La campaña ordena, pero la que ordena es Cristina

0
Debora Plager

El kirchnerismo es un modelo absoluto de poder. Aún le quedan algunos enemigos internos por doblegar. Para lograr el objetivo es crucial sortear con éxito el calendario electoral. Y la elección más importante es como siempre la que se librará en el territorio de la provincia de Buenos Aires.

Alguna vez habría que dar la discusión respecto del peso electoral de la provincia en el mapa nacional. Es el distrito que puede decidir quién será presidente del país, es más, un solo territorio como La Matanza puede ser determinante en la elección.

Cambiemos tuvo la oportunidad de dar esa discusión cuando María Eugenia Vidal gobernó la provincia entre 2015 y 2019. No lo hizo y perdió una oportunidad histórica. Ya sea para desacoplar la elección provincial de la nacional o para dividir algunos partidos bonaerenses.

El conurbano representa electoralmente el 70% de la Provincia. El 50% se referencia en opciones peronistas, kirchneristas o filo K. Es decir el 35% del total. Si el peronismo no se divide puede llegar al 45% sumando 9 o 10 puntos del 30% restante.

Por eso Vidal ganó en el 2015 y perdió en el 2019 prácticamente con el mismo resultado electoral, 38%. En el 2015 el voto peronista se dividió entre Anibal Fernandez, el candidato del kirchnerismo, y Felipe Sola, el candidato del massismo.

Cristina Fernández de Kirchner perdió con Esteban Bullrich en las legislativas de 2017 porque enfrente estaban también las candidaturas de Sergio Massa y Florencio Randazzo.

El Frente de Todos entendió, a partir de esos ejemplos, que la fortaleza está en la unidad.

En la oposición hay sectores que saben que la única posibilidad de sacarle votos al oficialismo es con la conformación de un tercer espacio que fragmente el voto peronista. Por eso llaman a apoyar subrepticiamente a una tercera alternativa.

Históricamente en las elecciones de medio término hay 20 puntos que navegan en esas aguas.

Dirigentes que conocen bien el territorio aseguran que hay alrededor de 14 puntos de desencantados que votaron por Alberto Fernandez pero que no cruzaran la vereda para votar al fracaso reciente del gobierno de Mauricio Macri.

Este es un tema de discusión puertas adentro de Juntos por el Cambio. Muchos creen que esa tercera opción, que podrían encabezar dirigentes como Randazzo, Juan Manuel Urtubey, Roberto Lavagna o Graciela Camano, fragmentará el voto pero no solo con el oficialismo, sino también con la oposición. Lo relevante es saber a quién le sacan más, si es al peronismo será bienvenido.

Dos dirigentes de Juntos por el Cambio que ya se anotan en la pelea bonaerense son Diego Santilli y Jorge Macri. El vicejefe de gobierno porteño se quedó sin la posibilidad de suceder a Horacio Rodríguez Larreta en la ciudad cuando accedió a acompañarlo en la fórmula para el segundo mandato. Esos gestos se pagan al final del camino.

Sus aspiraciones bonaerenses colisionan con los intereses del intendente de Vicente López. Una interna entre ambos sería en realidad poner en competencia al propio Larreta contra Mauricio Macri. Referentes del espacio ven con preocupación que en el oído del alcalde porteño resuenen demasiado cerca las voces de Massa y el consultor Guillermo Seita.

Para algunos dirigentes es inevitable que Larreta imponga su liderazgo ahora para dirimir el poder hacia 2023, para otros una anticipación innecesaria de la batalla. ¿Cómo explicarle al electorado opositor que sus principales referentes pelean entre sí por mezquinos espacios de poder?

La eventual candidatura de Facundo Manes podría contribuir a dirimir la interna con menos heridos dentro del Pro. También podría ser una hábil movida del radicalismo, pedirle el nombre a Manes para que la negociación escale más arriba.

Allí juega también un viejo conocedor de la rosca política como Enrique Nosiglia. Quien sabe que el Pro tampoco está dispuesto a entregar el único territorio propio al radicalismo para que lleve a Martin Losteau a la Jefatura de Gobierno.

La decisión de Vidal también será decisiva. No quiere competir electoralmente en la Provincia de Buenos Aires. Su vuelta a la política capitalina podría caer negativamente, no solo en la dirigencia, sino en el electorado bonaerense.

Algunos referentes que conocen bien la provincia le sugieren que no compita si no quiere, pero que no le dé la espalda a quienes la acompañaron durante sus cuatro años de gestión.

Lo que subyace es en realidad la capacidad de Rodríguez Larreta de imponerse como líder del espacio. Debe cometer el parricidio, es decir, eliminar simbólicamente al padre, Mauricio Macri.

Muchas veces las categorías del análisis político se agotan cuando intervienen aspectos de la psicología y la estructura de la personalidad.

Para Cristina Kirchner en cambio está más que claro que un eventual triunfo en la Provincia de Buenos Aires será de ella y no de Alberto Fernandez.

Cerca del Presidente se ilusionan con poner en las cabezas de lista nombres propios como algún ministro del gabinete nacional, Gabriel Katopodis o Victoria Tolosa Paz. Sin embargo resuenan para ocupar esos lugares dirigentes de La Cámpora como Fernanda Raverta o Luana Volnovich.

El peronismo sabe que la campaña ordena. En realidad sabe que la que ordena es Cristina.

Por Debora Plager

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.