Secuelas y Covid persistente: cinco historias de jóvenes que desmitifican que es una «gripecita»

1

Jujuy al día® – Fatiga, insomnio, arritmias, problemas respiratorios y neurológicos son consecuencias cada vez más descritas en la bibliografía científica sobre las secuelas tras la Covid-19. Pero narradas en primera persona ponen rostro al padecimiento que se vuelve invisible en la estadística.

Alvaro Calderari

Josefina Anschutz, Antonela Ferrari, Nabila Badur, Solana Camaño y Álvaro Calderari son personas jóvenes que quedaron con síntomas persistentes o secuelas tras haber tenido coronavirus, que van desde fatiga e insomnio hasta arritmias, problemas respiratorios y neurológicos, consecuencias cada vez más descritas en la bibliografía científica pero que narradas en primera persona ponen rostro al padecimiento que se vuelve invisible en la estadística.

Álvaro Calderari

El abogado Álvaro Calderari, de 36 años y residente de San Salvador de Jujuy, tuvo Covid en septiembre de 2020 también con un cuadro calificado como leve pero con sarpullido en todo el cuerpo, dolor de abdominal, vómitos, dolor de cabeza, cansancio y un poco de fiebre.

«Todavía tengo sarpullido en los brazos y en las manos, y cansancio. Nunca antes había tenido sarpullido. Recién ahora estoy tratando de volver a ejercitarme, pero me sigue doliendo mucho el cuerpo cuando me levanto a la mañana», describió Álvaro.

    «Recién ahora estoy tratando de volver a ejercitarme, pero me sigue doliendo mucho el cuerpo cuando me levanto a la mañana»”

Según Obieta, integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), «entre los síntomas más persistentes, la bibliografía científica y la experiencia clínica nos indican que más de la mitad (52%) de las personas que tuvieron Covid-19 presentan astenia (fatiga) después de las cuarta semana de inicio de síntomas».

Pero las secuelas no sólo se expresan en los órganos. Según un estudio publicado en The Lancet Psychiatry el pasado 6 de abril, una de cada tres personas con diagnóstico de coronavirus padece un trastorno psiquiátrico o neurológico en los seis meses siguientes al inicio de la enfermedad.

El estudio, que incluyó a 230.000 pacientes, arrojó que los cuadros más comunes son trastornos de ansiedad (17% de los pacientes), del estado de ánimo (14%), de abuso de sustancias (7%) y el insomnio (5%).

Nabila Badur

«Después de tener el alta epidemiológica y clínica noté que seguía con palpitaciones y volví a la guardia porque me asusté. Me tomaron los signos vitales, me hicieron un electro y dieron bien, pero me derivaron a un cardiólogo, que me indicó ponerme un holter para evaluar los picos que tenía de palpitaciones fuertes», contó a  Nabila Badur, comunicadora y productora radial de 29 años que vive en la Ciudad de Buenos Aires.

El estudio determinó que Nabila padece Arritmia Sinusal leve, «que significa que por momentos mi corazón hace picos», describió la joven que transitó en noviembre pasado la enfermedad con fuertes cefaleas, abundantes mocos, tos, decaimiento, pérdida de gusto y olfato, náuseas, ausencia de apetito, baja de peso y arritmia.

Después de seis meses, Nabila siente todavía cansancio cuando realiza actividad física, no recuperó completamente el gusto y el olfato y tiene presión en el ojo derecho, probablemente producto de la gran cantidad de mocos que taparon los conductos nasales, aunque todavía no tiene el diagnóstico final.

En el último tiempo comenzó a perder el cabello. «Consulté con una dermatóloga y me dijo que atravesar el Covid estresa mucho el cuerpo. Lo que tengo se llama Efluvio telógeno. Es una gran caída de pelo generada por el estrés», señaló.

Las afecciones cardiológicas y neurológicas que cuenta Nabila son sólo una pequeña parte de lo que se describe en la bibliografía científica como parte del denominado Covid prolongado o de las secuelas que, según explicó la médica inféctologa Elena Obieta, se diferencian en que «lo primero son los síntomas que persisten luego del cuadro agudo mientras que las secuelas son daños irreversibles».

Josefina Anschutz

Entre los síntomas neurológicos, uno de los descriptos es el denominado «neblina mental», algo que le sucedió a Josefina Anschutz, analista de marketing digital y estudiante de comunicación de 34 años que tuvo Covid-19 en noviembre pasado y lo transitó con «cansancio extremo, pérdida de olfato, dolor de cabeza permanente y sensación de falta de aire».

«Todavía ahora, los días húmedos me duele mucho la cabeza y siento que me falta el aire. También me pasa que tengo que hacer una cosa y después me olvido de qué era. Son como olvidos temporales. Sobre todo cuando tengo que hacer muchas cosas al mismo tiempo. Por ejemplo, el otro día estaba cenando con mi hija y me dijo: ‘¿Por qué hay olor a quemado?’. Fui a la cocina y vi las papas en el horno, pero no lo tenía ni registrado. Directamente se me había ido», relató a  Josefina.

Solana Camaño

Solana Camaño tiene 24 años, es periodista, comunicadora y formadora en género y Educación Sexual Integral (ESI) y en diciembre pasado tanto ella como su familia contrajeron Covid-19, que se sumó a la enfermedad de un familiar y al contagio de su abuela, una mujer de 80 años con dolencias preexistentes que «zafó», en palabras de la joven.

«Aunque no la pasé bien no estuve grave, fue una gripe con estos agregados de perder el gusto y el olfato y el dolor muscular», dijo a  Solana.

Sin embargo, los peores padecimientos vinieron después. «Tengo insomnio todas las noches. Me cuesta mucho dormirme a pesar de que estoy cansada, tanto física como emocional y mentalmente. Lo identifico desde diciembre, aunque también me pasaron otras cosas importantes en mi vida que podrían haber afectado mi salud mental. También tengo ansiedad, en el mismo sentido», contó respecto de su situación actual.

Antonela Ferrari

Antonela Ferrari, una periodista argentina de 34 años que reside en Turquía junto a su marido y tuvo coronavirus en diciembre, experimenta todavía dificultad para respirar, cansancio, debilidad corporal, ataques de ansiedad y de pánico, estrés post traumático y pérdida de peso e insomnio.

Pero a diferencia de los casos anteriores, ella transitó muy mal la enfermedad y aunque no requirió de cuidados intensivos, tuvo una neumonía que aún tiene consecuencias.

«Ahora estoy un poco mejor, ya pasaron cuatro meses y medio, pero hasta hace un mes no podía subir una escalera que me agitaba terriblemente. Incluso, como volví a recuperar peso por los ataques de ansiedad, empecé un tratamiento y, tanto el endocrinólogo como la nutricionista, me dijeron que en mi caso no pueden pedirme que haga ejercicio aeróbico porque el pulmón no me da. O sea, con que camine un poco todos los días es suficiente. Ellos a los pacientes post Covid no les exigen que hagan actividad aeróbica», relató a .

Y concluyó: «Yo era una de las que subestimaba mucho al Covid-19 en jóvenes, pensaba que el día que me tocara a mí seguramente iba a ser asintomática o muy leve, hasta ese entonces no había conocido a nadie de mi entorno que hubiese estado tan mal. Nunca imaginé que podría llegar a estar tan mal».

Antonela Ferrari, periodista argentina de 34 años que reside en Turquía junto a su

Deportistas, artistas y personalidades que también sufren secuelas pos Covid

Deportistas con miocarditis, una cantante de ópera que se traslada en silla de ruedas y una conductora que confiesa que no siente sabores son sólo algunas postales de famosos de la Argentina y el resto del mundo que dan cuenta de secuelas o síntomas pos Covid-19 y que, por su popularidad, ayudan a generar conciencia sobre posibles consecuencias.

El anuncio de la miocarditis del jugador de Boca Edwin Cardona, detectado tras haber atravesado la infección por coronavirus, encendió el alerta de posibles secuelas cardíacas a nivel mediático, aunque se trata de una consecuencia que ya se había identificado en la bibliografía científica.

El 1 de mayo el club anunció mediante un comunicado que el mediocampista colombiano de 28 años presentó «signos de miocarditis leve» en estudios de rutina tras superar la enfermedad Covid-19.

El mismo síntoma post coronavirus que tuvo Cardona también se presentó en el delantero de Gimnasia y Esgrima La Plata Lucas Barrios (36 años), informó la entidad platense el pasado 18 de abril.

Por su parte, la cantante de ópera española Ainhoa Arteta fue noticia a finales de abril cuando subió a las redes un video de ella movilizándose en un aeropuerto en silla de ruedas.

«Lo que me pasa es una consecuencia del Covid (…) se me han inflamado las venas dentro de las rótulas de los huesos y entonces no debo andar mucho», explicó la artista de 56 años en su cuenta de Instagram.

Arteta señaló que cuando tiene que recorrer tramos largos como los que hay en los aeropuertos lo hace en silla de ruedas o bien con muletas.

«No es nada grave pero tampoco es nada agradable», dijo la cantante lírica que tuvo su cuadro de infección por coronavirus hace cuatro meses.

También en España, José Gragera, jugador de 20 años del Sporting de Gijón, explicó que tiene síndrome de Raynaud, un trastorno poco frecuente de los vasos sanguíneos que afecta generalmente los dedos de las manos y los pies y que produce espasmos vasculares, que le quedó como secuela del coronavirus.

Esta es la causa que lo lleva a jugar al fútbol con guantes, una sugerencia que le dio su médico.

«No me riega bien la sangre hasta las manos y muchas veces me genera un cosquilleo incómodo. Incluso las manos se me ponen moradas o hasta amarillas», indicó el joven futbolista.

En Argentina la conductora de televisión Paula Chaves, de 36 años, quien reemplaza a Gerardo Rozin en el programa la Peña del Morfi de Telefé, reconoció a principio de mayo que todavía no siente el gusto de las comidas, tres meses después de haber padecido Covid-19 y algo similar le sucede a Maju Lozano, que lidera un ciclo en las tardes de Canal 9.

1 COMENTARIO

  1. El coronavirus no perdona, y aunque ya haya transitado por el episodio hace tiempo, sus secuelas han demostrado que la sintomatología dejada por el combate contra el virus deja una rúbrica muy fea de sufrirla con las complicaciones que asustan a quien las vive, y las diversas formas de hacerlas son de difícil solución inmediata, por lo que debemos tomar ejemplo de esas enseñanzas, que aunque sean tristes nos hagan recapacitar a los que no las hemos vivido, y que toda las precauciones recomendadas sirven para aminorar los efectos, como lo harán las vacunas, pero siempre dejaran muestras de su paso por nuestros cuerpos.

Responder a jorosv2011 Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.