La vacuna más cara es la que no se compra

2
Roberto Cachanosky

A todos estos gastos de subsidios por hacer cuarentenas por no vacunar a tiempo, hay que agregarle la caída del PBI por día que implica cerrar la economía

Claramente, no hay vacuna más cara que la que no se compra. Basta con ver los datos publicados por la Oficina de Presupuesto del Congreso lo caro que sale no comprar vacunas.

En efecto, para este año hay previsto un gasto destinado al COVID-19 de $164.591 millones de los cuales solo $43.000 millones están destinados a la compra de vacunas y traslados. El resto son planes sociales: IFE, AETP, Repro y una serie de subsidios por mantener inmovilizada la economía a fuerza de cuarentenas.

    Lo que más caro le ha salido a Argentina por no asegurarse la mayor cantidad de vacunas para frenar el COVID y no tener las 14 millones de dosis que se habían pactado con Ffizer, es el costo de no haberlas comprado

A todos estos gastos de subsidios por hacer cuarentenas por no vacunar a tiempo, hay que agregarle la caída del PBI por día que implica cerrar la economía, aproximadamente unos USD 1.000 millones diarios.

Si se interna a una persona en terapia intensiva por no haberla vacunado a tiempo, el costo promedio diarios en una clínica privada es de $37.000, más otros $60.000 por medicación, estudios y atención. O sea casi $100.000 diarios, que traducidos a dólares al tipo de cambio oficial da USD 1.000 por día. Con eso se compran 50 vacunas de Pfizer por cada día de internación en una UTI.

    Cuánto más gente se hubiese vacunado en tiempo y forma, menos costos de internación en UTI, tratamientos, caídas del PBI y subsidios por cuarentenas

Un contagiado de COVID sin estar en terapia intensiva, tiene un costo de $20.000 diarios, el equivalente a 10 vacunas Pfizer por día.

En definitiva, lo que más caro le ha salido a Argentina por no asegurarse la mayor cantidad de vacunas para frenar el COVID y no tener las 14 millones de dosis que se habían pactado con Ffizer, es el costo de no haberlas comprado.

    Para este año hay previsto un gasto destinado al COVID-19 de $164.591 millones de los cuales solo $43.000 millones están destinados a la compra de vacunas y traslados

Cuánto más gente se hubiese vacunado en tiempo y forma, menos costos de internación en UTI, tratamientos, caídas del PBI y subsidios por cuarentenas. Y ni hablar de las pérdidas humanas: no hay cálculo económico que pueda estimar esas pérdidas.

Por Roberto Cachanosky

Fuente

2 COMENTARIOS

  1. Es increible la contradicion del gobierno nacional en este aspecto. A.Fernandez dijo, luego de la consulta con sus asesores, se supone, -o tal vez NO- que entre la economia y la salud elegìa la salud. Luego, su jefe de ministro Cafiero, en una insòlita declaracion y refirièndose a la vacuna producida por Pfizer dio a entender que comprar mas vacunas suponìa mas erogaciòn de dolares. Como dice Cachanosky, de los $ 164.591 destinados a gastos de la pandemia, solo $ 43.000 seràn usados en la compra de vacunas, cuando el pais necesitarìa mas del doble para vacunar a la mayoria de la poblacion, teniendo en cuenta siempre ambas dosis

  2. Buena definición del autor de la nota. La simple enunciación que «el costo de una vacuna es siempre menor que el de la vida humana que se expone, cualquiera sea su precio». E hora que los gobernantes asuman con responsabilidad resguardar a su población del azote que nos persigue.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.