Suicidio adolescente, un tema del que hay que hablar: señales a las que estar atentos

0
blank 0 blank 0
Read Time10 Minute, 50 Second

«Me encerré en el baño y llamé a mi mamá para que venga del trabajo, me daba miedo quedarme solo. Sentí pánico, terror.»

blank

 Jujuy al día® – Relato de un muchachito de 17 años que pudo pedir ayuda. Desde ese momento inició tratamiento psicoterapéutico y psiquiátrico, y con el acompañamiento familiar las ideas de muerte se diluyeron en corto plazo.

Pudo hablar a tiempo, no todos pueden. Un tema que duele, como quizás ningún otro, porque combina los dos ejes más sensibles de la existencia: la muerte y el amor por los hijos.

Pero hay que hablar, hay que ponerlo arriba de la mesa. Hay que ponerle palabras porque es la única manera de prevenir. Porque el silencio es el camino opuesto a recorrer. Se habla poco sobre esto, da escalofríos de solo mencionarlo.

Soy padre antes que psicólogo, imaginar el sufrimiento en mis hijos en esa dimensión es un puñal que me atraviesa, imaginarlo en cualquier otro u otra, que podría ser hijo/a mía, también me provoca una congoja enorme. Pero enfrentar es la tarea.

El suicidio adolescente es una problemática en crecimiento. Vivimos en tiempos de hiperconectividad pero hay pandemia de soledades.

Y cuando un joven tiene ideas de quitarse la vida, una parte de la sensación avasallante que lo inunda es que su sufrimiento no tiene remedio, que el único camino es el fin, terminar con la vida, como manera de sanar y de dejar de sufrir.

Y aclaro, el suicidio no es el deseo de muerte en la mayoría de los casos, sino más bien la ilusión, necesidad y deseo de poner fin al sufrimiento que por algún motivo atormenta. Es escapar de un padecimiento que se hace insostenible, el aparato psíquico estalla literalmente. Y sufren en soledad, no porque no haya nadie cerca, sino porque la sensación es esa, más allá del entorno que puede estar muy presente.

El sufrimiento psíquico a menudo es silencioso.

Voy a escribir en esta nota (y quiero medir cada una de mis palabras) sobre el suicidio adolescente.

Lo que sigue tiene como objetivo ayudar a quienes sufren para que puedan pedir ayuda, y a las familias, entorno cercano y no tan cercano de los adolescentes a detectar señales, prevenir y acompañar.

Para aquellos a los que la vida les ha cambiado porque tienen en su familia un caso de suicidio de alguno de sus hijos o hijas, solo decir que el sentimiento de culpa no resuelve ni es operativo. Si lo que predomina en la familia es el sentimiento de culpa eso obstaculiza el proceso de sanación de los otros hijos y del mismo grupo familiar.

Cabe señalar que las familias también son víctimas y precisan ayuda terapéutica para poder seguir adelante.

La prevención a veces no es sencilla, no es dos más dos. A veces las señales son leídas y oídas a tiempo y a veces no. Y no es sencillo.

No lo es, por eso quiero sumar mi granito de arena para detectar y nunca minimizar aquellas cuestiones que pueden salvar la vida de quienes están en situación de atentar contra la vida propia.

No hay ninguna duda que el amor salva, pero a veces no es suficiente, y a veces las señales no son vistas, no por falta de amor sino porque simple y dolorosamente las palabras no fueron suficientes para aliviar el dolor.

Los seres humanos sufrimos, la vida también se trata de sufrir. Y tenemos la palabra como recurso para canalizar nuestras emociones. En la adolescencia todo es intenso. Blancos y negros, altos y bajos, no hay grises. Y el principal riesgo es el de lo que en psicología se llama “pasaje al acto”.

Esto es, las fantasías o ideas de muerte pueden estar presentes en la mente de muchos hombres y mujeres. Pero hay un límite que puede y debe funcionar como freno. La fantasía es el borde. “Jamás haría nada que me lastime. Pienso en la muerte como remedio pero jamás me la provocaría”.

Es una cornisa muy delgada, porque cualquier detonante (desengaño amoroso, pelea familiar, o sentimiento de vacío), puede ser el desencadenante de un pasaje a la acción.

Es muy común observar en jóvenes distintas conductas autoagresivas. Cortarse en los brazos, por ejemplo, de manera sistemática sin intención de morir pero en una línea delgada y muy peligrosa.

Cuando el dolor desborda y el sufrimiento estalla, el riesgo de pasaje a la acción aumenta. Y ahí (y antes también) tenemos que estar los adultos muy atentos.

“Los hombres no lloran”

En el reparto de mandatos, los varones cargan también con los suyos. La introspección y el sufrir en silencio, somatizando y silenciando lo que por dentro quema, es uno de ellos.

“Hacete hombre, los hombres no lloran, no seas mujercita” y otros disparates que tanto complican a la hora de cuidar de la salud mental.

El suicidio es más frecuente en hombres jóvenes, pero las mujeres lo intentan con mayor frecuencia. Estas diferencias se relacionan con la mayor letalidad (en los hombres) del método elegido, la mayor posibilidad de las mujeres de pedir ayuda y la aceptación de tratamientos.

Las centurias de patriarcado ubican a los hombres en una posición muy compleja frente al sufrimiento. Hablan menos de lo que los aqueja. En nuestra sociedad se percibe la masculinidad como fuerte y no vulnerable, lo que obstaculiza que los hombres puedan decir de su dolor.

Como muchos hombres no expresan lo que sienten, somatizan: su cuerpo manifiesta a través de molestias físicas una angustia emocional no liberada. Y en la edad adulta los trastornos cardiovasculares, orgánicos y psicosomáticos están a la orden del día.

Los grupos de varones adolescentes tienden a hablar entre sí mucho menos.

La mayoría de las veces las confidencias complejas las hacen los varones con amigas mujeres, que a menudo son las que dan la señal de alerta.

Es clave habilitar (y esto lo diré más de una vez en esta nota) espacios de dialogo y confianza, y romper desde los círculos familiares estos absurdos mandatos.

Caja de herramientas para la prevención

Hablar del asunto, habilitar canales donde la palabra circule, abrir ojos y oídos sin alarmarse pero estando (y lo digo una vez más), cerca de nuestros hijos para cuidarlos y lejos para no asfixiarlos.

Las familias deberán estar atentas en el delicado equilibrio de acompañar, prevenir y no invadir los tan preciados y necesarios espacios de intimidad de los adolescentes cuando se trata de la prevención, claro está.

Cuando hay alguna situación de riesgo cierta el valor vida va por encima de cualquier otro.

Los indicadores esenciales a los que deben estar alertas y atentos los adultos son:

  • Cambio abrupto en las conductas de los hijos/as
  • Auto-encierros prolongados
  • Modificación de conductas alimenticias (pérdida de apetito y peso)
  • Inicio en el consumo de sustancias psicoactivas. Muchas veces los pacientes con trastornos psiquiátricos comienzan a consumir drogas como manera de intentar un equilibrio fallido del sufrimiento psíquico. Hablamos aquí de patologías duales, y el desorden emocional es tan grande que los riesgos de actos autoagresivos son altos. Es importante recordar que el alcohol, tabaco y marihuana son las drogas más comúnmente usadas. Gozan de aprobación social pero no por eso son menos peligrosas.
  •  Estado de tristeza que aumenta en intensidad y persiste en el tiempo.
  • Desánimo prolongado
  • Aislamiento sostenido
  • Abandono de sus actividades, dejan de encontrarse con sus amigos.
  • Lesiones autoprovocadas, por más pequeñas que sean.

Desterrar el «no te metás»

Los adolescentes tienden a ocultar los daños que se infligen, una paciente hace años no dejaba de usar remeras manga larga en verano para que no vean los cortes que se auto infringía.

Si pensamos en adolescentes, los grupos de pares son claves. Romper las alianzas tóxicas, decirle a la familia que un amigo/a está en riesgo no es ser buchón, es ser amigo/a.

“Tengo una amiga que se lastima, pero no quiero buchonearla con los padres porque me va a odiar”.

Sin embargo, la intervención temprana de los pares es clave en la detección precoz de trastornos que pueden implicar riesgo de vida.

También son clave las intervenciones de los adultos que tienen presencia en la vida de los jóvenes, profesores, entrenadores, padres y madres de amigos.

Cuando se trata de cuidar la vida, el «no te metás» no debe existir.

Muchas de las consultas en las líneas de ayuda son de amigos, familiares o personas del círculo cercano que, preocupados, preguntan como intervenir..

Qué hacer

✔Ante cualquier duda consultar y pedir ayuda a profesionales de la salud mental. Es mejor pecar por exceso que menospreciar las señales que dan las personas en riesgo. En algunos casos la ideación suicida aparece en el contexto de una enfermedad mental que debe ser atendida para que la ideación suicida remita (depresiones, trastornos de personalidad, trastornos por consumo de sustancias psicoactivas por ejemplo).

