Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Jujuy al día® – Cada 8 de julio, la Organización Mundial de la Alergia (OMA) celebra el Día Mundial de la Alergia con el objetivo de concientizar sobre las enfermedades alérgicas y darles la importancia que tienen. La Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC, desarrolla y explica cuáles son las alergias más frecuentes y cómo prevenirlas.

¿A qué llamamos alergia? La alergia es una reacción exagerada del organismo ante una sustancia que reconoce como extraña y dañina, desencadenando una serie de síntomas característicos que denominamos como «reacción alérgica».

La Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que un 20% de la población en el mundo padece una o más alergias y según datos predictivos de la Organización Mundial de la Alergia (OMA), se considera que en la actualidad más de 400 millones de personas en todo el mundo padecen algún tipo de enfermedad alérgica.

«Ante la presencia del agente extraño, el organismo genera anticuerpos que producen liberación de histamina, la cual provoca los síntomas presentes en las alergias. Estas reacciones pueden quedar limitadas a una pequeña área del cuerpo o pueden afectarlo sistémicamente», explica la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC. Y agrega que «las alergias pueden manifestarse de distintas maneras y tanto los síntomas como su intensidad varían según cada persona».

Las alergias afectan distintas partes del cuerpo como el aparato digestivo, —intolerancia a ciertos alimentos como la leche y el huevo—, el aparato respiratorio —por la presencia de ácaros, polen o las picaduras de algunos insectos—, y también la piel puede verse afectada —al entrar en contacto con materiales que nuestro cuerpo rechaza—, causando una reacción que se demuestra con hinchazón, enrojecimiento y picazón.

¿Cuáles son las reacciones alérgicas más preocupantes?

Las reacciones alérgicas pueden manifestarse de diferentes maneras. Entre las reacciones alérgicas más preocupantes se encuentran la crisis de broncoespasmo, causada por una inflamación de las vías respiratorias pequeñas, y la anafilaxia, una reacción alérgica grave que afecta a todo el organismo y requiere atención médica urgente.

¿Cuáles son las reacciones alérgicas más frecuentes?

Las más comunes son la conjuntivitis, la rinitis y la urticaria o dermatitis. «La conjuntivitis alérgica se produce cuando la capa transparente de tejido que recubre los párpados se inflama debido al contacto con alguna sustancia alergénica. Algunos de sus síntomas son picazón, ojos rojos, secreciones acuosas o mucosas en la zona afectada y sensación de molestia», plantea la Dra. Valeria El Haj.

Por otro lado, la rinitis alérgica se produce cuando se inflama la mucosa nasal y puede ser estacional o perdurar en el tiempo. Los síntomas se manifiestan poco después de entrar en contacto con ciertas sustancias como, por ejemplo, polen, polvo o moho y van desde picazón en la nariz, la boca o en cualquier área, ojos llorosos y estornudos hasta goteo, dolor de cabeza, congestión y obstrucción nasal.

Por último, la urticaria o dermatitis afecta la piel. Se trata de ronchas rojizas, elevadas y a menudo pruriginosas que aparecen en la superficie de la piel como reacción alérgica a ciertos alimentos y medicamentos o por el contacto con sustancias alergénicas, la exposición extrema al frío o al sol, entre otras causas.

La Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC confirma que para saber si una persona puede ser alérgica a alguna sustancia existen una serie de pruebas. «Las pruebas cutáneas son el método más común para detectar alergias, siempre acompañándose de un examen de laboratorio (hemograma) para determinar la IgE y los niveles de eosinófilos».

Recomendaciones para evitarlas:

●       Mantener la higiene del hogar y reducir el polvo.

●       Usar colchones y ropa de cama sintética.

●       Las personas predispuestas deben evitar la exposición al polen de las plantas y los animales, así como también, evitar la exposición o utilización de irritantes o alérgenos conocidos.

●       No consumir medicamentos sin receta médica.

●       Si existe la sospecha de que algún factor en el ambiente genera alergia, tratar de evitarlo o eliminarlo por completo.

●       Realizar controles habituales con su médico de cabecera.

●       Evitar la práctica de ejercicios de alto impacto durante la época de polinización, ya que en personas que padecen de asma, esto puede causar serios trastornos al sistema respiratorio.

●       Es necesario cambiar la dieta, en el caso de pacientes que presentan intolerancia a ciertos alimentos, sustituyendo los mismos por aquellos que no representen un mayor riesgo a la salud.

A %d blogueros les gusta esto: