Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Jujuy al día® – Yésica fue prematura y al poco tiempo de su nacimiento se le desprendió la retina del ojo derecho. Veía solo del izquierdo, pero los pronósticos de los médicos eran malos. Creció sabiendo que en algún momento iba a perder su visión por completo. Finalmente, eso ocurrió a sus 10 años. “Fue un proceso largo y con muchas idas y vueltas porque luego volví a ver por 6 meses.

«Me operaron, pero para seguir mi tratamiento debía quedarme en Buenos Aires y mi familia no tenía los medios económicos para sostenerlo”, recuerda. Ir y venir a la Capital –cuando sus padres podían- fue parte de su rutina durante mucho tiempo. Mientras tanto, su nueva retina se iba plegando cada vez más, soportó dos años de cirugías y momentos en los que de repente veía nuevamente luces, colores y se entusiasmaba… hasta que a los 18 años quedó definitivamente ciega.

“No se si me gustaría volver a ver, ya estoy acostumbrada, esta soy yo y me define: Yésica Gutiérrez, una persona ciega que aprendió, y mucho, gracias a su discapacidad”, sentencia y aclara: “Lo que yo pasé me hizo entender a las personas con discapacidad, entonces, luego de un largo proceso interno, decidí trabajar para ayudar a las demás, a los que habían pasado o estaban pasando lo mismo que me sucedió a mí. Todo esta energía y ganas se traducen hoy en Mudeba (Mujeres derribando barreras), una agrupación de promoción, ayuda e inclusión a mujeres con discapacidad de San Salvador de Jujuy”.

Aprender Braile, salir a caminar sola, terminar la escuela secundaria… esas fueron las primeras metas que se puso Yésica. Y las logró de forma exitosa. “Todos mis profesores me llamaban `la esponjita`”, recuerda sonriente. Cuando finalizó 5º año se sentía más que satisfecha, pero a su vez notaba que algo le faltaba, que tenía ganas de seguir adelante y encontrar un nuevo desafío. “Con la ayuda monetaria del médico que me operó me anoté en una universidad privada en Jujuy para estudiar Psicología. Estaba súper feliz, pero enseguida me topé con el doble discurso que prima: por un lado, una institución muy abierta, pero por otro, con muchas trabas para los estudiantes con discapacidad”, recuerda y agrega: “Fue difícil, un camino de subidas y bajadas, pero me convencí finalmente de seguir adelante cuando conocí a varios profesionales con discapacidad que se habían recibido en años anteriores. Eso realmente me inspiró y me dio fuerza para dar el primer paso y seguir adelante”.

    “La discapacidad te infantiliza muchísimo. Las familias (y es comprensible que lo hagan) suelen brindarte solo las herramientas para sobrevivir, pero no para sentirte bien, quererte y encontrar placer”.

El camino volvió a tener sus momentos cuesta arriba: en cuarto año abandonó los estudios porque tuvo conflictos con una profesora que le dijo que como psicóloga ella podía “causarle cierto daño a sus pacientes debido a su discapacidad”. “Fue un golpe muy duro que me diga eso. Fue la primera vez que tomé tanta conciencia de lo que me pasaba. Yo estudiaba para poder ayudar a los demás, no para perjudicarlos. Por ese entonces me sentí muy sola y me di cuenta de que me faltaba contención, si en ese momento hubiera existido una organización como Mudeba estoy segura de que hubiera continuado sin ninguna interrupción y hubiera ganado tiempo”, afirma.

Por suerte, a sus 32 años, Yésica sigue nuevamente adelante con su carrera, colabora en programas de radio de San Salvador de Jujuy para comunicar sobre mujer y discapacidad, se dedica a dar clases de particulares de algunas materias -ya que vive sola y no puede mantenerse con su pensión de 12 mil pesos-, es capacitadora de personas con discapacidades severas y, por supuesto, es uno de los pilares fundamentales de Mudeba, el proyecto solidario que el año pasado se llevó el Premio de la Fundación Avon. Justamente a partir de esta semana se abrió la convocatoria para este galardón que premia a proyectos sociales de mujeres para mujeres. Para inscribirse hay que anotarse en la web: fundacionavon.org.ar/premios.

