Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Coronavirus. Por qué hay que mantener los cuidados luego de ser vacunado

Jujuy al día® – Martha Chiesa tiene 86 años. Se dio la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus el 25 de febrero en la ciudad. Dice que una vez que le apliquen la segunda dosis se seguirá cuidando, casi como si no se hubiera vacunado. “No sabemos qué nivel de protección nos va a dar, y aunque otorgue un 95% de inmunidad, ¿qué sucede con ese 5% de posibilidades de contagiarse? No voy a ir a ninguna reunión social en el corto plazo y voy a seguir usando barbijo. La vida es muy linda para perderla”, detalla.

En la Argentina hay 1.952.883 personas que ya se aplicaron la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus y 451.311 fueron inoculados con las dos dosis. Pero, ¿qué les espera a estas personas inmunizadas contra el SARS-CoV-2 cuando gran parte de la sociedad aún no está en la misma situación? ¿Deben seguir usando el barbijo? Si llegaran a contraer el virus, ¿atravesarán un cuadro más leve? A pesar de tener los anticuerpos para combatir la enfermedad, si se infectaran ¿podrían contagiar?

“Cuando vos vacunas de forma intensa y vacunaste al 70% de la población, ahí algunas pautas se pueden ir flexibilizando. Pero mientras se esté vacunando, mantener los cuidados es muy importante porque en países donde la vacunación es lenta la cepa circula y tiene capacidad de mutar”, explica Eduardo López, infectólogo y asesor presidencial durante la pandemia de coronavirus.

A Carlos Ancarola, de 84 años, también le aplicaron la primera dosis hace tres semanas. Estima que luego de la segunda aplicación podrá estar más relajado, afirma que incorporará algunas salidas, pero cómo aún la incertidumbre es muy grande, no bajará la guardia. “No sé qué nivel de inmunidad me dio la primera dosis, pero creo que no mucha. Yo me sigo cuidando; ya estamos cansados, pero hay que seguir. El otro día fui a un desayuno de exalumnos que era al aire libre. Me parece que después de la segunda voy a estar más tranquilo”, relata Ancarola.

Según los especialistas consultados por LA NACION, en promedio, luego de la primera inyección se genera un 60% de inmunidad y luego de la segunda se llega a un 90% y, en caso de contagiarse, también tienen un 90% de posibilidades de no atravesar un cuadro grave.

“Luego de 10 o 15 días después de la segunda dosis ya tenes inmunidad prácticamente completa, esa segunda dosis termina de darle la fuerza de la respuesta inmune. Los que tuvieron una infección natural por Covid podrían necesitar solo una dosis para llegar a ese nivel de inmunidad”, señala Elena Obieta, infectóloga.

“Se sabe que, según la vacuna, hay una eficacia global que está entre el 52% y el 95%. Pero, como prevención para no desarrollar una enfermedad grave, la eficacia global está por arriba del 90%. Hay dos conceptos que se confunden: la eficacia es la que dan los estudios clínicos, cuando vos vacunas a una población y a la otra, no; y la efectividad es cuando ya se usa en el campo. Hoy, en cuanto a la efectividad de la vacuna, el único país que lo puede medir es Israel, donde bajaron notablemente la hospitalización y los casos graves”, agrega López.

El uso de barbijos es una de las herramientas fundamentales para evitar la transmisión de la enfermedad, pero a su vez gran cantidad de personas se quejan por la incomodidad que implica llevarlo puesto todo el día. Muchos esperan vacunarse para, entre otras cosas, poder dejar de usarlo, pero por el momento eso no es lo indicado. Aunque una persona cuente con las dos dosis de la vacuna, no está probado que no pueda contagiar a otros, tal como lo hacen los pacientes asintomáticos que no fueron inoculados.

“Lo que no se sabe de los vacunados es si ellos pueden transmitir la enfermedad. Pueden transformarse en lo que se llama un portador asintomático con el riesgo de contagiar a terceros. Hay datos preliminares, según los cuales las vacunas podrían disminuir la carga viral, pero no está adecuadamente estudiado”, explica López.

En Estados Unidos, la semana pasada los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han autorizado que las personas totalmente vacunadas contra Covid-19 puedan reunirse con otras inmunizadas en interiores, sin necesidad de usar mascarilla ni guardar distancia.

Obieta aclara que, como las vacunas no han demostrado disminuir la posibilidad de, en caso de contraer el virus, poder transmitirlo, es necesario seguir mantenido la distancia social y el uso del barbijo cuando se permanece en lugares públicos. Si dentro de la propia burbuja estuvieran todos vacunados, no sería necesario emplearlo, pero si hubiera alguno que aún no fue inoculado, ese correría riesgo de contagiarse.

Fuente