Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Según un relevamiento de la Cepal, en 2020 la cantidad de pobres en América latina y el Caribe trepó a 209 millones, 22 millones más que el año anterior. Argentina está entre los guarismos más elevados del cono sur.

Jujuy al día® – En 2020 la crisis de la pandemia azotó con dureza a América latina, al punto de ser la región más afectada en promedio, incluso por encima de otras zonas con países de ingresos menores, lo que derivó en un fuerte incremento de la pobreza.

Según las perspectivas del Fondo Monetario Internacional (FMI), el PBI en Latinoamérica y el Caribe se derrumbó un 7,4% el año pasado, mientras que la zona euro cayó un 7,2%; los emergentes de Asia, un 1,1%; medio oriente y Asia central, un 3,2% y el África subsahariana un 2,6%.

Las consecuencias en pobreza e indigencia no pasaron desaparcibidas: según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la tasa de pobreza cerró el año en 33,7% y la de pobreza extrema, 12,5%. Así, la crisis deja 209 millones de pobres (22 millones más que 2019), de los cuales 78 millones están en pobreza extrema (8 millones más que un año atrás).

En su informe anual de Panorama Social de América Latina 2020, Cepal realizó un relevamiento del impacto en la pobreza país por país, en el que Argentina aparece como una de las economías más afectadas.

«En términos de tasas de pobreza, es necesario remontarse hasta 2008 para encontrar una tasa similar (33,5%), lo que implica un retroceso de 12 años para la región. Este retroceso es aún mayor en el caso de la pobreza extrema, pues se debe retroceder 20 años, hasta 2000, para encontrar una tasa similar», resaltó el estudio.

La pobreza en Argentina trepó de 27,2% a 37% de fines de 2019 a fines de 2020, estimó la Cepal, aunque si no se computaran las transferencias del Gobierno a los hogares la tasa crecería a 38,8%. De esta porción, un 8,1% está debajo de la línea de la pobreza extrema, que la asistencia pública amortigua a un 5,4%. En 2019 la Cepal registraba un 4,2%.

De esta manera, Argentina tiene una de las peores cifras en materia de pobreza en la región, mientras que en pobreza extrema está considerablemente por debajo del promedio.

No obstante, en un apartado del informe, la Cepal resaltó el alcance y la velocidad de aplicación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), de $ 10.000, que el Gobierno transfirió a los segmentos de menores ingresos durante la pandemia a un ritmo casi bimestral.

Se trata de una de las cifras más altas de Sudamérica, solo superada por Colombia y Bolivia, ambos con 37,5%, aunque sin transferencias el porcentaje asciende a 39% y 38,7%, respectivamente. El relevamiento no incluye a Venezuela, que naturalmente por la extensa crisis que sufre tiene a una mayor parte de la población sin sus necesidades básicas satisfechas.

En cuanto al segmento de la pobreza extrema, Bolivia y Colombia están muy por encima de Argentina, con tasas de 14,7% y 16,9% respectivamente (17% y 19,1% sin contar transferencias), a los que se suman Ecuador con 12,8% (13% sin asistencia) y Paraguay, con 6,2% (6,9%).

Pobreza Latam y Caribe

Tomando América latina, el promedio no está muy lejos de la Argentina, al alcanzar una tasa de 33,7% (37,2% sin transferencias), mientras que en pobreza extrema sí está muy por debajo de la media, que es de 12,5% (15,8% con transferencias).

Es que si bien Argentina está muy por encima de los países del cono sur, el relevamiento de la Cepal incluye a los países centroamericanos, que en su mayoría presentan los peores registros de la serie con cifras de pobreza superiores al 50%. La excepción son Costa Rica, Panamá y República Dominicana, que tienen cifras muy inferiores al promedio.

Los mejores números los tiene Uruguay: del 3% de pobreza que tenía a fines de 2019 sufrió una suba hasta el 5,1% (5,3% neto de transferencias), mientras que la pobreza extrema pasó de 0,1% a 0,3% (0,4% sin asistencia).

A %d blogueros les gusta esto: