La autodenigración argentina

0

«Se levanta a la faz de la Tierra una nueva y gloriosa nación”. Eso dice el Himno. Y amparados en esa certidumbre se inicia la construcción del país. Y no puede haber dudas, se anuncia “una gloriosa nación”- La luz la pone Mariano Moreno, “La Naturaleza nos ha hecho para grandes cosas y estamos empezando a obrarlas”.

Esa luz alumbrará todo el siglo XIX y aún más adelante y es un dato de la evolución histórica que suele ignorarse. Se trata de la certeza de un destino sobresaliente. Los fundadores de la Argentina crean un marco referencial para todo el accionar político: somos y seremos un gran país.

Ese metadiscurso lo cubre todo y no se envara por la desproporción que pueda tener con la realidad. Desde el principio, es incomparable la grandeza de las afirmaciones con el tamaño real del país. Tomemos un dato viajero: en los últimos años de la colonia, Buenos Aires manda a Cádiz como tributo de todo el virreinato, unos 800.000 pesos por año, México 14.000.000.

Pero lo trascendente de ese lenguaje es que expresa una convicción y se toman decisiones políticas fuertísimas a esa escala. Ni el ejército de Balcarce-Castelli mandado al Alto Perú, ni el de Belgrano destinado al Paraguay ni aún el Ejército de los Andes esforzadamente inventado en Cuyo son proporcionales a las fuerzas enemigas que deben enfrentar.

Cuando el Congreso declara la guerra al Brasil en 1825, el presidente Rivadavia logra hombres y recursos (el calumniado crédito de la Baring) para darle al general Alvear un poder de 7500 efectivos, sabiendo que del otro lado el emperador Pedro I ha movilizado 40.000 para derrotar a los argentinos y ocupar todo el Litoral. Y Alvear vence en Ituzaingó a la vanguardia imperial definiendo la batalla, y la existencia del Uruguay.

Hay que retener estas desproporciones para imaginar el modo de pensar de la época, en el pueblo y en los dirigentes y, lo que es más secreto y vital, imaginar las acciones de gobierno en todos los campos desde esta férrea y confirmada confianza en las propias fuerzas. Esto será el siglo XIX para nosotros, una gran construcción apoyada y hecha posible por una gran confianza en nosotros mismos. Esta condición de base muchas veces les resulta invisible a los analistas superficiales.

Pero los grandes dirigentes saben de esto. Lo llevaron al delirio Hitler y Mussolini, pero también lo proclamaron en medida racional Churchill, Stalin y Roosevelt. Mención aparte merece De Gaulle que parecía inventar a Francia desde la nada. En nuestros días, Barak Obama convocó con “Yes, we can” y Trump propuso “make America great again”.

Llamaría a este modo culminante del pensamiento político una “moral de la construcción”. Y esta moral de la construcción es la base de la edificación de la Argentina del siglo XIX y muchos años del siglo XX. … Y lo que es más importante, esta convicción fue compartida por la gran mayoría de la gente que se nutrió de ella aun en las dificultades.

Se había creado una conciencia de la construcción.

Ya no estamos en ese tiempo, en esa cuerda. Acaso las frustraciones reiteradas y el ígneo fracaso de la aventura malvinense han ido mellando el entusiasmo y la confianza en nosotros y en nuestro futuro. Y hemos derivado mal, pues como una respuesta inversa y de igual fuerza se ha generalizado el desánimo hasta convertirse en discurso de la dirigencia y, muy curiosamente, de los “comunicadores”.

Huelga decir que un estudio más desapasionado de la realidad muestra un país activo y promisorio. Ahí están el éxito de nuestra agricultura, el balance migratorio positivo único en Latinoamérica, los logros de la ciencia y la tecnología, la excelencia de Buenos Aires en su oferta cultural, la industria de punta en materia espacial, la capacidad de darnos la legislación más avanzada en temas de familia y derechos de género. En proporción histórica, es más que la realidad en que se apoyaba aquella vieja autoconfianza.

A cambio, hemos instalado la autodenigración. Ahora está de moda y es casi de buen gusto decir que somos un país en decadencia, y con esta etiqueta evitarnos el trabajo de conocer la realidad. El asunto es crucial, porque no sólo desalienta la confianza colectiva sino que quita reconocimiento a los muchísimos sectores de la vida argentina que tienen conductas y logros individuales de excelencia. “Somos una país fracasado” y por lo tanto es falso festejar ningún éxito… Este masoquismo de la denigración no es nuevo. Hay que tener memoria de que todos los golpes de Estado que hemos padecido han sido precedidos por minuciosas campañas de denigración, no ya sólo del gobierno que se quería voltear sino del país mismo.

Para el partido golpista siempre la Argentina está a punto de perderse, las instituciones, no funcionan, las libertades se violan, la inseguridad avanza, estamos desprestigiados en el mundo… Y, lo más importante, el gobierno a cargo es una pila de ineptos, ladrones y trepadores. “Hace falta una limpieza”. Y el vitriolo viaja, desde hace años, entre oficialistas y opositores según el lugar que toque a cada cual..

Este es el contexto de la vida argentina, inventar y difundir el desaliento, negar el futuro, rechazar toda afirmación positiva y concursar a ver quién encuentra lo más desagradable para mandar una carta a un diario o hacerse popular en las redes.

Desde tal lugar es imposible mirar para adelante, hablar de desarrollo, soñar con el éxito colectivo y compartido, como era ritual en los tiempos fundadores y hasta hace medio siglo. La política está vaciada, la sociedad está yerta.

Daniel Larriqueta

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.