Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Jujuy al día® – Para el equipo de Laboratorios Química Luar, desde donde se lleva adelante la aplicación de ibuprofeno inhalado para las personas contagiadas de COVID-19, “sorprende que nos prejuzguen” en cuanto al tratamiento que ya practican muchos municipios de la zona y varias provincias, que en principio se resistieron al mismo, ya que todavía no cuenta con la aprobación de la Administración Nacional del Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

“Hoy se da mucho apoyo a la vacuna y no al tratamiento”, dijo la doctora Galia Kalayán, inmunóloga, encargada de Capacitación y Docencia de Laboratorios Química Luar. En ese sentido, afirmó que “el COVID llegó para quedarse, por más que se vacune a toda la humanidad”.

Repasó que “el Proyecto AIRE surge en Jujuy luego de que colapsara el sistema en la localidad de Libertador General San Martín y el Hospital Orias se vio con pacientes que llegaban tardíamente”. “La idea fue tratarlos de manera temprana para evitar saturar el sistema y evitar las complicaciones en pacientes de riesgo”, argumentó, y avanzó en que “se pudo implementar correctamente en la provincia de Córdoba e idealmente en Arroyo Cabral”.

En cuanto a si los resultados superan los buscados y si se esperaba esta reacción altamente positiva en la respuesta de los pacientes, Kalayán indicó que “el ibuprofeno inhalado actúa sobre todas las variantes porque la modificación de las nuevas cepas está en las proteínas. El ibuprofeno actúa en la bicapa lipídica de la membrana y en la proteína, como demostró el último paper publicado. Lo que demuestra su actividad antiviral”.

“Es decir que actuamos en las dos fases. Causa: como antiviral en cualquier cepa; consecuencia: por su efecto antiinflamatorio evita las complicaciones del COVID en pacientes que van a realizar una neumonía inflamatoria días posteriores a la infección, cuando el virus ya no está presente y solo queda una importante actividad inflamatoria”, explicó.

La profesional sostuvo que al ibuprofeno inhalado “lo ideal es aplicarlo desde el día 1 en pacientes de riesgo; estamos viendo cómo pacientes con patologías graves no realizaron las tan temidas complicaciones y cursaron una enfermedad más leve cuando se nebulizaron desde los primeros días”.

Prejuicios

Sobre la reacción del equipo del laboratorio cuando ven los estudios de la aplicación, ¿se sorprenden?, ¿cómo es la reacción como investigadores y como personas?, la doctora expresó: “Lo que hacemos es buscar soluciones con lo que tenemos. La ciencia se ha complejizado mucho. Tenemos grandes químicos trabajando, muy solventes, y nos sentíamos muy seguros con este producto, que veníamos investigando para fibrosis quística y después para EPOC, cuando nos sorprendió el COVID-19. Siempre supimos lo que tenemos. Lo sabemos. Por ahí, lo que nos sorprende es la respuesta de los demás”. “Muchas personas entienden el producto y lo comprenden fácilmente: es un antiviral que funciona en la primera etapa y luego como antiinflamatorio responde en la segunda etapa del COVID, que es cuando produce la neumonía inflamatoria, la reacción, la cascada inflamatoria que produce y todas las patologías que da a partir del séptimo día el COVID. Lo que sorprende es que muchos colegas o científicos no comprendan o por ahí prejuzguen al producto sin haber siquiera probado o sin habernos preguntado”, amplió. Y agregó que “siendo un producto muy sencillo, si se quiere en lo que es la formulación, y con efectos adversos casi nulos, te diría entonces que nos sorprendió que nos prejuzguen”.

“A título personal, creo que pasa al pensar en que algo que sale de Córdoba, de un laboratorio chico y de científicos que tal vez nadie esperaba, pueda frenar algo tan monstruoso como fue esta pandemia… Pienso que puede pasar por ahí, o que se piense que tiene que ser un megamedicamento, traído de no se dónde, para que responda a este bicho… Cuando nosotros podemos y lo estamos demostrando, tal vez a tiempos mucho más lentos que si viniéramos de un país del norte. Somos un laboratorio que no tiene más solvencia de la que tiene un laboratorio cordobés, del interior, y asimismo la peleamos y queremos demostrar que podemos”, expuso Kalayán.

Las vacunas

La docente insistió: “Las vacunas, hay muchos que coinciden en que se da mucho apoyo a la investigación de vacunas y poco a la investigación de productos para paliar la pandemia, porque aún se vacune a toda la humanidad, el COVID llegó para quedarse. Entonces tiene que haber productos para enfrentar a la enfermedad”.

Respecto a la posibilidad que el laboratorio se enfoque en la elaboración de vacunas para prevenir el COVID y quizás a partir de la transferencia de conocimiento de laboratorios de otras partes del mundo, la investigadora manifestó que “elaborar una vacuna es otra cosa, muy diferente”. “Es un producto que se inyecta para generar un anticuerpo bloqueador para un virus. Un laboratorio de vacunas es otra cosa. Este es un medicamento no solo para COVID, sino para muchas patologías, respiratorias, en la fibrosis pos-COVID. La vacuna es otro mundo donde hoy no estamos interesados en incursionar. La vacuna es puntual y para este momento. No sé en un año. Creo que hoy estamos viendo la punta de un iceberg en cuanto a vacunas. Lleva de cuatro a 10 años desarrollarlas. Esto es un tratamiento”, se explayó.

Y compartió “con otro ejemplo: ¿está la vacuna de la gripe?, sí. Hay gripe, también. ¿Y qué usás para la gripe?: usamos cura, paracetamol, lo que tomamos. Por lo tanto, no estamos diciendo que la vacuna vaya a sacar la gripe 100%, la gripe existe. Bueno, esto es lo mismo”.

“Hoy se da mucho apoyo a la vacuna y no al tratamiento”, se lamentó nuevamente. Reiteró que “el COVID llegó para quedarse, por más que se vacune a toda la humanidad”, y aseguró que “si aplicáramos Luarprofeno mediante el Proyecto AIRE a nivel nacional, otra sería nuestra realidad”.

En esa línea, se le preguntó si Luar estaría en condiciones de responder a una demanda nacional, señaló que sí.

Los municipios

En cuanto a si están trabajando con varios municipios cordobeses y de otras provincias de la misma manera que en Arroyo Cabral, el más cercano a Villa María, Kalayán destacó que “este fue el primer municipio, el que se animó. Inmediatamente después se sumaron, con igual éxito te diría, Corral de Bustos, Justiniano Posse, General Cabrera, Deheza, La Playosa, James Craik, Freyre. Son 125 y conozco a cada uno de los que trabajan allí”. Esto, reconoció, “demandó una logística y una presencia que ni te imaginás”.

Por último, en cuanto a si está vacunada, Kalayán respondió sin rodeos: “No. Todavía no me llamaron. Pero estoy tranquila porque tengo el ibuprofeno”.

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: