Palabra de CEO: «Sin reglas claras, se seguirán yendo empresas de la Argentina»

0
Norberto Nacuzzi

Jujuy al día® – Norberto Nacuzzi, de EY Argentina, tiene dos termómetros: el de su firma y lo que ocurre entre sus clientes. Por qué cree que son necesarias políticas de consenso y advierte que, además de compañías, hay fuga de talento. Las oportunidades que ve para el país y cómo están los negocios de la firma

Jujuy al día® – Designado a fines de 2019, Norberto Nacuzzi (58) asumió la conducción de EY Argentina el 1º de enero de 2020. Se preparó para un primer año de gestión difícil pero nunca lo que terminó enfrentando. «Sabemos que estamos en la Argentina y cómo la tenemos que pelear, cuáles son las reglas. Sabíamos, también, que el proceso de los últimos meses y el no tener capacidad la Argentina de ir al mercado para pagar sus deudas jugarían negativamente para el país en el primer tiempo de 2020. Vino la pandemia. Todo se potenció y se complicó mucho más», repasa, en su diálogo con El Cronista.

«Ya estábamos preparados porque sabíamos que, al tener cerrados los mercados, el nivel de inversiones que podían llegar sería mucho más limitado. Después, ocurrió lo que ocurrió», agrega.

-Las empresas como EY tienen dos termómetros: el propio y lo que les pasa a sus clientes. ¿Qué ocurrirá ahora?

-Es cierto: tenemos dos termómetros. Este año, al tema de los negocios, hay que agregarle el de la gente. No es un tema menor. Por ser empresas de servicios, nos impacta muchísimo más. El año pasado, fue una gran incertidumbre por los clientes. Ahora, con los datos económicos y de la evolución del negocio, también. Pero es menos incertidumbre eso que el comportamiento de cómo adaptarnos a la nueva realidad, incluyendo a nuestra gente.

-¿Por qué?

-En términos de negocio, hay una gran transformación en todo lo que es digitalización e innovación, que se venía haciendo e hizo una acelerada impresionante. Le pasó absolutamente a todas las empresas. Pero, ya ahí, hay que hacer una separación: hablar de las que continuarán en la Argentina. Estamos viendo una emigración importante, no sólo de compañías, que, evidentemente, seguirá. También, de recursos. Si esto continúa en esta misma línea, y no tenemos un poco de reglas claras, afectará al portfolio de los clientes y lo hará, como ya lo hace, a la inversión.

PUBLICIDAD

Un gustito en la crisis: la Semana de la Dulzura impulsó 38% las ventas de golosinas

Consumo masivo

Un gustito en la crisis: la Semana de la Dulzura impulsó 38% las ventas de golosinas

-¿Por qué dice que se seguirán yendo empresas?

-Los que se van (o no vienen) ven la tasa de retorno que pueden tener sus inversiones. Hasta que no tengamos reglas de juego claras, los inversores definen, hacen sus planes de inversión y eligen dónde asignarlas. Es posible que sigamos teniendo salidas de compañías extranjeras. Si la pandemia pasa y todo se estabiliza, tiendo a pensar que será progresivamente menor. Pero, hasta que no tengamos reglas claras, que es la preocupación de los inversores, es difícil que podamos frenar la salida de otras compañías.

-En muchas empresas, sorprendió la calificación de «stand-alone» por parte de MSCI. Fue como un mazazo.

-Sorprendió. Todos hablaban de caer a mercado de frontera, que tampoco es algo positivo. Cuando un inversor extranjero hace sus planes, siempre pone los riesgos en el cálculo. Y los porcentajes del riesgo son más altos según qué tan bajo estás en la calificación.

-¿Reflejó hartazgo?

-No tengo claro si la palabra es hartazgo. Lo que hay que ver es que, consistentemente, no podemos mantener nuestras propias reglas. Si uno siempre va y viene, los que hacen los cálculos de inversión deciden no invertir. En términos económicos, la calificación es cómo da el cálculo de retorno. Es pensar que esa inversión puede estar muy a riesgo porque uno no sabe qué ocurrirá en un año.

-¿Cómo se revierte?

-Dependerá mucho de las decisiones que se tomen a nivel macro. De qué tipo de país queremos proyectar hacia adelante. Si las reglas de juego serán claras. Si habrá acuerdos políticos que nos lleven a darle continuidad a las decisiones que se toman. Si hay acuerdos y nos ponemos todos a tirar para adelante, con cinco o seis reglas básicas de qué país queremos, las oportunidades son enormes. Tenemos los medios. También, los recursos. Y una capacidad de adaptación increíble. Pero dependerá del marco.

-En lo conceptual, es claro. Pero, cuando uno ve los números de país -fiscales, monetarios, de actividad, financieros-, encuentra cifras que, por más buena voluntad puesta, llevará mucho tiempo revertir.

-Primero, hay que definir la estrategia y, después, la táctica. Acá, veo lo mismo. Si ponemos reglas de juego claras, tendremos una oportunidad enorme. Si seguimos así, modificando reglas, de postergar hacia dónde estamos pensando en ir porque estamos enfocados en salir de este lío, las cosas seguirán así.

-Aun así, problemas como el déficit, la emisión y la inflación, que se potenciaron, en buena medida, por muchas decisiones que se tomaron en contexto de pandemia, serán difíciles de corregir.

