La inflación supera a la de 2019, síntoma de que la economía continúa rota

0

Los datos que arroja 2021 preocupan. Los precios suben, las ventas caen y los reclamos crecen. Para mejorar expectativas inflacionarias es necesario un acuerdo multisectorial.

La Argentina transita el primer semestre de 2021 en peores condiciones inflacionarias que las que precedieron la elección presidencial de 2019, cuando el Índice de Precios al Consumidor acumuló un 19,2% hasta mayo y terminó el año con 53,18%, el mayor nivel desde la híperinflación de 1991.

Solo en los 5 primeros meses de este año la cifra trepó a un acumulado de 21,5%, lo que ya llevó a la inflación de los últimos doce meses a casi el 49%, un guarismo que trepa un punto más a la hora de relevar el precio de los alimentos.

En ese escenario, el pedido que el ministro de Economía, Martín Guzmán, realizó a los empresarios para que contribuyan a bajar expectativas parece insuficiente si se pretende que arroje un resultado diferente al que viene mostrando desde hace años.

Las empresas necesitan vender productos para hacer frente a las pérdidas y obligaciones contraídas durante los últimos 15 meses de pandemia, en los que la actividad sufrió las consecuencias del parate por el coronavirus. De allí, el retraso en los pagos de servicios y a proveedores, los problemas financieros, las demandas judiciales contra el Estado y hasta la rebelión fiscal que empieza a verse por estos días en algunos sectores.

Por ello, la remarcación de precios y pedidos de aumento suponen, en muchos casos, un intento por «apagar el incendio», sobrevivir a la crisis y cubrir el costo de reposición más que un beneficio.

De hecho, las ventas siguen deprimidas en todas las escalas. Las minoristas de las pymes retrocedieron 7% entre mayo y abril últimos, de acuerdo a un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa. Mientras que las de consumo masivo acumulan una caída interanual de 8,4%, según un estudio de Scentia que en mayo observó la mayor caída, precisamente, en el rubro alimentos.

Un dato que el Gobierno pretende revertir desde el mes próximo mediante la menor carga fiscal a los asalariados y monotributistas de clase media, el reintegro de Ganancias y el pago del aguinaldo.

Operativo clase media: las medidas del Gobierno para reforzar el consumo de cara a las elecciones

Se trata de una jugada arriesgada en tiempos de reducción del déficit fiscal por el incremento del gasto y destinada al bolsillo de parte del electorado, que busca complementarse con la reactivación del sector comercial tras el parate por la cuarentena intermitente. Pero que, aún así, puede resultar insuficiente por el atraso que sufren los salarios y las jubilaciones ante la evolución de los precios.

Por ello, se recalientan las paritarias con reclamos que ya superan el 50% de aumento, lo que alimenta una compleja espiral inflacionaria que contribuye al cierre de empresas y, con ello, a la reducción del sector privado.

El panorama devuelve la imagen de una economía rota, en la que pocos se animan a invertir, y cuyo arreglo depende de un acuerdo multisectorial siempre postergado por intereses en pugna.

Es necesario mirar más allá de las urnas y ambiciones personales para buscar el interés común, de manera que el país pueda avanzar hacia una etapa en la que la educación, la producción y el trabajo sean los instrumentos deseados para salir de la pobreza. Recién entonces, con esa expectativa, la inflación alta sería solo un mal recuerdo.

Walter Brown

Jefe de Redacción

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.