Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Ayer, tras años de una dolencia despiadada, la que se agravó en lo últimos días, se nos adelantó en el camino que todos algún día recorreremos, la muy querida como admirada Salma Haidar.

Salma Haidar

Tuve oportunidad de conocerla a fines de los ’80, ella en su rol de comprometida feminista (de las admirables) y educadora; yo como dirigente vecinal. Juntos recorrimos un camino político –yo siguiéndola- que nos llevó a acompañar al Dr. Roberto Domínguez a la gobernación.

Así como la vi brillar en su esplendor político, admirarla por su increíble capacidad de trabajo e intelectualidad (me llevó a conocer la fabulosa mirada filosófica de Rodolfo Kusch), me toco verla alejarse de la vida laboral cuando se jubiló de lo que terminó siendo el ENACOM (la fusión del COMFER y AFSCA) por el que transitó decenas de años, dirigiéndolo o desde su puesto de lucha.

Ahora me toca despedirla desde este espacio que alguna vez también fue suyo pues, a través de sus columnas, ella logró dar a conocer su compromiso con la fe que profesaba y cuando la injusticia, una vez más, golpeo a su puerta, denunciando la intolerancia de la que fue víctima cuando no la dejaron jurar sobre el Corán el día que se graduaba en Ciencias religiosas.

Querida Salma, aunque siempre encontré el lugar y momento para hacerle saber que la admiraba y me sentía honrado por su amistad, ahora quiero que sepa que ese sentimiento me acompañara por siempre.

“¡Oh, Señor nuestro!

A ti nos encomendamos, a ti pedimos perdón y a ti volvemos”

                                                                    Sagrado Corán (60 : 4)

Hugo Rubén Calvó y Flia