Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Por qué el precio del aceite de girasol aumentó 200% en menos de un año

Jujuy al día® – En los últimos diez meses el precio del aceite de girasol subió en el país 197%, un salto que responde más bien a la evolución del mercado internacional y la fuerte caída de la oferta, a la que es necesario sumar cierto impacto de la devaluación.

Poco tiene que ver con formadores de precios en el mercado doméstico. El aceite de girasol está presente en la mayoría de las mesas de los argentinos pero su precio se fija a decenas de kilómetros del país. Según fuentes del mercado, en Argentina se consumen 11,5 litros de aceite de girasol por persona, por año.

Lo que ocurrió en el último período es un incremento del precio internacional desde mayo último, por una fuerte caída de la oferta, a la que se sumó la depreciación del peso.

Así surge de un informe elaborado por Jorge Ingaramo, economista jefe de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir).

«Los precios del aceite crudo de girasol en Rotterdam y en la Argentina experimentaron un crecimiento impactante en los últimos 10 meses, producto de caídas simultáneas en la producción en los cuatro principales fabricantes mundiales, lo que significó una crisis global de oferta», explicó el analista.

Los precios del aceite crudo de girasol en Rotterdam y en la Argentina experimentaron un crecimiento impactante en los últimos 10 meses, por caídas simultáneas en la producción en los cuatro principales fabricantes mundiales, sostuvo Jorge Ingaramo

Entre el inicio de la cosecha en el hemisferio norte (mayo de 2020) y ahora el precio del aceite en Rotterdam creció 119,2% y el valor FOB en el país se movió en sintonía, concretamente 120,7%, explicó Ingaramo.

Pero a esto hay sumar el efecto devaluatorio. El FAS teórico en pesos, que calcula el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, aumentó en ese lapso 196,9%, incorporando la devaluación del 34,5%.

El precio de paridad teórica FAS oficial del Ministerio de Agricultura, en pesos, superaba al 23 de marzo en 16,5% al que había 30 días antes, y medido en dólares, la suba era del 17,8%.

Analizando las variables que hacen a la oferta, la producción mundial esperada de grano cayó 11,9% desde entonces, y la de aceite se contrajo 9,3%.

Más del 90% del girasol se produce en el hemisferio norte, y los tres principales productores, Ucrania, Rusia y la Unión Europea, concentran el 75% de la oferta. El año pasado hubo una menor producción y, en consecuencia, una subida de los precios internacionales.

«Como el consumo mundial es relativamente inelástico, un producto relativamente caro demandado por sectores de ingresos medios y altos, mermó apenas 2,5%», señaló Ingaramo.

En el caso de Argentina, por falta de humedad el área sembrada bajó de 720.000 hectáreas en 2018 a 240.000 en 2020. A nivel global esta caída no tiene demasiado impacto, dado que Argentina representa apenas el 6% o 7% de las exportaciones totales.

En el caso de Argentina, por falta de humedad el área sembrada bajó de 720.000 hectáreas en 2018 a 240.000 en 2020

Sin embargo, el panorama podría cambiar en poco tiempo. La semana pasada, durante una presentación en la Bolsa de Comercio de Rosario, el propio Ingaramo sostuvo que «el mercado de aceite va a seguir creciendo en los próximos años a razón del 5% en el consumo mundial».

La razón de este incremento es consumo de las clases medias y «las nuevas clases medias que se incorporan en Asia, India y Medio Oriente, por lo que nosotros no nos podemos perder esa oportunidad».

Hoy el gran oferente de este producto, demandado por consumidores de ingresos medios y altos en el hemisferio norte, es Ucrania. Pero hay que recordar que el crecimiento de la oferta de ese país fue apuntalado por subsidios.

Pero Ucrania casi no tiene margen para seguir creciendo, tanto en cuanto al área sembrada, como en los rindes del cultivo. Ahí se abre la oportunidad para otros países exportadores.