Confirmado: así serán los próximos aumentos de telefonía móvil, internet y TV paga

0
blank 0 blank 0
Read Time5 Minute, 43 Second

Claudio Ambrosini, titular del Enacom, anticipó cómo se prevé que sean los próximos aumentos de telefonía, internet y TV paga.

blank

Jujuy al día® – Después de haberse autorizado aumentos en enero, febrero y marzo para las cooperativas, y en enero y marzo para las grandes operadoras, en abril no habrán nuevas subas de los servicios de internet, telefonía y televisión paga. Los próximos ajustes de los precios de estos servicios podrían producirse en mayo o en junio.

Así lo aseguró a iProfesional el presidente del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Claudio Ambrosini  «No vamos a autorizar aumentos en abril. Recién será en mayo o en junio. Estamos buscando periodicidad y una fórmula que contemple la situación y que no tengamos una paritaria mensual con Economía y con las empresas porque es desgastante», dijo a iProfesional, Claudio Ambrosini quien también anticipó que los aumentos continuarán siendo asimétricos, tal como sucedió con el visto bueno que se dio a los incrementos de marzo.

Desde que se inició el proceso de descongelamiento de los precios de las telecomunicaciones, el Gobierno autorizó en enero un incremento de los precios de los servicios de 5% para las grandes prestadoras, es decir, Claro, Telefónica y Telecom, y de 8% para las pymes de telecomunicaciones, porque en su mayoría no habían aplicado ningún tipo de aumento en 2020.

En febrero se les permitió otro incremento a pymes y cooperativas, esta vez, del 7%, mientras que en marzo las alzas autorizadas fueron distintas según el tipo de servicio: la telefonía fija tuvo un incremento de 5%, la móvil de 2,5% y el segmento de internet para empresas, de 7,5%.

La banda ancha y la televisión paga tuvo incrementos que oscilaron entre el 5% y el 7,5% según el tamaño de empresa: de 7% para las prestadoras de menos de 100.000 clientes y hasta 50 mbps, de 5% para los que tienen más de esa cantidad de clientes; y de 7,5% para los servicios premium o bajo demanda.

Aumentos asimétricos

Ambrosini sostuvo que «el esquema de aumento va a ser asimétrico pero tiene que acompañar el proceso económico de la Argentina. Lo dijo Alberto (por el presidente) y lo repito en todos lados porque es la premisa que bajó a cada uno de los reguladores».

Recordó que en 2020 hubo muchas cooperativas que no aumentaron, razón por la que al detectar que en una misma localidad donde opera una cooperativa y un gran prestador la diferencia de espalda entre uno y otro podía inclinar la balanza de manera peligrosa, correr el riesgo de que las cooperativas vuelquen y dejaran sin conectividad a todo un pueblo. «Y quedó bien claro que hoy la conectividad es más que esencial», insistió.

Una de las ideas sobre las que se trabaja es que los aumentos se autoricen cada cuatro meses. «Queremos buscarle periodicidad. Esto es, que cada cuatro meses se aumenta, buscar una fórmula y después listo, ya está, como la movilidad jubilatoria. Este es el índice (para aumentar los precios) y listo. Y basta con este tema y laburemos, independientemente de que tengamos juicio con esto o con otro tema», enfatizó el funcionario, que no disimuló algo del hartazgo que significó la discusión durante estos meses.

Esa fórmula tendrá que contemplar todas las variables que entran en juego a la hora de actualizar los precios, teniendo en cuenta el bolsillo de los argentinos por un lado, y la sustentabilidad del sector por el otro. Y salir, así, de la tensión en que ingresó el sector desde que, en agosto de 2020, se emitió el decreto 690 que convirtió a las telecomunicaciones en servicios públicos esenciales y congelo los precios hasta finales de ese año.

En ese marco, Ambrosini explicó que la convocatoria del Enacom a las empresas para que hagan sus demostraciones sobre 5G fue «para salir de la locura que era todos los días sentarme con los operadores y pelear los precios y no mirar para adelante, porque adelante hay otra vida».

Esa otra vida no es sólo 5G sino, y principalmente, otras acciones que se impulsan desde el regulador: más control sobre el cumplimiento de las disposiciones que surgen desde el organismo –como la decisión de que las empresas que aplicaron aumentos por encima de los permitidos en enero devolvieran el dinero a los usuarios- y sobre el  otorgamiento de los Aportes No Reembolsables (ANR), destinados a expandir las redes de fibra, para los que ya se otorgaron casi $2.000 millones.

Respecto de los aumentos de enero, Ambrosini recordó que la única empresa que no cumplió con la orden de devolver el dinero a los usuarios fue Telecom. Y que ese proceso se encuentra en las instancias administrativas y judiciales correspondientes.

«Los intimamos judicialmente (a Telecom) y cambiamos el reglamento de sanciones. Si antes la sanción  máxima era de $500.000 ahora la multa es de $20 millones, lo multiplicamos por 40. Para que, realmente, si se aplica una sanción, que duela. Independientemente de esta demanda también tenemos una medida judicial porque los tiempos de la justicia son los tiempos de la justicia, estamos en eso. Lo peleamos en lo administrativo y en lo judicial pero, a la vez, consensuando cosas, porque yo me tengo que preocupar por la cantidad de usuarios», subrayó.

En ese sentido, se refirió a su doble rol como regulador donde tiene que tanto la calidad de los servicios y el respeto hacia los consumidores, como el buen funcionamiento del sector. «Como regulador les tengo que garantizar a los usuarios que tengan buen servicio. Me interesan más los 20 millones de usuarios de Telecom que Telecom como grupo, y tengo la doble responsabilidad de castigar si la empresa no cumple porque se trata del servicio de los ciudadanos, y también que se pueda seguir hablando por teléfono y tener internet», apuntó.

Esta ida y vuelta de tensiones no quita, a su vez, que tenga que haber en paralelo otra mesa de discusión en la que se aborden otros temas. Y acá vuelve otra vez la razón por la que se pusieron en marcha las pruebas de 5G en las que, una vez más, el protagonismo estuvo a cargo de las proveedoras de equipamiento Huawei, Ericsson y Nokia y no de los operadores de telecomunicaciones.

«Toda la batalla legal la estamos dando.  Todo dentro de la ley. Los intimo, los multo, les hago juicio. Pero a su vez tengo que tener una mesa de consenso. Si pongo el faro en el 5G es porque tengo que seguir caminando con los operadores que tengo. Y no me doy por vencido y voy a pelear hasta las últimas consecuencias las instancias administrativas para que entiendan que tengan que devolver la plata. Aunque los diálogos sean más ásperos mi diálogo apunta a que tengan que devolver la plata preocupándome por los 20 millones», reiteró.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.