En un año, los salarios privados formales perdieron casi 5% frente a la inflación

0

Jujuy al día® – Los salarios de los casi 6 millones de trabajadores registrados del sector privado, con aportes a la Seguridad Social, aumentaron el 38,9% en 12 meses, a marzo. Muy por debajo de la inflación interanual promedio del 42,6%, y del alza de los precios de los alimentos básicos del 48%.

Pero entre la mitad de esos asalariados formales privados con salarios más bajos –que son unos 2,9 millones– el alza salarial fue de tan sólo el 35,9%, de acuerdo a los registros del Ministerio de Trabajo. Es una pérdida del 4,7% frente a la inflación y de poco más del 8% con relación a la suba de los precios de los alimentos.

De estas cifras oficiales se desprende que el deterioro real de los salarios formales – que acumula ya 4 años de continuos retrocesos- no solo no se detuvo sino continúa erosionando el poder de compra de las familias.

Y explica que numerosos gremios estén replanteando los pedidos de aumentos salariales por el atraso en que quedaron con relación a la inflación y respecto de lo acordado en los convenios de trabajo tan solo meses atrás.

En promedio, en marzo, el salario bruto formal en el sector privado fue de $ 85.979. Luego de los descuentos de jubilación y obra social, quedó un sueldo efectivo, “en mano”, de $ 71.362. Estos valores reflejan ya la incidencia de los primeros acuerdos salariales que se firmaron a comienzos del año.

En tanto, la mitad de los trabajadores formales tuvo una remuneración por debajo de los $ 63.014 que, tras los descuentos de jubilación y salud, queda un ingreso efectivo menor a los $ 52.301.

En marzo, según el INDEC, el valor de la canasta familiar básica (“de pobreza”) con 2 hijos menores fue de $ 60.873,68. Esto significa que aun con el cobro del salario familiar por esos 2 chicos, buena parte de los asalariados registrados al frente de una familia tipo es pobre.

Según el último Informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA (Universidad Católica Argentina) de los 4.320.000 de ocupados pobres, 24,7% son asalariados formales, 25,4% asalariados no registrados, 45,7% trabajadores por cuenta propia no registrados y 4,2% cuentapropistas con aportes.

El Informe destaca que un “aspecto relevante” del aumento de la pobreza es el empeoramiento acelerado que han tenido los trabajadores/as de establecimientos del sector formal privado incluso levemente por encima del empeoramiento de los trabajadores/as del sector microinformal”.

Estas cifras revelan “que los trabajadores en establecimientos de mayor productividad también han enfrentado un proceso de empobrecimiento como resultado de la dinámica macroeconómica”, señala el Informe.

Por Ismael Bermúdez

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.