-Son de compleja corrección, excepto que haya reglas claras, que lleven a un plan consensuado y que no cambien de un año al otro. Eso genera inversiones y que el mercado se te abra. Que haya un mercado abierto para que las empresas puedan cumplir con cierto volumen de inversiones permite que haya un nivel adecuado de reservas y eso habilita a manejar mejor las variables macro de la economía. Pero va a ser difícil pensar en llegar a un lugar distinto si no hay un consenso, una estrategia. Un plan que, después, no importa quién gobierne, sino que trate de mantenerlo. Para que quien quiera invertir sepa qué reglas tiene, cuándo podrá disponer de los fondos acá, cuándo podrá retirar su rentabilidad. Son cosas que no se pueden hacer de un día para el otro. Estamos en medio de coyunturas complicadas.

-¿Cómo se refleja esto en el negocio local de EY?

-Los servicios de consultoría vinculados a la inversión son los que menos se están moviendo a nivel general, por más que haya mucho metido en tecnología e innovación. No estamos viendo grandes proyectos de inversión. Para nosotros ni para nuestros competidores. En auditoría, que es un servicio mucho más de compliance, afortunadamente estamos bien. Impuestos, hoy, es hot topic: muchos de los cambios de reglas terminan afectando en temas impositivos. Con una presión impositiva que, cada vez, es mayor.

-¿Cómo se adaptó la firma al desafío adicional que significó la pandemia?

-Cuando llegó, nos pudimos adaptar a trabajar el 100% en nuestras casas. Ahora, vamos a la oficina cuando es necesario o los clientes lo piden. Pero tenemos un modelo que brinda posibilidades de respuesta desde los lugares en los que vivimos. Cuando el proceso de vacunación termine y haya recuperación y seguridad en el transporte público, lo iremos modificando.

-¿Cuánta gente es EY en la Argentina?

-Somos 3500 personas. La mitad, aproximadamente, trabaja en centros compartidos (para el exterior) y la otra, en nuestra unidad central.

-¿Cómo ve la vuelta a la oficina?

-Lo que vendrá es un modelo híbrido. Empezaremos a hacer algunas cosas en nuestra oficina y otras en las de los clientes, nos tendremos que adaptar a sus necesidades. Pero, para lo que no sea imprescindible, habrá flexibilidad para hacerlo desde las casas. Será un modelo mitad-mitad.

-¿Qué tan lejos lo ve?

-En seis meses, un año. En el medio, habrá que terminar todo el proceso de vacunación y empezar a manejar la vuelta a la oficina con niveles de seguridad sanitaria. Volver por tramos. Ver que eso funcione y empezar a incrementar la cantidad de personas para cada locación que tenemos.

-¿Hubo que ajustar espacio físico?

-Redujimos el 35% de los metros, aproximadamente. No cerramos ninguna locación en particular, sino que ajustamos proporcionalmente en todas.

-Mencionó que la mitad de la gente trabaja para afuera. ¿Qué perspectivas tiene hacia adelante?

-Seguramente, hacia adelante, habrá mayor demanda. Todavía no están establecidas todas las reglas de juego. Si bien hay alguna demanda de servicios para el exterior, aún, no ha sido muy significativa. Hay que acomodar las reglas. Hoy, no están dadas para que explote a nivel de demanda.

-¿Qué reglas deberían acomodarse? Ese negocio también se vio afectado las idas y vueltas con la Ley de Economía del Conocimiento.

-Las leyes laborales, todo lo cambiario y los temas de exportación de servicios y las retenciones. Hasta que eso no se estabilice, cuesta tomar definiciones de inversión. Como sabemos, todavía no está estabilizado. Y nos lleva a que no podamos ampliar la capacidad para expandir esos servicios. Es una de las deudas pendientes de la Argentina a nivel macro: puede haber una oportunidad importante para el país porque hay recursos capacitados. El nivel de calidad del recurso capacitado sigue siendo muy bueno.

-Al inicio de la entrevista, dijo que la emigración no sólo es de empresas: también, de gente. Siendo una firma de servicios profesionales que, además, pertenece a una red internacional, ¿ataja muchos pedidos de expatriación?

-Se nos está yendo gente que busca oportunidades en otros países. Y hay algo que ocurre y queda fuera de nuestro perímetro de acción: gente que se va de la organización pero sigue trabajando en la Argentina y, al final del día, también termina haciéndolo para el exterior. Contra eso, también se compite. Nosotros cumplimos con todas las regulaciones que están dentro del país. Se hace difícil competir contra alguien que trabaja free lance para el exterior. Eso también complica la retención del talento.

-Hablando de talento… EY tiene activo fomento del entrepreneurship. Ya hace más de una década, que instauró un premio al emprendedor del año, tanto local como en el mundo. ¿Cómo observa a los entrepreneurs hoy?

-Es increíble: sigo viendo mucha capacidad en los emprendedores. Pero, ahí sí, se puede usar la palabra «hartazgo». Muchos saben que, en cualquier país, emprender cuesta mucho, que hay 90 fracasos antes de un éxito. Eso, que es complicado en todos lados, lo es mucho más cuando no hay reglas de juego. Sigue habiendo espíritu emprendedor y mucha gente que quiere seguir adelante. Pero veo un poco decaídos a los emprendedores. También a las empresas en sí. Por esta falta de reglas. Seguirá habiendo emprendedores en la Argentina. Tenemos una máquina generadora de gente con visión, oportunidades, ideas y que sabe lucharla. Exportamos mucho. Hay, también, muchos potenciales unicornios que están en los Estados Unidos y son argentinos. Como Auth0, al que premiamos este año. Seguirá habiendo. Pero, claramente, esto atenta a que se generen muchos más.

Por Juan Manuel Compte

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.