Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Las mismas se realizan por vía telefónica y por redes sociales

Jujuy al día® – Cualquier campaña publicitaria les sirve de señuelo para salir a la pesca. El “cuento del tío” se actualiza constantemente y el plan de vacunación contra el coronavirus no fue la excepción para los estafadores. Ya hay denuncias de llamados por un falso bono para acceder a una dosis y también de contactos de perfiles truchos en las redes sociales para robar datos.

Los casos de estafa se reportaron en la Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia de Buenos Aires, según confirmaron en los dos distritos.

Fuentes policiales dijeron a Clarín que en la Ciudad registraron dos modalidades distintas: ladrones que llaman a los vecinos por teléfono y se hacen pasar por personal del Ministerio de Salud, les piden información personal y luego les dicen que reúnen los requisitos para la vacuna y deben pagar un bono.

La otra variante es la de los perfiles truchos en las redes, en las que los estafadores se hacen pasar por empleados públicos o incluso gestores para acceder a un turno rápido, engañan a las víctimas y terminan haciendo que les den sus claves o incluso las conducen a un cajero automático para vaciarles las cuentas.

En los dos casos reportados por la Policía de la Ciudad, las víctimas se dieron cuenta del engaño e hicieron la denuncia, por lo que la estafa no llegó a consumarse.

Los estafadores terminan haciendo que sus víctimas les pasen claves bancarias o las conducen a un cajero automático para vaciarles las cuentas.

Los estafadores terminan haciendo que sus víctimas les pasen claves bancarias o las conducen a un cajero automático para vaciarles las cuentas.

La diferencia entre este nuevo engaño y los “cuentos del tío” anteriores de falsos empleados de Anses, bancos o incluso supermercados es que la manera más fácil de prevenirlo era recordar que “nadie (del organismo o la empresa) lo va a contactar por teléfono o Internet para pedirle datos personales”. Pero ahora hay millones de personas en todo el país esperando el aviso de que tienen turno para vacunarse.

Y en una gran cantidad de casos, sobre todo los adultos mayores, el teléfono es la vía de contacto principal. De hecho, fuentes del Ministerio de Salud porteño confirmaron a Clarín que la Ciudad utilizará la línea 147 para contactar a las personas que tengan asignada una fecha para inmunizarse contra el Covid y hayan dejado un número de teléfono como canal de contacto.

Por eso, desde el Gobierno porteño remarcaron que “las vacunas son gratis y a nadie se le van a pedir datos financieros”. Por otro lado, aconsejaron que en caso de recibir un llamado sospechoso se comuniquen con el 911 y, de ser posible, brinden el número de teléfono desde el que los contactaron para intentar rastrear a los estafadores.

Las personas mayores esperan que los llamen para confirmarles su turno de vacunación. Los estafadores se aprovechan de esa situación. Foto Juan José García

Las personas mayores esperan que los llamen para confirmarles su turno de vacunación. Los estafadores se aprovechan de esa situación. Foto Juan José García

En tanto, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires reiteró este viernes que la vacunación contra el coronavirus en todo el territorio es pública y gratuita, y advirtió a la ciudadanía sobre intentos de estafas registrados en algunos municipios.

“Denunciamos a quienes están intentando estafar vía telefónica, pidiendo transferencia de dinero para dar la vacuna”, informó la cartera sanitaria en un comunicado.

Se especificó que si bien los casos fueron detectados en la localidad de Lincoln, el mecanismo “puede hacerse extensivo a otras ciudades”.

«Ratificamos que la vacunación es pública y gratuita en la Provincia y nadie puede solicitar ningún tipo de retribución por ella», destacaron.

En la Provincia de Buenos Aires advierten que la vacunación es gratuita y que nadie puede pedir una retribución por ella. Foto Rafael Mario Quinteros

En la Provincia de Buenos Aires advierten que la vacunación es gratuita y que nadie puede pedir una retribución por ella. Foto Rafael Mario Quinteros

En ese marco, añadieron que “ninguna persona que tenga turno para vacunarse debe pasar por ningún cajero automático antes de concurrir a recibir su dosis, ni transferir ninguna cantidad de dinero”.

El Gobierno remarcó que “la gratuidad de la vacunación es un derecho, así que frente a eventuales sospechas, pedimos que realicen de manera urgente la denuncia” con el objetivo de “evitar las estafas y cualquier maniobra ilícita que atente contra la campaña de vacunación” en marcha.

Los engaños

Como se dijo, los “cuentos del tío” relacionados a las vacunas detectados hasta ahora son dos. El primero se trata de un llamado en el que los delincuentes se hacen pasar por personal del Ministerio de Salud. Allí, empiezan a indagarlos supuestamente para inscribirlos y ofrecerles turnos para la aplicación de la vacuna contra el coronavirus. Les piden datos personales y consultan cuántas personas viven en el domicilio.

A los números los pueden obtener de guías telefónicas y cuando constatan que son personas mayores, les empiezan a sacar información e indican que fueron beneficiadas con la aplicación de la vacuna. Pero que para lograrlo deben pasarle un número de celular y tienen que dirigirse a un cajero automático para enviarles una clave Token de identificación y así pagar por esta vía un bono para conseguir el correspondiente turno para ser inoculado.

En ningún caso las autoridades de la salud solicitan el pago de «bonos» o transferencias bancarias. La vacuna es gratuita.

En ningún caso las autoridades de la salud solicitan el pago de «bonos» o transferencias bancarias. La vacuna es gratuita.

La otra modalidad consiste en perfiles falsos de redes sociales con los que los estafadores comentan en publicaciones de las páginas de los ministerios de Salud nacional y de cada distrito, argumentando que tuvieron buenos resultados en sus trámites y dejan un número de celular para que alguna persona que necesite ayuda los pueda contactar.

A partir de esa llamada, se activa la operatoria del supuesto turno para la vacuna contra el coronavirus y nuevamente los delincuentes indagan a las víctimas y les piden que se dirijan a un cajero automático para sacarles información confidencial y estafarlas con el pago del bono.

A %d blogueros les gusta esto: