A 103 años de la Reforma Universitaria

0
Mario Pizarro

La reforma evoca sin dudas uno de los acontecimientos más importantes del siglo pasado, una manifestación estudiantil que fue acompañada por gran parte de la sociedad cordobesa, como lo haría cinco décadas después durante el Cordobazo.

Los estudiantes universitarios de Córdoba protestaron contra lo que consideraban prácticas autoritarias y dogmáticas de quiénes dirigían la universidad. El conflicto se extendió a otras universidades del país. Con el apoyo de algunos intelectuales y profesores, los estudiantes al grito de «Córdoba libre» comienzan a formar una nueva conciencia de una nueva Argentina.

En 1917 los estudiantes de medicina empiezan a protestar por el cierre del internado del Hospital de Clínicas, encendiendo así la primera chispa reformista. Un poco antes, también en 1917, había nacido la Universidad Popular de Córdoba, institución de avanzada para la época, que promovía la educación entre obreros y sectores populares.

El 10 de marzo de 1918 se crea el Comité Pro-Reforma, con el objeto de tejer alianzas con otras universidades. El 31 de marzo se declara la huelga general estudiantil. El primero de abril se paralizan las facultades. El conflicto se nacionaliza y el 11 de ese mes se crea la Federación Universitaria Argentina.

Durante el curso del conflicto el presidente Yrigoyen intervino dos veces la universidad para que se reformaran los estatutos y se realizaran elecciones de sus autoridades. La revuelta estudiantil cordobesa tuvo su expresión en el célebre Manifiesto Liminar redactado por Deodoro Roca: «Hombres de una República Libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resulta llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país con una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: Estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana».

La reforma universitaria de 1918 impulsó la democratización universitaria y con ella se logró la autonomía, la libertad de cátedra, la gratuidad, la extensión universitaria y el cogobierno.

A lo largo de estos 102 años de Reforma Universitaria, distintos gobiernos intentaron mancillar sus principios, pero siempre se encontraron con estudiantes, egresados y profesores que no claudicaron y que siguen pensado que hoy se necesita más reforma universitaria.

Por Mario Pizarro

Presidente de la Convención Provincial de la Unión Cívica Radical.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.