“En Mudeba somos un grupo de mujeres con discapacidad -en su mayoría ciegas- que trabajamos para ayudar a otras mujeres en la misma condición. La realidad de nuestra provincia es muy diversa entonces realizamos y organizamos talleres y capacitaciones con perspectiva de género para que puedan mejorar su calidad de vida”, explica Yésica.

En la “futura fundación” hay 30 mujeres fijas y algunas más itinerantes que colaboran junto a sus maridos, aún no tienen lugar físico y toda la grilla de actividades está destinada a mujeres. El rol de Yésica (que es especialista en perspectiva de género) es de coordinar, generar nuevos proyectos y acompañar para que estos se hagan realidad. “Realmente no tenemos tareas estáticas, cada una da una mano en lo que sabe y puede. Además, intentamos incluir a todas en cuanto entran. Siempre algo para hacer tienen, porque necesitamos bastante ayuda”, detalla. Mudeba se junta una vez al año para organizar cómo será su cronograma y para escuchar a las mujeres y ver qué necesitan. Este año lo hizo en el complejo Eva Perón de la localidad de Los Alisos.

    “Las realidades en nuestra provincia son muy complejas, nos encontramos con mujeres de 50 años que nunca salieron a la calle o muchísimas que no conocen sus derechos y jamás hicieron su trámite para recibir la pensión”.

“Las realidades en nuestra provincia son muy complejas, nos encontramos con mujeres de 50 años que nunca salieron a la calle o muchísimas que no conocen sus derechos y jamás hicieron su trámite para recibir la pensión”, cuenta Yésica y suma: “En la actualidad nos preocupan mucha las mujeres sordas, ya que para que puedan hacerse entender se necesitan intérpretes y veedores y, por supuesto, la poca independencia de muchas, personas que tienen celulares pero los manejan sus maridos, por ejemplo, y no pueden valerse por sí solas”.

Yésica Gutiérrez

De a poco se fueron sumando cada vez más. Hoy más de 30 mujeres con discapacidad

Quien mejor que alguien que pasó por una situación y en una condición similar para entender y empatizar con las otras. “La discapacidad te infantiliza muchísimo. Por este motivo queremos empoderar a las mujeres, conocerlas, saber si les gusta alguien o no, hacerlas sentirse deseadas, lindas, ¡vivas!… Las familias muchas veces sin querer no te dan las alas necesarias para crecer, te brindan solamente (y es comprensible) las herramientas para sobrevivir, pero no para sentirte bien, quererte, encontrar placer”, explica Yésica y rememora: “Mi mamá trataba de mirarme y pensar que yo no era ciega, porque si me veía chocarme contra la pared cuando caminaba me iba a querer abrazar inmediatamente y eso no me iba a ayudar a salir adelante y superar los obstáculos”.

Mudeba organiza entonces talleres de automaquillaje, informática, orientación vocacional, secretariado e imagen personal y en breve también de género, junto al Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), ya que la mayoría de las mujeres discapacitadas se vinculan amorosamente mucho con otras personas discapacitadas, entonces cuando hacen denuncias suelen no creerles.

“¿Cómo te va a pegar alguien en silla de ruedas que no puede caminar? ¿Un sordomudo te va a maltratar?

Esas son algunas de las preguntas descreídas que reciben cuando hacen una denuncia. La violencia dentro de la discapacidad es un tabú, pondremos énfasis en hablar de esto. Queremos abrir a un diálogo para mejorar la situación de todas”, afirma.

En un futuro -y mientras preparan el himno de Mudeba y los videos por la campaña por el Día Internacional de la Mujer- planean con el dinero del premio que ganaron de Fundación Avon llegar a más mujeres del Interior de Jujuy, dedicarse especialmente a las discapacitadas sordas y buscar la forma de transformarse en una institución para que ciertos temas burocráticos sean más sencillos y más proyectos –tanto gubernamentales como privados- puedan concretarse. “Mi sueño es trabajar como psicóloga, pero ayudar a las demás es realmente algo muy hermoso y gratificante. Hay mujeres que me llaman a la madrugada pidiéndome ayuda, otras que se animaron a salir a caminar a la calle de mi brazo y algunas que no hablaban y a partir de los encuentros comenzaron a tener su voz y a tomar pequeñas decisiones dentro de su núcleo familiar. A veces lo pienso, me emociona y me impulsa a seguir adelante”.

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: