Un jujeño de 66 años fue condenado en Mendoza a 5 años de cárcel por trata con fines de explotación sexual

0

Jujuy al día® – La Convención de las Naciones Unidas, en su Protocolo de Palermo, define a la trata de personas como la utilización de una persona con fines de explotación, para obtener un provecho propio o de un tercero, haciendo uso de la coerción o la limitación de la libertad individual. Son las reglas para prevenir, reprimir y sancionar este delito.

En setiembre del 2019, la Gendarmería Nacional inició una investigación luego de una denuncia anónima que sostenía que un hombre explotaba sexualmente a un grupo de mujeres en una vivienda de calle Malvinas Argentinas, de Guaymallén. Con el avance de la pesquisa, y ante la comprobación de los hechos, hubo un allanamiento dos meses después, el 22 de noviembre.

Los agentes detectaron la presencia de una pareja semidesnuda en una de las habitaciones y también detuvieron al principal apuntado como responsable del lugar.

Lo identificaron como Juan C., nacido el 5 de enero de 1955, y lo enviaron a una celda. En la casa había pruebas de importancia que confirmaban la hipótesis principal: preservativos y geles íntimos en cantidad.

Después de más de un año y medio de iniciada la causa, la Justicia federal condenó a este hombre oriundo de Jujuy a cinco años de cárcel.

Fue el juez Roberto Naciff el que lo halló culpable en la última etapa del proceso, después del debate que tuvo a la fiscal auxiliar María Eugenia Abihaggle como representante del Ministerio Público.

De acuerdo con fuentes judiciales, el explotador sexual fue sentenciado por los artículos 145 bis y 145 ter del Código Penal, ya que ofrecía, acogía, recibía y trasladaba a las mujeres hasta su domicilio de Guaymallén y se aprovechaba, en muchos de los casos, de la situación de vulnerabilidad de ellas.

Además, de acuerdo con las fuentes, las víctimas fueron más de 3, ya que las testigos contabilizaron la presencia de entre 7 y 10 mujeres en distintos días y horarios.

Ver también: Cómo se manejaba el negocio de prostitución que terminó en condena

En detalle

La investigación tuvo su inició cuando la línea 145, del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, recibió una comunicación el 7 de setiembre del 2019.

La denuncia anónima sostenía que un hombre llamado Juan, que tenía una despensa en calle Malvinas Argentinas, de Villanueva, explotaba sexualmente a un grupo de mujeres. Aportó que ofrecía servicios sexuales telefónicamente a los clientes y reveló el número de teléfono que utilizaba.

A partir de ese momento, la Gendarmería Nacional comenzó a realizar trabajos de campo en la vivienda denunciada.

Efectivamente, confirmó en distintos días y horarios, el ingreso y egreso de personas de sexo masculino y que la mayoría de los movimientos eran entre las 15 y las 19. Las sujetos permanecían allí un promedio de 30 minutos.

Al mismo tiempo, se ordenó la intervención telefónica del abonado utilizado por Juan C.

Las escuchas fueron determinantes y sirvieron para sostener la investigación y la denuncia. Confirmaron que el hombre de 66 años hablaba con los clientes y que trasladaba a las mujeres hasta su domicilio para los encuentros.

Por citar algunos registros, se destacaron algunos captados el 4 de octubre del 2019, en plena investigación, cuando se comunicaba con los clientes.

C.: Bueno, mirá, ahí recién estoy hablando con (cita el nombre de una mujer), viste, dice que sí, ¿me entendés? ¿Vos a qué hora podés venir? O no querés venir, decime ahora, no me hagas traer al pedo nada más…

Cliente: Sí, ¿a las dos y media puede ser?

C.: No, ella no, dos y media no, tres y media puede estar acá seguro, pero dos y media, no. No creo, yo le voy a preguntar, pero no creo, viste, y me esperás ahí en la terminal y yo te paso a buscar.

C.: Mañana va a venir la chica de Boca, no cierto; tiene mejor precio. No sé cómo te atiende a vos, viste. Pero, tiene mejor precio, está más cerquita, no tenemos que gastar combustible para buscarla… Vos decime si vas a venir, yo la traigo.

Cliente: ¿Cuánto sale la hora?

C.: cita el nombre de la mujer.

Cliente: Sí.

C.: Mil cien.

Además de pactar las citas con los clientes y tener el control total de dinero, el condenado mantenía diálogo constante con las mujeres explotadas. Las charlas sirvieron para confirmar que las iba a buscar a su casa, que les cobraba el viaje y que se quedaba con parte del dinero que recibían por los servicios o pases y que les entregaba anticipos.

C.: Hola, mirá, en fin, escuchame, estate tres menos diez lista, por favor, no me hagas esperar porque a las tres va a venir otro chico. Si no, te paso a buscar tres menos cuarto; si tenés que bañarte, te paso a buscar tres menos cuarto; si no, tres menos diez, justa, por favor. No me hagas esperar porque yo ya le dije al chico que a las tres ya voy a estar acá.

Después del allanamiento que terminó con la detención de C., algunas de las mujeres declararon en la causa. Una de las que hablaron fue una de las que se hallaba en el domicilio cuando irrumpieron los agentes de la Gendarmería.

Señaló ante las autoridades que C. retenía 50 por ciento de lo que pagaban los clientes por la prestación de los servicios sexuales y que era él quien los conseguía y pactaba las citas. Agregó que algunos eran amigos suyos y que coordinaba el horario con ellos.

También, contó que pasaba a buscar a las jóvenes y que les descontaba 200 pesos por el traslado y les deducía el gasto de la comida. Explicó que tenían un promedio de 5 clientes por día y que no podían elegir libremente ni negarse a estar con uno de ellos, porque el explotador se enojaba y, en represalia, no las convocaba por varios días.

Así las cosas, después de hacer presentaciones para intentar recuperar la libertad, C. llegó a juicio oral en los Tribunales federales pero nada pudo hacer para evitar una condena y recibió 5 años de prisión.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.