El trabajo precario, por dentro: dos tercios lo ocupan mujeres jóvenes y sin estudios

0

Jujuy al día® – Los datos surgen del Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular. Más de 2 millones de argentinos viven de la economía informal y de subsistencia. Los menores de 35 años son los que más dificultades tienen para acceder a un trabajo en blanco.

blank

La economía informal cuenta con más de 2 millones de argentinos que se la rebuscan a diario para sobrevivir con empleos independientes o «changas». Por no estar inscripta en relaciones asalariadas tradicionales, por el tipo de trabajo o la forma de organización que adopta, estos trabajadores no gozan de ningún beneficio de la seguridad social y, cuando menos, viven en constante riesgo de quedar por debajo de la línea de pobreza e indigencia.

Los datos surgen del primer análisis del Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular (Renatep), llevado a cabo por el Ministerio de Desarrollo Social a partir de una ley aprobada por el Congreso en 2019 para prorrogar la declaración de la emergencia social.

El informe presentado por el ministro del área, Daniel Arroyo, y el secretario de Economía Social y dirigente social Emilio Pérsico, desnuda que al menos 2.093.850 argentinos viven de trabajos no registrados y precarios. Entre estos, el 57% son mujeres, lo que exhibe una notoria desigualdad de acceso a trabajos formales, ya que solo 33% de los puestos de asalariados privados están ocupados por ellas.

En relación a la edad, el muestreo del ministerio de Desarrollo Social exhibe que los trabajadores no registrados son, generalmente, jóvenes, que apenas representan el 7% de los empleos formales del sector privado. Los que declaran hasta 29 años de edad representan el 50,6% del total. En cuanto al nivel educativo alcanzado, más de la mitad no completó los estudios obligatorios. Entre los que trabajan en la construcción, más del 70% no concluyó estudios primarios o secundarios.

«El Renatep está generando elementos para facilitar al búsqueda de trabajo entre las mujeres», sostuvo Arroyo.

Al mostrar los datos, Arroyo señaló que el Renatep viene a proseguir un trabajo de años del Estado para abordar la informalidad, que empezó con la Asignación Universal por Hijo (AUH), y prosiguió con el salario social complementario (que hoy llega a 900.000 personas a través del programa Potenciar Trabajo), los créditos no bancarios, el monotributo social, y la instalación del salario mínimo como patrón de movilidad de los haberes.

Pérsico, en tanto, sostuvo que «el Estado está en deuda con este sector, que sigue sosteniendo a la Argentina», y lanzó un llamado a «construir derecho en estos lugares» con «mayor inclusión en el crédito, la educación, la salud y la mejora de la vivienda».

Más que la inflación: la carne ya acumula un aumento del 65% en el último año

A qué se dedican los que están «en negro»

Entre los más de 2 millones de trabajadores precarizados que se inscribieron a partir del contacto realizado por integrantes de organizaciones territoriales, unas 360.000 personas trabajan en comedores y merenderos populares; mientras más de 70.000 son vendedores ambulantes.

El Renatep sostiene que en la Argentina limpian casas por fuera de la formalidad unas 141.000 mujeres, a la parque se calcula que hay cerca de 20.000 cartoneros en tareas de recolección y reciclado. A la par, unas 65.000 personas realizan trabajos de albañilería privados de un contrato formal o alguna afiliación sindical.

Otro dato destacable del reporte del ministerio de Desarrollo Social es que la mayoría de los inscriptos viven en la provincia de Buenos Aires, siendo aproximadamente 785.000 los registrados, a los que siguen los chaqueños Chaco (5,6% del total), los tucumanos (5,5 %) y los salteños (5,2%).

Sin embargo, cuando se compara las inscripciones al Renatep con la población económicamente activa (PEA) por provincia y los asalariados formales registrados en el Sistema Previsional Argentino (SIPA), se rescata que los trabajadores de la economía popular superan a los asalariados privados en Formosa, Santiago del Estero, Chaco y Jujuy.

Ezequiel Chabay

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.