✔ Hablar sin eufemismos de lo que pasa. Contrariamente a la creencia popular, hablar del suicidio NO MATA.

A menudo las personas que tienen conductas suicidas (cualquier acto que tenga como finalidad la muerte) verbalizan que ya no tienen más ganas de vivir. Asustarnos o menospreciar el dolor de un ser querido es un error. Hay que escucharlo, hablar de cómo se siente y ayudarle a buscar ayuda profesional. Preguntarle a una persona directamente acerca del suicidio suele reducir la ansiedad que rodea el sentimiento; la persona se puede sentir aliviada y mejor comprendida.

✔ Ante cualquier duda sustentable eliminar los elementos de autolesión del ambiente (sustancias tóxicas, medicamentos, armas de fuego si las hubiera, elementos cortantes).

✔ Evitar discusiones y confrontaciones, no retar al adolescente por sus pensamientos o conductas. No censurar las ideas de muerte, sí dimensionarlas y canalizarlas en un ámbito de ayuda profesional y familiar, desde el amor, no desde la sanción.

✔​Crear un ambiente seguro y con apoyo; no dejar a la persona sola. Ante la duda razonable, el acompañamiento permanente como primera medida es esencial.

Que NO hacer

La Organización Mundial de la Salud, en un documento sobre prevención del suicidio, desaconseja:

✔Ignorar la situación.

✔Mostrarse consternado o avergonzado y entrar en pánico.

✔Decir que todo estará bien.

✔Retar a la persona a seguir adelante.

✔Hacer parecer el problema como algo trivial.

✔Dar falsas garantías.

✔Jurar a guardar secreto.

✔Dejar a la persona sola.

Hablo siempre de lo esencial del vínculo amoroso y saludable con los hijos. No tenemos manuales para ser padres y madres, vamos aprendiendo de la práctica y de los errores también. Pero hay instancias y factores que son tan imprescindibles y necesarios como el aire que respiramos.

Instalar un ambiente de confianza en el seno familiar, momentos de diálogo genuino, escuchando lo que nuestros hijos tienen para decir, sea lo que sea, duela lo que duela, sin negar, sin cerrar los ojos, sin decir “esto no me puede estar pasando a mí”.

Nos puede pasar, a ustedes, a mí, a cualquier mortal que camine por este planeta.

La salud mental es muy compleja, pero si garantizamos el diálogo, la confianza, el disfrute compartido, si habilitamos el libre fluir de las emociones en nuestras casas, si le perdemos el miedo a decir lo que sentimos, entonces sumamos para la prevención de cualquier sufrimiento que pueda instalarse de manera peligrosa en quienes más queremos, nuestros hijos.

En la vida se sufre, y debemos darles las herramientas para gestionar el dolor, la frustración y las adversidades.

Abrir ojos, escuchar, consultar ante la lógica duda, no entrar en pánico pero no negar. El equilibrio, el delicado equilibrio, es la tarea.

Líneas de consulta

Línea 135. El Centro de Atención al Suicida (CAS) está atendiendo 18 horas diarias, de 8 a 2 de la mañana, de forma anónima, gratuita y voluntaria. La línea 135 es gratis desde CABA o Gran Buenos Aires; y el (011) 5275-1135 es para el todo el país.

Hospital Nacional en Red Especializado en Salud Mental y Adicciones “Lic. Laura Bonaparte”. Cuenta con un Comité de Emergencia que realiza entrevistas telefónicas para el asesoramiento y la contención de personas que sufren los efectos del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Atendida por profesionales de salud mental, la línea de teléfono (011) 4305-0091 al 96, interno 1155, está disponible de 8 a 20.

Salud Mental Responde CABA. Es un dispositivo que brinda orientación telefónica de forma confidencial para residentes de la ciudad de Buenos Aires. Tels: 4863-8888/48615586/4123-3120, lunes a viernes de 8 a 20. 4123-3100 inti. 3484/3485 feriados, fin de semana y noche, de 20 a 8.

SOS un Amigo Anónimo.  En el contexto de pandemia, está recibiendo las llamadas por Skype (usuario: SOSUNAMIGOANONIMO ) todos los días de 10 a 19. Se llama y atienden directamente.

*Alejandro Schujman es psicólogo especializado en familias. Autor de No huyo, solo vuelo: El arte de soltar a los hijos, Generación Ni-Ni, Es no porque yo lo digo y Herramientas para padres. Este artículo contó con la colaboración de la médica psiquiatra Débora Serebrisky.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.