma como error no forzado, un rubro en el que el Gobierno ya parece especializarse. La ministra podría haber aprendido de la experiencia de su jefe: Alberto Fernández metió la pata varias veces el año pasado con sus filminas comparativas sobre coronavirus.

Frederic cosechó tempestades por su desgraciado comentario al ser consultada si la inseguridad y el miedo que provoca no dan ganas de irse a otro país. Pero entre las respuestas que recibió, vale destacar el humor con que se lo tomó un supuesto aburrido: el embajador de Berna en Buenos Aires, Heinrich Schellenberg, posteó un video protagonizado por Robert de Niro y quien es probablemente el más famoso de los ocho millones y medio de suizos, Roger Federer. Allí, el eslogan que promociona el turismo local es “vacaciones sin dramas”. Como una virtud, obvio.

Por Pablo Vaca

Fuente